avatar_default

(JTA) – Ashager Araro, una de los aproximadamente 160.000 judíos etíopes que ahora residen en Israel, es parte de un hilo integral en el tejido históricamente rico del estado judío.

LEONI JESNER 

Nacida al borde de una carretera durante la Operación Salomón, que transportó en avión a más de 14.000 judíos etíopes a Israel en 1991, el comienzo de la vida de Ashager Araro estuvo lejos de ser convencional. Su nombre, que significa “seguir adelante” en amárico, es apropiado, dada la naturaleza de su nacimiento en el camino desde el pequeño pueblo de su familia de Gondar en Etiopía a la capital de Addis Abeba con la esperanza de ser rescatada.

Ashager, una de los aproximadamente 160.000 judíos etíopes que ahora residen en Israel, es parte de un hilo integral en el tejido históricamente rico del estado judío. Ahora con 29 años, la ambiciosa feminista sionista fue nombrada una de las 40 principales defensoras globales de Israel en línea por Jewish News Syndicate en 2020 y es estridente y orgullosa de su misión de unir a personas de todos los orígenes judíos.

Al graduarse en la cima de su clase como teniente paracaidista en las Fuerzas de Defensa de Israel, gran parte de la tenacidad de Ashager proviene del tiempo que pasó en una unidad dominada por hombres.

“Fue allí donde aprendí a hablar y comportarme con confianza, y he construido en base a esta fortaleza en áreas futuras de mi vida”, dijo.

Durante sus estudios de gobierno, diplomacia y estrategia en el Centro Interdisciplinario Herzliya, se desempeñó como embajadora en StandWithUs, una organización estadounidense de defensa pro-Israel, que ilumina a las comunidades judías globales a través de historias impactantes.

“Esta oportunidad fue realmente un punto de inflexión, proporcionando un trampolín donde podía usar mi voz para representar a mi comunidad y llenar un vacío en el conocimiento del pueblo judío a nivel mundial, muchos de los cuales desconocen la judería etíope de Israel“, dijo.

Como mujer judía negra, Ashager no es ajena a la intolerancia y el c que enfrentan millones de personas en todo el mundo.

“Puedo ocultar mi origen judío como judía etíope, pero por respeto a mis padres y religión, esto es algo que nunca haría”, dijo. “Pero el color de mi piel está ahí en la superficie, así que también puedo relacionarme con la discriminación que sienten muchas personas negras de todos los orígenes”.

Sin embargo, como judía etíope, es más profundo.

“Antes de escapar a Israel, mis padres vivían en peligro debido a sus creencias religiosas”, dijo Ashager. “Se los trataba como ‘falash’ [‘extraños’ en amárico] y sometidos a un odio tremendo por ser judíos”.

Aunque los judíos etíopes han recorrido un largo camino para integrarse a la sociedad israelí, los disturbios y el racismo siguen siendo problemas urgentes. El año pasado, miles de judíos etíopes se reunieron en Tel Aviv para expresar sus frustraciones por el racismo y la brutalidad policial en una demostración masiva de unidad.

Al igual que en las escenas de las recientes protestas de Black Lives Matter que se extendieron por todo el mundo, las multitudes se reunieron con ira y angustia para honrar a Solomon Tekah, un israelí etíope de 19 años que fue trágicamente muerto a tiros por la policía israelí en el barrio de Haifa, Kiryat Haim.

Ashager, proveniente de una larga línea de mujeres fuertes, fue impulsada a la acción para protestar de la manera que mejor conoce: la educación.

El año pasado fundó Battae, un centro de herencia etíope-israelí único en su tipo ubicado en el excéntrico vecindario sur de Tel Aviv. Sus humildes raíces florecieron primero como restaurante, dirigido por la tía de Ashager y sirviendo cocina tradicional etíope, antes de florecer por completo en un centro cultural interactivo que da la bienvenida a cientos de personas para que se empapen de la belleza de la cultura etíope a través de la danza, el arte y la historia.

“Ofrecemos un importante programa de desarrollo de liderazgo para jóvenes, compartiendo ideas del sionismo a través de personajes influyentes en la historia etíope-judía”, dijo Ashager. “Es increíble ver un cambio en las perspectivas desde el simple hecho de explorar nuevas ideas, y cómo poseer y narrar nuestras propias historias tiene el poder de educar, inspirar y defenderse de la discriminación, a menudo nacida de la ignorancia”.

Dado que los judíos de todo el mundo viven con un miedo creciente al antisemitismo (el informe anual de la Universidad de Tel Aviv encontró un aumento del 18% en los ataques antisemitas en 2019), Ashager también habla de un sentimiento común a muchos judíos que viven en todo el mundo.

“Esta aprensión se siente entre muchos jóvenes judíos sionistas, que se sienten incómodos de hablar abiertamente de su apoyo a Israel”, dijo. “Soy una persona locamente optimista y realmente creo que si judíos de todos los ámbitos de la vida se unen como uno, podemos proteger nuestra historia y desmantelar el antisemitismo paso a paso”.

Su mensaje para la próxima generación de líderes judíos es claro: sigan con el ejemplo.

“Si somos valientes y orgullosos de ser dueños de nuestra verdad, nadie más puede definirla por nosotros”, dijo.

En el futuro, Ashager continuará su vida como educadora en la historia de los judíos negros.

“Al tomar posesión de nuestras propias narrativas en la historia y definirlas, y al celebrar nuestras diferencias, podemos darle a cada comunidad un espacio para que sus historias crezcan en una comunidad judía abierta y de aceptación de Ashkenazi, Mizrahi, judíos etíopes y personas de todas las connotaciones religiosas”, dijo.

Al hacerlo, Ashager espera cambiar la perspectiva de una historia compleja.

“Si podemos llevarnos un mensaje, es este: nunca subestimes el poder de una historia”, dijo.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí