avatar_default

El Ministerio de Salud de Israel, Yuli Edelstein, dijo este viernes que los principales funcionarios de salud reevaluarían la reapertura de los centros comerciales después de que los israelíes acudieran en masa a los centros comerciales tras su reapertura.

A partir de hoy se permitió la reapertura de 15 centros comerciales de todo el país como parte de un programa piloto para evaluar el cumplimiento de las pautas sanitarias y seguridad de cara a la futura reanudación de sus actividades, lo que atrajo a grandes multitudes de clientes que generaron congregaciones y largas filas, de acuerdo con The Times of Israel.

Edelstein dio instrucciones al director general del Ministerio de Salud, Jezy Levy, y al comisionado del gobierno para coronavirus, Najman Ash, para que se reunieran el sábado por la noche después del “grave hacinamiento en los centros comerciales… y a la luz de las crecientes cifras de contagios”, dijo un comunicado de su oficina.

Los funcionarios le presentarán sus conclusiones al comienzo de la semana y luego Edelstein formulará su posición, agregó el comunicado.

“Estoy realmente preocupado que este sea otro problema que podría aumentar los contagios”, dijo Levy en una entrevista con la cadena pública israelí Kan. “Tendremos que pensar si continuar con el [programa] piloto y cómo”.

En Petah Tikva, el alcalde Rami Greenberg ordenó el cierre anticipado de un centro comercial debido al hacinamiento.

“Apoyamos a los comerciantes y empresas, pero se deben seguir las pautas”, dijo Greenberg al Canal 12 israelí. “Si no cumplen con las condiciones, nos veremos obligados a cerrar los centros comerciales”.

En medio de una amplia cobertura mediática de la aglomeración, algunos jefes de cadenas comerciales se quejaron de que era el resultado inevitable de limitar la cantidad de centros comerciales autorizados a abrir, según recogió el Canal 13.

“Nos han condenado al fracaso”, dijo el propietario de manera anónima el propietario de un negocio, una voz que se ha hecho eco a lo largo de los últimos meses contra las restricciones gubernamentales por COVID-19.

Los centros comerciales han estado cerrados, a excepción de ciertas tiendas esenciales dentro de ellos, desde mediados de septiembre debido al segundo confinamiento nacional por coronavirus.

A principios de este mes, se permitió que las tiendas que se encuentran ubicadas en la calle reabrieran, con un límite en el número de clientes, que aumentó de cuatro a 10 el miércoles.

A última hora del jueves, los ministros aprobaron el regreso a clases presenciales de los estudiantes en los grados undécimo a duodécimo en ciudades “verdes” y “amarillas”, es decir, con bajas tasas de contagio.

A partir del domingo, estos estudiantes irán a la escuela al menos dos veces por semana, con clases limitadas a 20 personas.

Los estudiantes en los grados séptimo a noveno están programados para reanudar las clases el 6 de diciembre.

También el viernes, los ministerios de educación y finanzas llegaron a un acuerdo para permitir que los niños de jardín de niños y de primero y segundo grado asistan a clases durante la festividad de Janucá, en diciembre.

El acuerdo se produjo después de que el ministro de Educación, Yoav Gallant, pidiera que se cancelaran las vacaciones de Janucá, a lo que los maestros se opusieron.

Por otra parte, un comité ministerial aprobó medidas de confinamiento localizadas en Umm al-Fahm y Yafa an-Naseriyye debido a las altas tasas de contagio en las dos ciudades árabes israelíes. Las medidas entrarán en vigor el sábado y permanecerán vigentes hasta el 3 de diciembre.

Los confinamientos locales se extendieron en Majd al Krum y Kafr Manda hasta el martes y en Arraba hasta el lunes.

El comité también limitó aún más el movimiento de los residentes en tales “áreas restringidas”, prohibiéndoles viajar a más de 500 metros de sus hogares en lugar de 1,000 metros, dijo una declaración conjunta del Ministerio de Salud y la Oficina del Primer Ministro de Israel.

Un informe de un grupo de trabajo militar publicado este viernes advirtió que los casos de virus en el país ahora estaban aumentando “de una manera clara y consistente”, y agregó que el aumento en las pruebas por sí solo no explica completamente el aumento en el número de contagios identificados.

El viernes por la mañana, el número reproductivo básico del virus, el número promedio de personas que infecta cada portador del virus, alcanzó la cifra de 1.13.

Un número de reproducción básico superior a 1 indica que la tasa de propagación de la pandemia en la población está aumentando.

El jueves, se registraron más de 1,000 casos nuevos por segundo día consecutivo en Israel, un número que no se veía desde finales del mes de octubre, cuando el país comenzó a abandonar el segundo confinamiento nacional por COVID-19.

Al menos 532 nuevos casos de coronavirus se registraron este viernes en Israel, sumando con ello 332,802 contagios acumulados de lo que va de la pandemia.

La cifra de muertes es de 2,839 y la de personas con contagio activo es actualmente de 9,616, de los que 8,982 están aislados en su domicilio particular y 131 en hoteles, mientras que 503 están hospitalizados.

Un total de 278 pacientes se encuentran graves, de los que 116 están en condición crítica y 106 están intubados a ventilación mecánica.

El jueves se realizaron un total de 53,694 pruebas de detección de coronavirus, que arrojaron un 2 por ciento de positividad.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí