Enlace Judío – El ministro de Defensa de Israel y líder del partido Kajol Lavan, Benny Gantz, dijo este lunes que “se equivocó” al decidir hace un año formar una coalición de gobierno con Benjamín Netanyahu e instó a una alianza opositora para sacarlo del poder.

“En tres ocasiones estuvimos cerca de asegurarnos de que terminaría [su cargo de primer ministro]”, dijo Gantz sobre las anteriores tres rondas de elecciones en Israel, en una conferencia de prensa en Tel Aviv, recogió The Times of Israel. Pero cuando el coronavirus llegó al país, “yo, un soldado del Estado de Israel, me adelanté. Estreché la mano de este hombre al que prometí reemplazar. Estreché la mano de alguien que rompe sus promesas de forma serial. La estreché porque Israel estaba en guerra y yo soy, ante todo, su soldado”.

No obstante, Gantz pasó a admitir: “Me equivoqué. Ustedes que creyeron en mí fueron decepcionados”. Con ello, de acuerdo con The Times of Israel, se marcó la primera vez que el ministro de Defensa admitió como un “error” suyo haber aceptado ir adelante con un gobierno de coalición con su mayor rival político.

“Mientras decenas de miles de negocios colapsaron y la población sufrió bajo las tensiones y restricciones de la pandemia”, dijo Gantz, Netanyahu continuó “incitando y dividiendo, simplemente porque sirve a sus intereses personales, y para permitirle escapar del tribunal… Me engañó, te engañó a ti, te engañó demasiadas veces. Ahora debe pagar”.

En seguida, de cara a las próximas elecciones de marzo, Gantz pidió una alianza de los partidos que se oponen a que Netanyahu siga gobernando Israel, sugiriendo que aceptaría no estar a la cabeza de un frente de ese tipo.

Fue de esta manera que hizo un llamado a Yair Lapid, de Yesh Atid, Ron Huldai de Haisraelim, Moshe Ya’alon de Telem, Avigdor Liberman de Yisrael Beitenu, Nitzan Horowitz de Meretz, Itzik Shmuli de Avodá y Yaron Zeleja, que fundó recientemente un nuevo partido, para acudir a una reunión para “buscar y encontrar el camino”.

“Este es un momento de emergencia. No podemos permitir que [Netanyahu] nos haga añicos de partidos”, dijo.

“Hago un llamado a todos aquellos para quienes Israel es importante, a todos aquellos que no irán con Bibi, a que abandonen sus egos”, dijo, usando el apodo de Netanyahu. “Reunámonos mañana y busquemos soluciones. Nos uniremos por el bien del país, sin ego ni resentimientos del pasado. Estoy dispuesto a sacrificar mucho para que Bibi se vaya. Si nos deshacemos de nuestros egos, nos desharemos de Bibi“.

En respuesta a las declaraciones de Gantz, el Yesh Atid dijo que “haría todo lo posible para formar alianzas que conduzcan a un gobierno liberal y sensato que cambiará el país”.

Por el contrario, el jefe de Yisrael Beitenu, Avigdor Liberman, rechazó de plano el llamado de Gantz a una alianza.

“Tuvimos la oportunidad de reemplazar a Netanyahu“, tuiteó. “Pero eligió ser un ‘primer ministro de reserva’. Lo único que puede hacer ahora por el país es anunciar que no se postulará para la próxima Knéset“.

El líder de Meretz, Nitzan Horovitz, rechazó de manera similar el llamado a unirse y dijo en un comunicado: “Gantz, tres veces te recomendamos que fueras primer ministro, tiraste al bloque [anti-Netanyahu] a la basura y escupiste en la cara de tus electores. Hiciste lo único que prometiste que no harías y le diste un gobierno a Netanyahu”.

Encuestas electorales recientes indican que Kajol Lavan, partido que ha sufrido de un descalabro en las preferencias electorales desde hace meses, apenas alcanzaría entre 5 o hasta 4 escaños, el mínimo que un partido puede obtener en la Knéset.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío