avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Cientos de escuelas primarias ultraortodoxas con decenas de miles de estudiantes reabrieron este domingo, desafiando lo instruido por el gobierno para el proceso de desconfinamiento que comenzó hoy, informó el sitio The Times of Israel.

Israel comenzó este domingo a eliminar gradualmente el confinamiento nacional de un mes que ha logrado controlar la curva epidémica, no obstante que frenó la mayor parte de la actividad económica del país.

Aunque los ministros aprobaron el viernes mantener hasta el próximo miércoles aún bajo el confinamiento las localidades con altas tasas de contagios, todas áreas de mayoría ultraortodoxa, permitieron solo la reapertura de escuelas prescolares y guarderías en estas zonas.

Los jardines de niños y escuelas prescolares reabrieron en todo el país en todas las ciudades y comunidades el domingo, pero se ordenó que las escuelas de grados superiores permanecieran cerradas por el momento, instrucción que fue desafiada por algunas comunidades ultraortodoxas.

El rabino Jaim Kanievsky, uno de los principales rabinos de la comunidad ultraortodoxa lituana no jasídica en Israel, exhortó recientemente que las escuelas para niños del sistema jaredí de Talmud Torá reabrieran el domingo, a pesar de las reglas establecidas por el gobierno.

Kanievsky, quien fue diagnosticado hace más de una semana con coronavirus, pidió el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social y un número limitado de alumnos por aula, según el sitio de noticias Ynet.

Muchas de las escuelas ultraortodoxas que reabrieron el domingo están en áreas “rojas”, que actualmente incluyen Bnei Brak, Beitar Illit, Modi’in Illit, Elad, la ciudad norteña de Rejasim y los barrios de Ramat Shlomo, Ramat Eshkol, Maalot Dafna y Kiryat Mattersdorf en Jerusalén.

El primer ministro Benjamin Netanyahu suplicó el sábado por la noche a los ultraortodoxos que no reabrieran las escuelas.

“La Torá santifica la vida y [hacer] esto pone en peligro la vida”, dijo.

El alto funcionario encargado de liderar la respuesta de Israel al coronavirus instó también ayer a las comunidades ultraortodoxas a no reabrir escuelas. Hablando en un discurso televisado, Ronni Gamzu emitió una advertencia específica a la comunidad ultraortodoxa.

“Abrir el sistema educativo violando las regulaciones es peligroso y contra la ley”, dijo.

Se vio a niños y adolescentes, niños y niñas, jasídicos y lituanos regresando a sus Yeshivá en Bnei Brak, Modi’in Illit, Beitar Illit y áreas de alta infección en Jerusalén. El Canal 12 israelí estimó que unos 40,000 niños asistieron a sus escuelas.

No obstante, las instituciones pertenecientes a la comunidad ultraortodoxa sefardí permanecieron cerradas, al igual que las pertenecientes a algunas sectas jasídicas importantes como Gur.

Los agentes de policía fueron vistos fuera de algunas instituciones que reabrieron, pero en algunos casos no parecieron tomar ninguna medida.

La Policía de Israel dijo que tres directores de instituciones educativas en Modi’in Illit y Beitar Illit que reabrieron en violación de las reglas habían recibido una multa de casi 1,500 dólares cada uno, y que dos directores más fueron citados a la estación de policía para recibir multas.

El comunicado dijo que la policía había ordenado a los directores cerrar sus escuelas y enviar a los estudiantes de regreso a casa, y agregó que también se estaban manteniendo conversaciones con los alcaldes y los principales rabinos de esos pueblos.

La policía dijo que los agentes habían rescatado a un grupo de periodistas que estaban rodeados mientras filmaban las escuelas abiertas, con decenas de jóvenes maldiciéndolos y arrojando piedras y huevos a su automóvil.

Un reportero del Canal 12 publicó imágenes del incidente en Beitar Illit, acusando a la policía de decirle que su cobertura mediática era una provocación y ordenándole que se fuera.

El ministro de Energía, Yuval Steinitz, del partido Likud de Netanyahu, dijo que el gobierno debería sopesar la desfinanciación de las Yeshivá que violen las normas sanitarias.

“No hay duda de que las violaciones en la comunidad ultraortodoxa son muy preocupantes y podrían costarles caro a ellos y a nosotros”, dijo a la emisora ​​pública Kan. “Las ciudades con aumento de contagios serán confinadas. Hace un mes había 12 ciudades ultraortodoxas clasificadas como ‘rojas’, mientras que ahora solo hay cuatro. La mayoría se adhiere a las reglas”.

El ministro de Ciencia, Izhar Shay, del partido Kajol Lavan, le dijo a Kan que “una institución educativa que infrinja la ley no debería recibir financiación”.

El líder de la oposición, Yair Lapid, también dijo que se deberían retirar los fondos de las escuelas ultraortodoxas que violaron las pautas.

Muchos líderes y residentes ultraortodoxos han argumentado por meses que sus comunidades, con notables tasas de positividad a pruebas de coronavirus, están siendo blanco del gobierno con las restricciones sanitarias, al punto de que han llegado a confrontaciones con la policía.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo