avatar_default

Enlace Judío México e Israel – J’accuse, (en francés: “Yo acuso”) es celebre carta abierta que Émile Zola escribió al presidente de la República Francesa, Félix Faure, en defensa de Alfred Dreyfus, un oficial judío que había sido acusado de traición por el ejército francés.

Estos son los 5 puntos que nos ayudan a entender esta famosa carta:
  1. Fue publicada en el periódico L’Aurore el 13 de enero de 1898.
  2. La carta, que comenzaba con la frase denunciatoria “J’accuse”, culpaba al ejército de encubrir su convicción errónea de Dreyfus. Fue fundamental para generar una respuesta pública a lo que se conoció como el caso Dreyfus.
  3. Zola fue juzgado el 7 de febrero de 1898 y condenado a un año de prisión y una multa de 3 mil francos tras ser declarado culpable de difamación.
  4. Como resultado de la nueva atención centrada en el asunto, Dreyfus se sometió a un nuevo consejo de guerra.
  5. Aunque todavía declarado culpable, fue indultado por el presidente de la república. No fue sino hasta 1906 que Dreyfus fue absuelto de todos los delitos.

J’accuse es la portada más famosa de la historia del periodismo. Su titular de una palabra: “¡Acuso!”, es incluso más famoso.

La extraordinaria carta abierta de 4 mil palabras de Emile Zola sobre el caso Dreyfus, una parodia de la justicia en la que un capitán inocente del ejército francés, Alfred Dreyfus, había sido condenado por traición y condenado a confinamiento solitario de por vida en la Isla del Diablo, una colonia penal infernal frente a las costas de América del Sur.

Zola era entonces el escritor más popular de Francia, y su apasionado ensayo defendiendo a Dreyfus y acusando a la corte militar y al gobierno francés de un encubrimiento masivo electrificó a la nación y resonó en todo el mundo.

La batalla del caso Dreyfus se prolongó durante una docena de años, dividiendo a la sociedad francesa y cambiando irrevocablemente el siglo XX.

Dreyfus finalmente fue liberado y exonerado, reinstalado como oficial y condecorado públicamente con la Legión de Honor. Su patriotismo intacto, vio el servicio activo en la Primera Guerra Mundial, luego vivió tranquilamente en el retiro hasta su muerte en 1935.

Los efectos del asunto Dreyfus perduraron mucho después de que Dreyfus fuera enterrado. El antisemitismo que despertó se institucionalizó, y los anti-Dreyfusards se convirtieron con el tiempo en el núcleo pro-fascista del régimen de Vichy.

El periodista austríaco Theodor Herzl, asombrado por lo que vio durante la “degradación” de Dreyfus, pasó a escribir “El Estado judío”, el libro que lanzó el sionismo moderno.

Pero de todo lo que puso en marcha el asunto Dreyfus, es el dominio de la prensa lo que, para bien y para mal, ha moldeado la vida moderna. “¡J’accuse!” Zola escribió y nació una nueva era.

Al respecto, el cineasta judío francés Roman Polansky escribió y dirigió “El oficial y el espía”, basada en la novela homónima de Robert Harris.

Estrenada en enero de 2020, esta cinta ha sido galardonada con el León de Plata (Gran Premio del Jurado) en la última edición del Festival de Venecia y la Federación internacional de críticos (FIPRESCI), le otorgó el premio a la mejor película de la sección oficial.

Con información de Boston.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí