avatar_default

Enlace Judío – La variante “británica”, las reinfecciones y las vacunas. De estos temas conversaron Carol Perelman y el doctor Francisco Moreno Sánchez, a través de la plataforma Facebook Live de este medio, para responder a las preguntas de nuestros usuarios. 

Estamos viviendo la tormenta perfecta: una variante más contagiosa del virus y la temporada invernal explican, en parte, que estemos viviendo récords diarios de nuevos casos de covid-19, oficialmente registrados por las autoridades sanitarias de nuestro país, estuvieron de acuerdo Carol Perelman y Francisco Moreno Sánchez, titular de Medicina Interna del Centro Médico ABC, en una conversación transmitida en vivo para los usuarios de Enlace Judío.

“Todo parece conjuntarse para que la próxima semana estemos con mucha saturación hospitalaria”, dijo Moreno Sánchez, Premio Nacional de Salud 2020, quien junto con Perelman, ha dedicado muchas horas a explicar, a través de nuestras plataformas, todo lo que despierta inquietud respecto a esta pandemia que ha paralizado al mundo.

Variantes

Sobre la nueva variante del virus SARS´CoV-2 que circula en el mundo y que fue identificada por primera vez en el Reino Unido, Moreno Sánchez dijo que se trata de una versión más infecciosa, “la llave (para entrar a las células humanas e infectarlas), este virus la tiene más rápida”, dijo, pero recordó que no es más virulento.

Sin embargo, ante su mayor capacidad de propagación, es de esperar que más gente se infecte, presente síntomas, requiera hospitalización y, en última instancia, muera a consecuencia. Por lo que llamó a extremar precauciones. “Si ya te cuidaste todo este tiempo, probablemente estas sean las últimas dos, tres millas; los últimos dos tres meses… Ahorita, si sales, hay peligro.”

Recomendó el uso de cubrebocas de buena calidad. “Olvídate de los cubrebocas de tela”, dijo, y llamó a usar cubrebocas de tres capas y a combinarlos con el uso de caretas. “Trata de no ir a lugares conglomerados“, agregó el médico, quien dijo que esta variante del virus nos da motivos extra para cuidarnos.

Sobre los casos de reinfecciones en los que se ha detectado a la variante británica del virus, Moreno Sánchez aclaró que esto no necesariamente tiene que ver con que esta tenga la capacidad de eludir al sistema inmune o a los anticuerpos producidos por una primera infección, sino que simplemente, esta respuesta puede haber cedido con el paso de los meses y ahora, como la variante nueva es la que circula más ampliamente, esa es de la que dicha gente se contagia.

Seguridad de las vacunas

El médico recordó que las vacunas que hasta ahora han sido aprobadas en distintos países, “siguen protegiéndonos contra estas variantes, pero si no logramos frenar la replicación viral, potencialmente puede existir una variante que se escape a la protección.”

Por eso fue enfático en la necesidad de vacunar a la mayor cantidad de personas y en el menor tiempo posible. Al referirse a la campaña de vacunación que comenzó en el mundo desde los últimos días de diciembre, Moreno Sánchez reconoció la labor de Israel, que ya ha logrado inmunizar a dos millones de habitantes.

“El mejor ejemplo lo está dando Israel”, dijo. También mostró preocupación por la aparente intención de las autoridades sanitarias de México de comenzar la vacunación nacional en las poblaciones rurales. “No estoy en contra de que vayamos a las zonas rurales y busquemos a la gente más vulnerable”, dijo, “pero las zonas urbanas son donde el virus se está replicando con más velocidad y “son las zonas donde estamos más saturados”.

En la CDMX están dadas las condiciones para que exista un contagio masivo, recordó, y puso como ejemplo el transporte colectivo, que en los últimos días ha presentado fallas que crearon grandes aglomeraciones de usuarios.

Sobre la seguridad de las vacunas, Moreno Sánchez dijo que “es mucho más segura una vacuna que estar viviendo con el covid afuera”, y llamó a ignorar las fake news y las teorías de conspiración que desaconsejan la inoculación.

Alergias y enfermedades autoinmunes

También habló sobre las reacciones secundarias y alérgicas a las vacunas. Dijo que una reacción como fiebre o dolor en la zona de aplicación es esperable, y signo de una pronta respuesta del sistema inmunológico, que es deseable cuando se realiza un procedimiento de vacunación.

En cuanto a las personas con historial de alergias, quiso distinguir entre quienes padecen alguna reacción al polvo o a los alimentos y quienes han tenido reacciones alérgicas graves a medicamentos o vacunas, como un choque anafiláctico. Los primeros, dijo, pueden vacunarse sin problemas. Pero “Si tú tuviste un choque anafiláctico (como reacción alérgica a un medicamento), yo te diría cuidado.”

Moreno Sánchez dijo también que las personas con enfermedades autoinmunes, que son sujetas a tratamientos de inmunosupresión, pueden no desarrollar una reacción inmune óptima al ser vacunados, lo cual no implica un riesgo a desarrollar algún tipo de enfermedad como consecuencia a la vacuna.

En cambio, personas con un sistema inmunológico muy debilitado, podrían enfermar si son vacunados con una vacuna de virus atenuado, como la que se usa para inmunizar contra la polio. Cabe recordar que la vacuna que actualmente se está administrando masivamente en el mundo, la de la farmacéutica Pfizer, no es una vacuna de virus atenuado sino de RNA, una nueva tecnología que no supone ese riesgo.

El infectólogo también se refirió a la aparente intención de algunos países europeos de retrasar la aplicación de la segunda dosis de la vacuna de Pfizer para inocular a más gente con una primera dosis. Dijo que, aunque el argumento no le parecía malo, y admite que tiene validez, su postura es que “si los estudios se hicieron con dos dosis, hay que usar dos dosis. Van a llegar más vacunas. Nos urge vacunar a todos para tampoco puedes hacer las cosas a medias.”

Sin tratamientos a la vista

La carrera mundial contra el covid-19 atraviesa tres campos de batalla principales: la prevención de las infecciones a través del distanciamiento social y la restricción de la movilidad urbana; la vacunación masiva de la población y el tratamiento de los enfermos. Como antes ha señalado, Moreno Sánchez recordó que no existe, a la fecha, un tratamiento farmacológico totalmente efectivo para combatir esta enfermedad. 

También volvió a señalar la importancia de probar tratamientos antiretrovirales en la etapa viral de la infección (dentro de los primeros días), y tratamientos antiinflamatorios con corticoesteroidees en la etapa inflamatoria (a las dos semanas). Hacer lo contrario, recordó, puede ser no solo inútil sino contraproducente.

Dijo que realizar protocolos de investigación con este virus para probar medicamentos ha sido muy complicado por el propio comportamiento de la enfermedad, que en 80% de los casos de personas infectadas ni siquiera se presenta sintomáticamente. Crear grupos de control para saber si un medicamento es efectivo, dijo, se complica en el caso de una enfermedad que en la gran mayoría de los casos de personas sintomáticas se ve limitada por el propio sistema inmune. Es decir, no es sencillo atribuirle al tratamiento la responsabilidad de la cura.

También recalcó que fármacos como la Ivermectina se han probado en diversos estudios pero los resultados de estos son contradictorios, por lo que todavía no sabemos realmente si son efectivos o no.

Como es su costumbre en estos espacios, el doctor Moreno Sánchez respondió a las preguntas que los usuarios de Enlace Judío le hacían llegar a través de la plataforma de Facebook. La mayor parte de estas preguntas tuvo que ver con la vacunación, sus riesgos y potencial.

Por ejemplo, un usuario preguntó cuánto tiempo después de recibir la vacuna, el sujeto ya está protegido, y si este tendía que seguir usando cubrebocas pese a haberse vacunado. Al respecto, Moreno Sánchez recordó que las vacunas que hasta ahora han sido aprobadas muestran una efectividad que va creciendo con el paso de las semanas y los meses.

También dijo que es posible que una vacuna proteja al individuo de los efectos de la enfermedad pero no de la infección en sí, por lo que una persona vacunada podría infectarse, ser asintomática y transmitir el virus. Por lo tanto, recomendó seguir usando cubrebocas incluso después de haberse vacunado. “Hasta que no sepamos bien cuánto tiempo tardas tú en dejar de ser un huésped que te puedes infectar, no desarrollar síntomas tú pero sí contagiar, hay que continuar con el cubrebocas”, recomendó.

Reinfecciones

También se le preguntó sobre las reinfecciones, cuyos reportes han repuntado últimamente. Al respecto, Moreno Sánchez señaló que todavía no sabemos cuánto tiempo dura la inmunidad promedio. “A lo mejor son seis años”, dijo, pero señaló que siempre puede haber casos de personas cuya respuesta inmune decaiga después de pocos meses y termine reinfectándose. Dijo que lo que se está viendo es normal, en ese sentido, y que tardaremos todavía algún tiempo con conocer la inmunidad media desencadenada por la infección por SARS-CoV-2.

Otro usuario quiso saber si podía sentirse seguro por tener un sistema inmune muy fuerte. Al respecto, Moreno Sánchez dijo con toda claridad que, incluso en ese caso, una infección con una carga viral muy fuerte podía desencadenar una reacción inflamatoria (provocada por las defensas del cuerpo) grave, y el paciente, terminar intubado.

Secuelas

Respecto a las secuelas que el covid-19 deja en muchos pacientes, Moreno Sánchez se alegró de que la mayor parte de estas desaparecen al poco tiempo, pero recordó que en algunos casos estas pueden ser mucho más permanentes. A consecuencia de la reacción del sistema inmunológico, dijo, algunos pacientes pueden desarrollar una enfermedad autoinmune, y esta puede ser para siempre. Sin embargo, recordó que esto no ocurre en la mayoría de los casos.

Otros síntomas, como la pérdida del olfato, suelen remitir en los primeros meses, aunque hay casos de pacientes que, luego de seis meses de haber sobrevivido a la enfermedad, siguen sin recuperar este sentido.

Para finalizar, Moreno Sánchez dijo que veía a la sociedad dividida en los dos espectros de un movimiento pendular: de un lado, quienes dicen ‘esto está horrible’; por el otro, los que dicen ‘no pasa nada’. A los primeros, les recomendó tener calma y pensar que sí, que la situación es terrible pero que si se cuidan, pueden mantenerse a salvo; a los segundos, en cambio, les sugirió “asomarse” a ver lo que está pasando.

“El mensajes es: sí, se va a acabar, pero estamos en la fase más difícil del maratón”, concluyó el médico. Quien un poco antes había insistido en que vacunarse es prioritario. “Yo me quiero vacunar”, dijo y fue más lejos: “quiero que se vacune todo mi equipo. Están ansiosos de vacunarse.”

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí