avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Tras seis años de procedimientos judiciales, el Tribunal del Distrito de Jerusalén finalmente decidió extraditar a Malka Leifer a Australia, donde se la busca por cargos de abuso sexual y violación de menores.

Leifer huyó a Israel en 2008 después de ser acusada en Australia por 74 cargos de violación, agresión y abuso sexual de tres hermanas, alumnas de la escuela judía donde se desempeñaba como directora, informó Haaretz.

De acuerdo al tribunal, el grupo de expertos creado para evaluar el estado mental de Leifer afirmó que había mentido sobre su capacidad para ser juzgada.

Dassi Erlich y Nicole Meyer, dos de las víctimas que solicitan su extradición, dijeron en una videoconferencia fuera del tribunal que se había hecho justicia. “Leifer fue liberada después de 2016, y pensamos que no tendríamos voz”, expresó Erlich. “Pero durante tres años, trabajamos muy duro y encontramos nuestra voz, y aquí estamos hoy”.

“Esto no es sólo para nosotras. Es para todas las supervivientes que lucharon por la justicia, para todos los supervivientes que se niegan a guardar silencio. Esta es una victoria para todos”, agregó su hermana.

La Corte Suprema de Justicia rechazó este mes una apelación de Leifer contra su extradición y dictaminó que estaba en condiciones de ser juzgada, eliminando los últimos obstáculos legales que bloqueaban su proceso de extradición.

La Federación Sionista de Australia acogió con beneplácito la noticia “largamente esperada”.

“Leifer debe aceptar esta decisión sin más apelaciones innecesarias y enfrentarse a las mujeres que la acusan en un tribunal australiano”, apuntó el presidente de la FSA, Jeremy Leibler.

“Las presuntas víctimas de Leifer la han visto mentir sobre su salud mental, han visto decisiones judiciales extrañas y han visto una presunta interferencia criminal de un miembro del gabinete israelí”, dijo un comunicado de la Federación Sionista de Australia en referencia al entonces ministro de Salud, Yaakov Litzman, a quien la policía recomendó presentar cargos por soborno y abuso de confianza en el caso de Leifer.

Kol V’Oz, un grupo de defensa de supervivientes de agresiones sexuales a menores, señaló en un comunicado que Leifer y la escuela donde enseñaba “no podrían haber previsto hasta qué punto ciertas comunidades judías ultraortodoxas de Israel y de todo el mundo protegerían a una acusada de pedofilia y cómo los fallos del sistema judicial israelí ayudarían a la presunta pedófila a evitar la justicia”.

Leifer fue localizada por la policía en 2014 y desde entonces ha afirmado que no es mentalmente apta para ser juzgada, logrando así detener su proceso de extradición a través de los años.

Durante el prolongado proceso legal en el que los abogados de Leifer argumentaron que no estaba en condiciones de ser juzgada, se consideró que no estaba mentalmente sana y fue puesta en libertad, lo que enfureció a los funcionarios australianos y a gran parte del público de ese país.

Leifer fue detenida de nuevo luego de que investigadores privados de Jewish Community Watch, un grupo de defensa de judíos supervivientes de agresiones sexuales a menores, la sorprendieron en un video aparentando estabilidad e interactuando normalmente con vecinos y comerciantes.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo