avatar_default

El último medio siglo ha sido testigo de una proliferación de productos y medicamentos destinados a proporcionar una forma fácil y sin dolor para perder kilos de más, sin éxito. ¿Realmente tenemos que resignarnos a entender que realmente no hay atajos contra la obesidad?

SHARON GELBACH

Para los afortunados, el aumento de peso se limita a unos kilos de más durante las vacaciones y que se pierden en las semanas posteriores. Pero para aquellos con predisposición al sobrepeso, la “batalla del bulto” es una lucha de por vida salpicada de desafíos físicos y emocionales. Dada la variedad de problemas médicos graves asociados con el sobrepeso, desde diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y cáncer hasta infertilidad, apnea del sueño y dolor esquelético, no sorprende que la comunidad médica considere la obesidad como una enfermedad en sí misma.

Estadísticas impactantes indican que entre el 90 y el 95% de las personas con obesidad que hacen dieta y pierden peso lo recuperarán durante el primer año, a menudo con “interés”. La urgente necesidad de un enfoque innovador para tratar y curar esta enfermedad ha llevado al establecimiento del Centro Israelí para el Manejo de la Obesidad, una división del Centro de Endocrinología del Centro Médico Sheba.

En palabras de la Dra. Gabriella Lieberman, especialista principal del Centro de Endocrinología de Sheba y directora del Centro: “No existe la obesidad, sino obesidades. Las personas que sufren de sobrepeso tienen diferentes problemas. Por eso, un enfoque único a menudo falla”.

Fotografía de la doctora israelí Gabriella Lieberman
La Dra. Gabriella Liberman, especialista principal del Instituto Endrocrino del Centro Médico Sheba.

Al buscar al principal culpable responsable de la epidemia de obesidad, un fenómeno identificado solo en los últimos 50 años, es imposible ignorar la llegada de los alimentos procesados ​​y los envases de plástico y conservadores que los acompañan.

“Estamos expuestos a cientos de aditivos químicos, clasificados por la FDA como GRAS (generalmente reconocidos como seguros) pero cuyos efectos a largo plazo no se han examinado a fondo”, explica el profesor Amir Tirosh, director del Centro de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo en el Centro Médico Sheba. “Podemos asumir que la mayoría son realmente seguros, pero no necesitamos más de un par de docenas que no son tan seguros para sufrir las consecuencias”.

En un estudio innovador realizado junto con colegas de la Universidad de Harvard, el profesor Tirosh observó los efectos del propionato, un conservador común que se encuentra en el pan y los productos horneados. Los hallazgos indicaron que la sustancia química puede causar niveles elevados de glucosa, lo que afecta la sensibilidad y el metabolismo de la insulina. Si bien los hallazgos aún no están completamente validados en humanos para justificar una recomendación para prohibir el propionato, sí señalan la necesidad de evaluar más de cerca los posibles efectos a largo plazo de esta sustancia química, y quizás de otras.

Fotografía del profesor israelí Amir Tirosh
Amir Tirosh, director del Centro de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo en el Centro Médico Sheba.

Medicina personalizada

En el Centro de la Obesidad en Sheba, los pacientes se someten a una evaluación exhaustiva por parte de un equipo de expertos, que incluye un endocrinólogo, dietista, psicólogo y experto en medicina deportiva. Después de medir la tasa metabólica del paciente y la composición corporal, los expertos consultarán y evaluarán toda esta información para construir un plan a medida que se adapte a las necesidades y parámetros distintivos del individuo.

Después de recibir su plan individualizado, los pacientes acuden periódicamente a la clínica para reunirse con los profesionales y hacer un seguimiento de su pérdida de peso. Dependiendo de las circunstancias, los pacientes pueden ser candidatos para procedimientos gastrointestinales como balones intragástricos y dispositivos duodenales, gastroplastía endoscópica o cirugía bariátrica. Además, hay medicamentos para bajar de peso relativamente nuevos disponibles en la actualidad que han tomado por asalto a la comunidad médica.

Saxenda y Belviq actúan suprimiendo el apetito y tienen relativamente pocos efectos secundarios, que suelen desaparecer con el tiempo. Naturalmente, la primera pregunta que se hace la gente es: “¿Cuánto peso perderé con este medicamento?” La Dra. Lieberman se apresura a explicar que no hay forma de que se pueda predecir la pérdida de peso. “Hay una pérdida de peso promedio, pero cada individuo experimentará resultados diferentes. Algunas personas pueden perder más que el promedio; para otras, el medicamento puede ser menos efectivo”. Aunque ha visto a los pacientes hacer un gran progreso con la ayuda de los medicamentos, la Dra. Lieberman deja en claro que el medicamento nunca puede reemplazar la modificación del estilo de vida.

La buena noticia es que no se necesita mucho para lograr una mejora drástica en la salud. Según el profesor Tirosh, “para tratar el trastorno metabólico, prevenir la diabetes y mejorar la presión arterial alta, el objetivo es perder el 7% del peso corporal. Si un paciente puede mantenerlo a largo plazo, estoy muy satisfecho”.

En planes

Según el profesor Tirosh, uno de los avances más interesantes en la investigación de la obesidad se encuentra en el campo del cribado genético. “Estamos realizando estudios clínicos aquí en Sheba, y ahora podemos detectar mutaciones para determinar si los pacientes tienen una propensión genética a la obesidad. Es extremadamente valioso para los pacientes que han estado luchando toda su vida con la obesidad saber que no deben de sentirse culpables; no es porque sean perezosos o porque les falte fuerza de voluntad”.

En un distanciamiento de los métodos convencionales, la Dra. Ruth Percik, especialista principal en el Instituto de Endocrinología del Centro Médico Sheba, está investigando soluciones para la pérdida de peso en la obesidad empleando neurofeedback, entrenamiento del cerebro y aprovechamiento de su poder para ganar una mayor conciencia de sí mismo y aumentar el autocontrol, la fuerza de voluntad y la atención plena. La idea de que la obesidad podría tratarse a través del cerebro se le ocurrió durante su estadía en el Instituto Max Planck para la Investigación del Cerebro en Leipzig, donde aprendió que los patrones de comportamiento relacionados con la obesidad eran claramente evidentes en los escáneres cerebrales.

Fotografía de la doctora Ruth Percik
La doctora Ruth Percik, especialista principal en el Instituto de Endrocrinología del Centro Médico Sheba

“Los científicos de Max Plank observaron que las personas que habían perdido su exceso de peso y lo habían mantenido durante una década, los llamados sustained weight losers, tenían algo en común: un alto nivel de autodisciplina, que es claramente perceptible en imágenes del cerebro”, explica la Dr. Percik. “Para ilustrar, cuando a las personas obesas se les mostró una imagen de su comida favorita, todos los centros de placer en su cerebro se iluminaron, como los de un adicto. Por el contrario, cuando a los sustained weight losers se les mostró su comida favorita, solo se estimuló una parte de sus cerebros; el resto estaba en silencio. Esto indica un mecanismo de restricción interno, que se traduce en su capacidad para adherirse a su plan de menú”.

Un año y medio después del estudio, el 70 por ciento de los participantes lograron mantener el peso, corroborando la hipótesis del Dr. Percik.

En estudios clínicos en Max Planck, el neurofeedback se mide a través de fMRI, que no es económicamente viable para un uso generalizado. La Dra. Percik y su equipo están explorando actualmente un dispositivo que sea compacto, portátil y fácil de usar, para ser incorporado en el Centro de Obesidad de Sheba.

“Azules” nutricionales

Después de todo lo dicho y hecho, todo se reduce a la ingesta de alimentos. Dana Weiner, directora del Departamento de Nutrición del Centro Médico Sheba, desacredita los mitos de las dietas tradicionales.

“Cuando la gente viene a mí, esperan que les dé una dieta. Pero yo no creo en una dieta que se adapte a todos. Incluso la dieta mediterránea, que estoy de acuerdo es un excelente plan de alimentación, no es adecuada para todos”.

Dana cree que, como todas las áreas de la medicina, la ciencia de la nutrición se está moviendo en la dirección de una dieta más personalizada, basada en la composición genética de una persona y el lugar donde vive. Ella trae evidencia del estudio de las “zonas azules”, cinco áreas del mundo cuyos habitantes exhibieron la mayor longevidad y calidad de vida, pero cada una tiene dietas distintivamente diferentes. Lo que todos tienen en común en términos de régimen es una dieta basada en plantas, estrategias para evitar comer en exceso, consumo limitado de alcohol y la actividad física como forma de vida.

“Mi sueño como dietista en Sheba es establecer programas a nivel nacional para educar a las familias sobre un estilo de vida saludable y hábitos alimenticios adecuados, junto con la seguridad alimentaria para todos”, comparte Dana.

Edificio de la Clínica de la Obesidad del Centro Médico Sheba
Clínica de la Obesidad del Centro Médico Sheba

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí