avatar_default

Yaakov Hagoel, el nuevo presidente de la Organización Sionista Mundial  habla del importante desafío de reparar la relación entre los judíos en Israel y la diáspora, publicó ALAN ROSENBAUM en The Jerusalem Post.

Yaakov Hagoel, el nuevo presidente electo de la Organización Sionista Mundial (WZO, por sus siglas en inglés), ha ocupado muchos cargos: director ejecutivo de Betar, presidente de World Likud, fundador del Centro de lucha contra el antisemitismo de WZO y, más recientemente, vicepresidente de WZO. Sin embargo, cuando se le pregunta qué trabajo lo preparó mejor para su puesto actual, responde sin vacilar: “Mi año de servicio nacional que pasé en Ofakim antes de comenzar mi servicio militar fue muy significativo.

“Di de mí mismo y recibí mucho a cambio. Fue un año que me ayudó a convertirme en lo que soy hoy. Aprendí a darme, a ser parte del pueblo judío y a reconocer la diversidad de nuestro pueblo”.

En su nuevo puesto de presidente, Hagoel tiene la intención de hacer de la unidad del pueblo judío la pieza central de la organización y al mismo tiempo respetar y comprender la diversidad de los diferentes grupos: “Como jefe de la Organización Sionista Mundial, quiero llegar a todos los judíos, ya sea que viva en Buenos Aires o Manhattan o Río de Janeiro, o Johannesburgo, Yakir, Itamar o Netanya, todos y cada uno de los judíos son una fuente de nuestra fuerza”.

Hagoel entra en el trabajo como jefe de la Organización Sionista Mundial con el judaísmo mundial enfrentando numerosos desafíos. El coronavirus, con la devastación económica que lo acompaña, ha dificultado la vida comunitaria judía en todo el mundo. La educación judía siempre ha sido cara, dice Hagoel, pero es aún más difícil hoy cuando muchas personas están sin trabajo y están luchando. La fundación de la comunidad judía se basa en el apoyo financiero, desde el mantenimiento de los centros comunitarios judíos hasta el pago de las cuotas de la sinagoga. Todas estas instituciones se han visto afectadas negativamente por la pandemia. Además, agrega, el antisemitismo ha aumentado, en gran medida debido al coronavirus.

Los problemas “cotidianos” que afectan al pueblo judío no son menos profundos. La relación deteriorada entre los judíos de Israel y las comunidades judías de la diáspora, la creciente tasa de asimilación y la falta de identidad judía entre los israelíes que viven en los Estados Unidos y otras comunidades son solo tres de los problemas más importantes. “Un millón de israelíes viven en la diáspora”, dice Hagoel, “y su tasa de ‘desconexión’ es más alta que la tasa de asimilación de las comunidades judías. Casi no tienen conexión con las comunidades judías”. Para ayudar a remediar la situación, Hagoel dice que la WZO ha establecido un departamento especial que ayuda a los israelíes que viven en la Diáspora a mantener su conexión con Israel y el judaísmo y, en última instancia, llevarlos a casa a Israel. “Muchas organizaciones israelíes las ignoran, pero esta es un área en la que nos hemos centrado en el pasado y queremos centrarnos en el futuro”.

Hagoel dice que reparar y fortalecer la relación entre los judíos en Israel y la Diáspora es un desafío significativo. “Cada año, 15.000 jóvenes visitan Israel en varios programas. Uno de los problemas es que ven a los israelíes solo desde el autobús y no interactúan lo suficiente con ellos. Crearemos programas que los alentarán a reunirse e interactuar con israelíes, para reunirse con niños en Sderot, por ejemplo. No tengo ninguna duda de que estas reuniones de ambos lados crearán un puente entre ambos grupos”.

Hagoel habla en el Concurso Mundial sobre Sionismo en 2019. (WZO)

Otra conexión entre los judíos que Hagoel dice que es vital mantener es el idioma hebreo. Hagoel lamenta que pocas personas en la diáspora puedan hablar y entender hebreo. “Estamos invirtiendo enormes sumas de dinero para fortalecer el dominio del idioma hebreo”, dice. “Lo vemos como más que un idioma. Es una base para nosotros como pueblo”.

La misión de la Organización Sionista Mundial se extiende también a Israel, señala Hagoel. El Departamento de Asentamientos de la WZO está activo en todo el país, trabajando con el gobierno, desarrollando nuevos asentamientos y apoyando los existentes en Néguev, Galil, Judea y Samaria. “Queremos atraer a más personas a estos asentamientos para fortalecer la periferia de Israel”.

Partiendo de la periferia geográfica de Israel a los problemas sociales, Hagoel dice que la Organización Sionista Mundial se dedica a mejorar la periferia social de Israel y a ayudar a las poblaciones más débiles presentes en el norte, el sur y el centro del país. “Nuestra organización, que estableció Theodor Herzl, si bien su objetivo principal era establecer un estado judío, también estableció el objetivo de construir una sociedad mejor y más justa”. Hagoel también sugiere que la Organización Sionista Mundial tiene un papel importante que desempeñar dentro del país para fortalecer el espíritu sionista, incluso entre los israelíes que viven aquí, que pueden considerarse a sí mismos ‘post-sionistas’. Queremos fortalecer los valores sionistas entre los judíos que viven en Israel”.

Hagoel dice que la Organización Sionista Mundial es única entre todas las organizaciones judías porque representa a los judíos de todo el mundo. “Debemos recordar que no somos el gobierno israelí ni una organización filantrópica. Somos el ‘gobierno’ del pueblo judío, el mismo Congreso que Herzl convocó en Basilea hace 123 años”. Hace tres semanas, 740 delegados de todo el mundo judío se reunieron para el Congreso Sionista Mundial: haredi (ultraortodoxo), secular, reformista, conservador, asquenazim, sefardí, de izquierda, de derecha, de 34 países. No hay nada como esto en todo el mundo judío, donde la gente viene y habla sionismo. Hay un partido haredí que trajo una gran cantidad de mandatos de los Estados Unidos porque quieren ser parte de la tienda sionista. Considero que esto es una gran bendición y quiero agrandar la tienda sionista. Si queremos ser el ‘gobierno’ del pueblo judío, tenemos que presentar la variedad que hay en el pueblo judío”.

Es la diversidad de los grupos que componen la Organización Sionista Mundial, dice Hagoel, lo que justifica su existencia 72 años después del establecimiento del Estado de Israel. “Al ayudar a establecer el estado, hemos logrado uno de nuestros principales objetivos”, dice Hagoel. “Pero existen muchos desafíos que solo puede enfrentar una organización que represente a todos los judíos. No hay otra organización que represente a todo el pueblo judío, que pueda hacer frente a desafíos como alentar la Aliá, la lucha contra el antisemitismo, la asimilación, el fortalecimiento del orgullo judío y la identidad judía”. Si bien el gobierno israelí es un socio vital en muchas de estas áreas, dice Hagoel, no puede ni debe liderar estos esfuerzos. La Organización Sionista Mundial está en una posición única para trabajar tanto dentro como fuera de Israel para el pueblo judío. Señala que desde sus inicios se ha dedicado a convertir los sueños en realidades. “La WZO es la misma organización que fundó Theodor Herzl en el Congreso Sionista en 1897. Herzl era un gran visionario y soñaba con un estado judío en la Tierra de Israel. Además de su capacidad para soñar, era un hombre de acción. Fundó la Organización Sionista Mundial para ayudar a realizar su sueño”.

Cuando Hagoel comienza su mandato de cinco años al frente de la Organización Sionista Mundial, recuerda la respuesta de Menajem Beguin a la pregunta de cómo lideraría como primer ministro. “Con un buen estilo judío”, respondió Beguin. “Inspirado por este gran líder”, dice Hagoel, “me esforzaré por liderar esta importante organización, de una manera judía, sionista, ética y decente, trabajando junto con los miembros del Ejecutivo sionista en Israel y la Diáspora. La WZO es la organización que propició el establecimiento del Estado de Israel y constituye el “gobierno” del pueblo judío que une todas las opiniones, puntos de vista, corrientes y desafíos que enfrenta el pueblo judío en Israel y la Diáspora.

“Con todas nuestras diferencias, los problemas que todos enfrentamos son bien conocidos. Algunos de nosotros vivimos en la Diáspora, pero todos vemos la tierra de Israel como el hogar de cada judío. Estamos aquí, juntos, para afrontar los numerosos desafíos de nuestro pueblo.

Nuestros valores compartidos incluyen el fortalecimiento de la identidad judía y sionista, la lucha contra el antisemitismo y los movimientos de boicot, el apoyo a la educación, el fortalecimiento de los asentamientos en Israel y la centralidad de Jerusalén como nuestra capital eterna e histórica, la promoción de la aliá, la tradición y el idioma hebreo que nos ha acompañado durante generaciones”.

Combinando la visión de Herzl y Beguin, Hagoel espera hacer avanzar el sueño sionista que Herzl inició, con acciones y hechos, de una manera judía, sionista y decente, hasta bien entrado el siglo XXI.

Este artículo fue escrito en cooperación con la Organización Sionista Mundial.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí