avatar_default

El excomisionado del gobierno de Israel para coronavirus, Ronni Gamzu, estimó este miércoles que la próxima llegada de las vacunas contra COVID-19 ayudarán a que la pandemia llegue a su fin dentro de un año.

“La crisis del coronavirus terminará en 2021”, sostuvo Gamzu en una conferencia virtual organizada por el Instituto de Democracia de Israel, recogió The Times of Israel. “En mi opinión, la vacuna tendrá éxito. Veremos en la primera mitad de 2021 una comercialización y producción masiva de la vacuna, probablemente no solo por una compañía”.

Gamzu, quien terminó su mandato como comisionado a inicios de mes, también se refirió a un aspecto controvertido de la lucha de Israel contra la pandemia: el programa de rastreo de teléfonos celulares que utiliza el gobierno para ubicar a potenciales portadores de coronavirus.

El programa hace uso de las capacidades del Servicio de Seguridad General de Israel (Shin Beit) y la información que recopila se transmite a las autoridades sanitarias israelíes.

“El uso de herramientas [Shin Bet] les quita el sueño a todos los que toman decisiones”, dijo Gamzu. “Sin embargo, el Estado de Israel es muy cuidadoso con la privacidad. En Israel, la lucha contra la pandemia de coronavirus no infringe la privacidad en esta etapa, y los responsables de las decisiones hacen todo lo posible por alcanzar el equilibrio todo el tiempo. Todos están tratando de superar esto con un mínimo de invasión a la privacidad”.

El jefe del Comando del Frente Doméstico de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), el mayor general Uri Gordin, dijo en la misma conferencia que si bien los militares pueden ayudar y están ayudando en los esfuerzos del coronavirus, no deberían estar a cargo de toda la campaña.

“El Ministerio de Salud debería estar a cargo de manejar la pandemia de coronavirus”, dijo. “Podemos ayudar y hacemos mucho. No creo que debamos participar en misiones de aplicación, no creo que los militares deban participar en la política civil; no es nuestro trabajo. El escalón político debe formular la política civil y el Ministerio de Salud debe formular la política de salud. Nuestro trabajo es ayudarlos”.

Las FDI están llevando a cabo una gran operación de rastreo de contactos que involucra a miles de militares, pero algunas voces políticas, en particular el exministro de Defensa y líder del partido Yamina, Naftali Bennett, han pedido que se otorguen al Ministerio de Defensa las riendas de la respuesta a la pandemia de coronavirus.

Israel ha cerrado acuerdos de vacunas contra el coronavirus con las empresas farmacéuticas Pfizer, Moderna  y AstraZeneca y está en negociaciones con otras empresas que desarrollan vacunas.

Israel también está trabajando en una vacuna contra coronavirus desarrollada a nivel nacional, aunque actualmente solo se encuentra en ensayos de fase 1 y se espera que su desarrollo tome meses más que los candidatos extranjeros.

Tras dejar su cargo el 12 de noviembre a Najman Ash, Gamzu regresó a su puesto como director general del Centro Médico Sourasky de Tel Aviv, conocido como el Hospital Ijilov.

En una ceremonia de traspaso, Gamzu criticó el liderazgo político del país durante la pandemia de coronavirus y dijo que su sucesor enfrentaría una batalla cuesta arriba para tratar con el gobierno.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí