avatar_default

Científicos israelíes dicen que han logrado revertir con éxito el proceso de envejecimiento biológico, utilizando solo oxígeno. “Estamos retrocediendo en el tiempo”, dijo el profesor Shai Efrati.

MAAYAN JAFFE-HOFFMAN

Una nueva investigación, dirigida por el profesor Shai Efrati de la Universidad de Tel Aviv, junto con un equipo del Centro Médico Shamir, encontró que cuando se colocaba a adultos sanos mayores de 64 años en una cámara presurizada y se les administraba oxígeno puro durante 90 minutos al día, cinco días a la semana durante tres meses, no solo se retrasaba el proceso de envejecimiento, sino que en realidad se revirtía, publicó The Jerusalem Post.

Específicamente, el estudio se centró en si el proceso podría revertir dos indicadores clave del envejecimiento biológico: el acortamiento de los telómeros del ADN y la acumulación de células senescentes resultantes.

Un telómero es el final de un cromosoma. Los telómeros están formados por secuencias repetitivas de ADN no codificante que sirven como protectores para proteger al cromosoma del daño durante la replicación. Cada vez que ocurre la replicación, estos parachoques reciben un golpe, haciéndolos cada vez más cortos.

Una vez que el telómero alcanza una cierta longitud, la célula ya no puede replicarse, lo que conduce a células senescentes: células envejecidas y con mal funcionamiento que, en última instancia, conducen a discapacidades cognitivas u otras discapacidades relacionadas con la edad e incluso enfermedades, como el cáncer.

Unos 35 adultos mayores de 64 años participaron en el estudio y se les administró oxigenoterapia hiperbárica (TOHB) utilizando oxígeno al 100% en una presión ambiental superior a una atmósfera absoluta para mejorar la cantidad de oxígeno disuelto en los tejidos del cuerpo.

Cada 20 minutos, se pidió a los participantes que se quitaran las máscaras durante cinco minutos, para que el oxígeno volviera a los niveles normales. Sin embargo, durante este período, los investigadores vieron que las fluctuaciones en la concentración de oxígeno libre se interpretaban a nivel celular como una falta de oxígeno, en lugar de interpretar el nivel absoluto de oxígeno.

En otras palabras, las exposiciones hiperóxicas intermitentes repetidas (aumento del nivel de oxígeno) indujeron muchos de los mediadores y mecanismos celulares que generalmente se inducen durante la hipoxia (disminución de los niveles de oxígeno), algo que Efrati explicó se denomina paradoja hiperóxica-hipóxica.

“La fluctuación de oxígeno que generamos es lo importante”, dijo a The Jerusalem Post. “Durante este proceso, se produjo un estado de escasez de oxígeno, lo que provocó la regeneración celular”.

Las ramificaciones prácticas incluyen mejoras en la atención, la velocidad de procesamiento de la información y las funciones ejecutivas, que normalmente disminuyen con el envejecimiento y sobre las cuales más del 50% de las personas mayores de 60 años expresan preocupación.

Los participantes no se sometieron a ningún cambio de estilo de vida, dieta o medicación durante la duración del estudio, que podría haber alterado los resultados.

“No estamos [solo] frenando el declive, estamos retrocediendo en el tiempo”, dijo Efrati.

Según su trabajo, los cambios fueron equivalentes a cómo estaban los cuerpos de los participantes a nivel celular 25 años antes.

Efrati ha estado estudiando cómo revertir el proceso de envejecimiento durante una década. Este estudio, dijo, es la primera prueba de que la base celular del proceso de envejecimiento puede revertirse, y agregó que “da esperanza y abre la puerta para que muchos científicos jóvenes se dirijan al envejecimiento como una enfermedad reversible”.

También podría permitir a los médicos y científicos encontrar una manera de controlar la longitud de los telómeros y desarrollar medicamentos que podrían ayudarlos a volver a crecer cuando sea necesario.

¿Hará que la gente viva más?

La duración del efecto aún no se ha determinado en seguimientos a largo plazo, dijo Efrati. Pero agregó: “Probablemente sí. Sabemos que las personas con telómeros más cortos mueren antes, así que tiene sentido”.

Otra desventaja del estudio fue su tamaño de muestra limitado.

Efrati agregó que el experimento se llevó a cabo utilizando una cámara de TOHB supervisada científicamente y que la gente no debería probar esto en casa. Dijo: “Hay mucha basura por ahí”, afirmando que las tuberías o sacos inflados con aire son tratamientos hiperbáricos.

“Esto no es lo que se está utilizando en los estudios, no es efectivo y, además, podría ser peligroso”, concluyó.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí