avatar_default

Enlace Judío México e Israel – El barón Benjamín de Rothschild murió el viernes después de sufrir un infarto en su casa en Suiza, informó el Grupo Edmond de Rothschild. Tenía 57 años.

Nació el 30 de julio de 1963 de los barones Edmond y Nadine de Rothschild. En 1997, a los 34 años, se hizo cargo del negocio familiar, y en concreto del Grupo Edmond de Rothschild establecido por su padre en 1953.

Desde entonces, el difunto barón amplió las operaciones filantrópicas del grupo. Considerado un empresario de renombre mundial, de Rothschild era un experto en finanzas e innovación y siempre trató de aprovechar al máximo sus habilidades y activos.

Junto con sus actividades diarias, se aseguró de nutrir el legado de la familia Rothschild en un esfuerzo continuo por utilizar el capital para la creación de un futuro mejor.

El Grupo Edmond de Rothschild se centra en la banca privada y la gestión de activos y capital de clientes e instituciones internacionales de acuerdo a información de The Jerusalem Post.

El grupo tiene 32 oficinas en todo el mundo y gestiona activamente propiedades estimadas en 160,000 millones de euros, mientras emplea a 2 mil 600 personas.

En Israel, el grupo es propietario de una empresa de inversión y ha realizado importantes donaciones a instituciones de educación superior y a programas destinados a reducir las brechas educativas dentro de la sociedad israelí.

En abril, se informó que el difunto barón y su esposa habían donado 50 millones de nuevos shekels para comprar equipos médicos para 22 hospitales en todo el país en un esfuerzo por ayudar al país en su batalla contra la pandemia del coronavirus.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


1 COMENTARIO

  1. Es sorprendente a la vez lamentable su fallecimiento pues relativamente estaba joven. Descanse en paz El barón Benjamín de Rothschild y a su familia paz y consolación. Amén. “Oh Guardián de Israel, Que no duermes ni reposas, Somos el pueblo de Tu pasto y las ovejas de Tu mano. Envuélvenos seguros en Tu amor. Y si en nuestro dolor y soledad y en los momentos de desolación, nos desviamos de seguirte, No nos dejes, fiel Guardián, sino acercarnos a Ti”. Amén.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí