Enlace Judío – El líder del partido Yamina, Naftali Bennett, anunció formalmente el miércoles que desafiará al jefe del Likud, Benjamín Netanyahu, por el cargo de primer ministro en las próximas elecciones.

“Ha llegado el momento del cambio. Netanyahu tiene un récord estelar, pero en el momento de la verdad, en un momento en que lo necesitábamos más que nada, simplemente no estuvo ahí”, dijo durante una conferencia de prensa, de acuerdo con el sitio The Times of Israel.

Bennett dijo que, por lo tanto, se postula para primer ministro, “por lo que Israel tendrá un liderazgo que ve a los ciudadanos y no a sí mismo”. Dijo que un gobierno que potencialmente encabece se concentrará en abordar la pandemia, mejorar la economía y promover la unidad nacional.

Bennett fue anteriormente un miembro clave del bloque de partidos religiosos y de derecha de Netanyahu, pero quedó fuera del gobierno de unidad formado por Likud y Kajol Lavan a principios de este año. En la oposición, ha disfrutado de un impulso de apoyo en medio de sus críticas vocales a la gestión de la pandemia por parte de Netanyahu.

El jefe de Yamina dijo que mientras se desempeñó como ministro de Defensa (entre noviembre de 2019 y mayo de 2020), en marzo presentó a Netanyahu un plan para frenar la propagación del virus sin paralizar la economía.

“Un confinamiento es la solución fácil, la solución de los vagos”, dijo. “Desafortunadamente, Netanyahu decidió archivar el plan… y así avanzamos hacia el concepto de cierres interminables”.

Bennett dijo que invitaría a todos los partidos que “respalden un Estado judío y democrático y estén dispuestos a dejar de lado sus desacuerdos por un momento” a unirse al gobierno que él pueda dirigir en caso de ganar, pero no descartó explícitamente formar parte de una coalición con Netanyahu cuando se le preguntó.

“No me ocupo de Bibi, no es interesante. El país es interesante”, dijo Bennett, usando el apodo del primer ministro.

El partido Likud de Netanyahu emitió un comunicado desestimando el comentario de Bennett como “confuso y tedioso”, a la vez de defender el enfoque del primer ministro sobre la pandemia.

“Todas las propuestas de Bennett fracasaron en el mundo, incluso en Europa, que colapsó en confinamientos con innumerables muertes más que Israel“, dijo Likud.

La Knéset se disolvió el martes por la noche y llevó a Israel a nuevas elecciones después de que el tambaleante gobierno de Netanyahu y Benny Gantz incumpliera la fecha límite para aprobar un presupuesto estatal y cuando se agotaron las opciones para evitar elecciones.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío