avatar_default

(JTA) — La fallecida juez judía de la Suprema Corte, Ruth Bader Ginsburg está apunto de tener su propia estatua en su Brooklyn natal.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, nombró esta semana a los miembros de una comisión que supervisaría la instalación de una estatua en honor a Ginsburg, quien murió el mes pasado.

Cuomo dijo en un comunicado que la estatua estaría en algún lugar de Brooklyn, el distrito de la ciudad de Nueva York donde creció.

“Su legado como jurista, profesora, abogada y académica perdurará por generaciones y nos sentimos honrados de erigir una estatua permanente en memoria del juez Ginsburg”, dijo Cuomo. “Dios sabe que se lo merece”.

El New York Times informó el jueves que hay una serie de otras iniciativas para honrar a Ginsburg, incluida una estatua de bronce que se erigirá el próximo año en un desarrollo de Brooklyn. El mes pasado, la ciudad de Nueva York nombró un edificio municipal en Brooklyn para Ginsburg.

Entre las 19 personas que Cuomo nombró para la comisión se encuentran la hija y dos nietas de Ginsburg; Irin Carmon, el periodista judío y biógrafo de Ginsburg que ayudó a popularizar el sobrenombre tardío de Ginsburg, “Notorious RBG”; Nina Rotenberg, la reportera judicial judía de NPR que era amiga cercana de Ginsburg; y varios de sus antiguos empleados.

Cuomo también nombró a cinco miembros honorarios de la comisión, entre ellos Hillary Clinton, colega de Ginsburg en el banco de la Corte Suprema, Sonia Sotomayor, y Gloria Steinem, la pionera feminista judía.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo