avatar_default

Israel ha aumentado el estado de alerta en sus embajadas en todo el mundo tras el asesinato de un importante científico nuclear de Irán, Mohsen Fakhrizadeh, debido a las acusaciones de Teherán contra Israel y las promesas de vengar su muerte.

Además de las sedes diplomáticas, también algunas comunidades judías de la Diáspora también están tomando precauciones, según reportó el Canal 12 de Israel.

Múltiples altos funcionarios iraníes han culpado a Israel de la muerte de Mohsen Fakhrizadeh, considerado el “padre” del programa nuclear militar de Irán. Según The New York Times, que citó a tres funcionarios de inteligencia, Israel sería el responsable del asesinato del científico nuclear.

Irán y su aliado libanés, el grupo terrorista Hezbolá, han sido acusados ​​de atacar a israelíes y judíos de todo el mundo en múltiples ocasiones, y los sitios israelíes y judíos son vistos como los principales objetivos de represalias tras presuntos ataques israelíes, de acuerdo con The Times of Israel.

Teherán también tiene fuerzas a su disposición cerca de Israel, incluidas tropas y milicias en la vecina Siria, Hezbolá en el Líbano y la Yihad Islámica Palestina, y en menor medida Hamás, en la Franja de Gaza.

Desde hace mucho tiempo se sospecha que Israel ha llevado a cabo una serie de asesinatos selectivos de científicos nucleares iraníes hace casi una década, en un intento por ponerle freno al programa nuclear de Irán.

Funcionarios iraníes, incluido el presidente Hassan Rouhani y el líder supremo Ali Jamenei, han exigido castigar a los responsables del asesinato de Mohsen Fakhrizadeh, algunos de ellos acusando Israel de manera directa.

El sábado, el jefe del buró político de Hamás, Ismail Haniyeh, telefoneó a Zarif para condenar el asesinato de Mohsen Fakhrizadeh y dijo que “refleja una mentalidad criminal que permite el asesinato a plena luz del día. La política de asesinatos, así como no tuvo éxito con la resistencia en Palestina, fracasará con Irán y todo… el eje de la resistencia”.

El ataque también ha renovado los temores de que Irán contraataque a EE. UU., el aliado más cercano de Israel en la región, como lo hizo a principios de este año cuando un ataque con aviones no tripulados estadounidenses mató al alto general iraní Qasem Soleimani.

Mohsen Fakhrizadeh fue asesinado el viernes en una emboscada en Absard, una aldea al este de la capital, Teherán, cuando su vehículo se acercaba a un camión que explotó cuando se acercó.

Los informes locales luego describieron un aluvión de disparos con armas de fuego cuando hombres armados salieron de un automóvil cercano. Un tiroteo entre los asesinos y los guardaespaldas de Mohsen Fakhrizadeh terminó por ocurrir. Los atacantes hirieron de muerte al científico nuclear y mataron al menos a tres de los guardias antes de escapar.

Fotos y videos compartidos en línea mostraban un sedán Nissan con agujeros de bala en el parabrisas, sangre acumulada en el asfalto y escombros esparcidos a lo largo de un tramo de la carretera.

El ataque contra Mohsen Fakhrizadeh se produce pocos días antes del décimo aniversario del asesinato del científico nuclear iraní Majid Shahriari, del que Teherán también culpó a Israel. Ese y otros asesinatos selectivos ocurrieron en el momento en que el llamado virus Stuxnet, que se cree que es una creación israelí y estadounidense, destruyó las centrifugadoras iraníes.

Fakhrizadeh dirigió el llamado programa AMAD de Irán que, según han alegado Israel y EE. UU., era una operación militar que buscaba la viabilidad de construir un arma nuclear. Teherán ha mantenido durante mucho tiempo que su programa nuclear es solo para fines civiles.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí