avatar_default

El prestigioso abogado y político estadounidense exprofesor de Derecho en Harvard, ALAN DERSHOWITZ, escribe un artículo de opinión que publica The Jerusalem Post respecto a la posibilidad del que un candidato demócrata, particularmente crítico con Israel, pueda decidir el control del Senado estadounidense.

“Estoy dispuesto a cambiar de opinión sobre el reverendo Warnock, pero sólo si cambia de opinión sobre Israel”, dice Dershowitz.

El control del Senado de los Estados Unidos puede depender de si el candidato demócrata, el reverendo Raphael Warnock, derrota al republicano Kelly Loeffler en la segunda vuelta del 5 de enero en Georgia. Como demócrata liberal, preferiría ver una victoria de Warnock que pudiera crear un empate 50-50 en el Senado que podría ser roto por la futura vicepresidenta Kamala Harris. Pero como firme partidario de Israel, estoy profundamente preocupado por el hecho de que el reverendo Warnock firmó una declaración en 2019 y pronunció un sermón en 2018 que demostró un fuerte antagonismo con el estado nacional del pueblo judío, continúa Dershowitz.

Un lector de The Jewish Daily Forward no sabría de estos puntos de vista antiisraelíes, porque The Forward los distorsionó deliberadamente en un intento de obtener el apoyo judío para Warnock. Aquí está la forma en que The Forward describió el contenido de la carta:

“Warnock fue atacado recientemente por algunos judíos de Atlanta después de que el Jewish Insider señalara que firmó una declaración de 2019 de un grupo de clérigos cristianos que visitó Israel y Judea y Samaria que vinculaba la ‘fuerte militarización de Cisjordania’ con la ‘ocupación militar de Namibia por el apartheid, Sudáfrica. ‘La declaración especifica que sus signatarios’ apoyan una solución de dos estados’”.

The Forward luego cita a los observadores políticos judíos “sugiriendo que Warnock es un firme partidario de Israel”.

Según el profesor Dershowitz, para evaluar la precisión de la descripción anterior de The Forward, veamos el texto de la carta en sí:

La carta acusa a Israel de “violencia autorizada por el estado en forma de detención, interrogatorio, gases lacrimógenos, golpizas, confesiones forzadas y muerte”. Describe la barrera de separación que ha salvado tantas vidas como “muros físicos siempre presentes, ese muro en palestinos en un muro político que recuerda al Muro de Berlín”. Ni una sola vez la carta menciona por qué era necesaria la barrera de separación. La palabra terrorismo nunca aparece en la carta. La carta continúa hablando de la Franja de Gaza y acusa a Israel de “uso excesivo de la fuerza por parte de Israel para subyugar al pueblo en el castigo colectivo de toda la población en el confinamiento debilitante que convierte a Gaza en una gran prisión densamente poblada”, analiza Dershowitz. No hay una sola mención de los miles de cohetes disparados desde Gaza que han matado, herido y traumatizado a israelíes que viven dentro de las fronteras de 1967. No se dice una palabra sobre los túneles del terror, cavados desde Gaza hasta las afueras de los kibutzim de Israel para asesinar a hombres, mujeres y niños israelíes inocentes.

La carta pretende describir las “leyes de segregación que permiten una cosa para el pueblo judío y otra para los palestinos”. Eso es completamente falso. Existen diferentes reglas para israelíes y no israelíes residentes de Judea y Samaria, pero no se basan en la religión. Los palestinos que viven en Israel, ya sean musulmanes o cristianos, son ciudadanos de pleno derecho con la misma protección bajo las leyes israelíes. No hay caminos para “sólo judíos”, como suele afirmarse. Debido a la amenaza del terrorismo contra los israelíes, existen carreteras seguras para los ciudadanos israelíes, pero los ciudadanos musulmanes y cristianos de Israel tienen pleno acceso a esas carreteras.

La carta aplaude a la Autoridad Palestina por su “decisión consciente de renunciar a las soluciones armadas al conflicto y reza para que se responda de la misma manera”. No se hace mención de la política de “pagar por matar” de la Autoridad Palestina que fomenta y recompensa el terrorismo y que ha sido condenada por todas las administraciones estadounidenses y por el Congreso, insiste Dershowitz.

La carta critica que Jerusalén sea reconocida como “la capital oficial de Israel”, sin mencionar que todas las administraciones estadounidenses se han comprometido a hacerlo.

La carta condena “el endurecimiento cada vez mayor de los corazones de las fuerzas israelíes”, sin mencionar que, según informes, Israel se ha ofrecido a poner fin a su ocupación de Judea y Samaria y establecer un estado palestino, pero que la Autoridad Palestina rechazó estas ofertas en numerosas ocasiones.

La carta reza por el fin de las “ventas de armas”, lo que significaría un Israel debilitado sujeto al ataque de Irán y sus representantes, así como de terroristas.

Finalmente, dice Dershowitz, la carta expresa simpatía por “utilizar la presión económica como un medio para llevar fuerzas recalcitrantes y dominantes a la mesa de negociaciones”. Esto no reconoce que Israel ha extendido una oferta abierta a los líderes de la Autoridad Palestina para sentarse a la mesa de negociaciones y que han sido los palestinos los que se han negado a hacerlo.

Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudío

————————————————————————————————————————————————————Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí