Enlace Judío México e Israel.- Un residente de la Autoridad Palestina (AP) presentó el jueves la primera demanda de este tipo en un tribunal de la Autoridad Palestina en Ramallah contra el gobierno británico tras la Declaración Balfour, publicó Jewish Press.

ARYEH SAVIR & BARUCH YEDID

La Declaración Balfour del 2 de noviembre de 1917 fue una carta del Secretario de Relaciones Exteriores británico Arthur Balfour al Barón Walter Rothschild en la que decía que “el gobierno de Su Majestad ve a favor el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío”.

En 1922, la Sociedad de Naciones adoptó esta posición y responsabilizó al Mandato Británico de poner en vigor la declaración, lo que llevó a la votación de la ONU en 1947 y al establecimiento del Estado de Israel en 1948.

La demanda fue presentada por el magnate Munib al-Masri, en nombre del Foro Nacional Independiente y la Institución Internacional para el Monitoreo de los Derechos de los Palestinos.

Figuras públicas, académicos, historiadores y juristas figuran como demandantes en el caso que acusa al Reino Unido de una “flagrante violación de los derechos del pueblo palestino y su responsabilidad por los resultados de la Declaración Balfour“.

Esta es una demanda que sienta un precedente que sigue a la repetida demanda de la Autoridad Palestina de que Gran Bretaña se retire de la Declaración Balfour y se disculpe por ello, que reconoce el derecho de los judíos a un hogar nacional.

“Los que no están calificados dan a los que no son dignos”, han argumentado los líderes de la Autoridad Palestina en los últimos años contra Gran Bretaña.

Respondiendo a la demanda durante la celebración del centenario de la declaración, la primera ministra británica Theresa May declaró que “cuando algunas personas sugieren que deberíamos disculparnos por esta carta, yo digo ‘absolutamente no’ … Estamos orgullosos de estar aquí hoy … y declaramos nuestro apoyo a Israel”.

Decenas de periodistas y figuras públicas se reunieron en la entrada del tribunal en Ramallah para cubrir la presentación de la demanda alegando que Gran Bretaña es responsable de “la fuente del sufrimiento del pueblo palestino y el fortalecimiento del movimiento sionista en Palestina”.

“La demanda se produce 103 años después de la invención de la Declaración Balfour, que dañó al pueblo palestino como si fuera una minoría en su tierra natal que no tenía derechos, y sentó las bases para el establecimiento del Estado de Israel injustamente”, afirmó Al-Masri, de 86 años.

En 2017, una destacada campaña de disculpas de Balfour lanzó una petición en el sitio web del Parlamento británico pidiendo al Reino Unido que “se disculpe abiertamente con el pueblo palestino por emitir la Declaración Balfour” antes de su centenario en noviembre de 2017.

En respuesta a la petición, el gobierno británico declaró que “la Declaración Balfour es una declaración histórica por la que el gobierno de Su Majestad no tiene la intención de disculparse. Estamos orgullosos de nuestro papel en la creación del Estado de Israel. La tarea ahora es fomentar los avances hacia la paz”.

La declaración también reafirmó la creencia del gobierno de que “establecer una patria para el pueblo judío en la tierra con la que tenían lazos históricos y religiosos tan fuertes era lo correcto y moral, particularmente en el contexto de siglos de persecución”.

En un discurso ante la Liga Árabe en marzo de 2017, el jefe de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, exigió que el Reino Unido se disculpara por haber otorgado la Declaración Balfour.

En julio de 2016, el ministro de Relaciones Exteriores de la Autoridad Palestina, Riyad al-Malki, pidió apoyo a la Liga Árabe para presentar una demanda contra el gobierno del Reino Unido por publicar la Declaración.

En julio de 2017, el primer ministro Benjamin Netanyahu desestimó el anuncio de la Autoridad Palestina de que tenía la intención de demandar al Reino Unido por la Declaración Balfour, diciendo que este paso aclara que la raíz del conflicto es la negativa de los palestinos a reconocer el estado judío en cualquier frontera.

“Por supuesto que fracasarán”, dijo Netanyahu sobre la demanda.

“Después de casi 4.000 años de historia judía inextricablemente ligada a esta tierra, casi cien años después de la Declaración Balfour, 68 años después del establecimiento del Estado de Israel, hay personas que todavía niegan nuestra fuerte conexión con nuestra tierra. Esto arroja luz al aclarar que la raíz del conflicto es la negativa a reconocer un estado judío en cualquier frontera, declaró Netanyahu.

“Fue y sigue siendo el corazón de este conflicto, y hasta que no reconozcamos esto y digamos a las naciones del mundo, ‘Aquí, esta es la raíz del conflicto, eso y la incitación que lo acompaña’, solo entonces – sin diagnósticos, sin pronósticos, no hay cura, no hay alivio”, explicó.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío