avatar_default

El Centro Médico Hadassah de Jerusalén adquirirá 1.5 millones de dosis de la candidata de Rusia a la vacuna para COVID-19 en los próximos meses, informó The Jerusalem Post.

El director general de Hadassah, profesor Zeev Rotstein, dijo a la Radio del Ejército que el hospital proporcionará al Ministerio de Salud todos los datos necesarios esta semana, a fin de obtener la autorización para administrar la vacuna en Israel.

Rotstein está convencido de que los temores expresados en los medios israelíes en torno a la Sputnik V son infundados, y que tienen más que ver con la lucha entre Rusia y Estados Unidos sobre la primacía de encontrar la vacuna que con datos científicos, aunque admitió que no se sabrá si la la propuesta rusa es realmente segura y efectiva hasta finalizar los ensayos clínicos de fase III.

La sucursal de Hadassah en Skolkovo, Moscú, colaboró en un ensayo clínico de fase III, que según Rotstein finalizará en uno o dos meses. Alrededor de 40,000 personas en Rusia y otros países han recibido la vacuna.

La vacuna rusa se basa en el propio coronavirus. Las vacunas más comunes son vacunas vivas que usan una forma del virus debilitado. Debido a que estas son tan similares a la infección natural que ayudan a prevenir, crean una respuesta inmune fuerte y duradera.

Un artículo publicado en la revista médica Lancet mostró que Sputnik V produjo anticuerpos en todos los participantes que fueron vacunados durante las primeras dos etapas de los estudios.

Expertos occidentales, incluyendo algunos científicos de Israel, han advertido contra el uso de la vacuna hasta que se hayan realizado todas las pruebas aprobadas internacionalmente y se hayan tomado medidas regulatorias. También ha cuestionado la capacidad de Rusia de desarrollar la vacuna tan rápidamente.

Sin embargo, Rotstein sostiene que “no debemos ser escépticos. Hay muchas acusaciones con respecto a la tecnología y la ciencia rusa. Pero si recuerdan, el hecho de llamarla Sputnik V es para decirle al mundo: ‘Recuerda quién fue el primero en el espacio. Rusia podría ser muy avanzada'”, aseveró.

El director de Hadassah destacó que la adquisición de la vacuna fue respaldada por un grupo de inversionistas y reveló que se está examinando la posibilidad de abrir un centro de producción de vacunas en Jerusalén.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo