Efraim Palvanov – Yonah Yosipovich Leibensohn Kremenezky (1850-1934) nació en Odessa, Ucrania, en el seno de una familia ruso-judía. Estudió ingeniería eléctrica y trabajó en el diseño de los primeros ferrocarriles rusos. En 1874, Kremenezky se trasladó a Berlín para ampliar sus estudios en la Universidad Técnica de la ciudad. Luego consiguió un trabajo para Siemens y fue enviado a toda Europa para construir los primeros sistemas de alumbrado público del continente, empezando por París y terminando en Viena en 1878, donde se estableció definitivamente.

Dos años más tarde, Kremenezky fundó su propia fábrica de lámparas y baterías, la primera del Imperio Austrohúngaro. En 1883 ya era muy conocido como científico-industrial y el príncipe heredero Rodolfo le pidió personalmente que le ayudara a “electrificar” su imperio. Kremenezky lo hizo, tendiendo cables eléctricos e instalando sistemas de iluminación, además de construir la primera central eléctrica del imperio. Mientras tanto, su fábrica de lámparas diseñó todo tipo de luces nuevas, incluyendo bombillas ornamentales y lo que hoy conocemos como “luces de Navidad”. Las luces de Kremenezky tuvieron un gran éxito y se exportaron a todo el mundo, incluso a Estados Unidos. Por desempeñar un papel clave en la reconstrucción y repotenciación de Viena tras la Primera Guerra Mundial, Kremenezky fue galardonado con el Ehrenbürgerrecht, la condecoración ciudadana más grande de la ciudad.

Mientras tanto, en 1896, Kremenezky había conocido a Theodor Herzl y ambos se hicieron muy amigos. Kremenezky se convirtió en un apasionado sionista, aportó innumerables fondos en apoyo del movimiento, así como conocimientos eléctricos esenciales para impulsar el futuro Estado. En 1898, estableció un premio de 500 francos para quien escribiera un himno apropiado para el movimiento sionista. Esto condujo finalmente a la adopción de HaTikvah como himno nacional de Israel. Por la misma época, Hermann Schapira propuso la creación de un Fondo Nacional Judío que compraría legalmente tierras en Israel y ayudaría a los judíos a establecerse allí.

Schapira no vivió para realizar su sueño, pero Kremenezky se convenció y creó el Fondo Nacional Judío un par de años después, siendo su primer presidente. Fue él quien ideó la “caja azul” del (FNJ) para recaudar caridad. El (FNJ) desempeñó un papel fundamental en el establecimiento de Israel, comprando más del 50% de la superficie de Israel, desarrollando unos 250,000 acres (más de 100,000 hectáreas) de su tierra, construyendo casi 200 presas y embalses, y estableciendo más de 1,000 parques.

Tal vez lo más famoso sea que el FNJ ha plantado más de 260 millones de árboles en Tierra Santa, en parte gracias a su campaña de plantación de árboles de Tu b’Shevat, que sigue en marcha hasta hoy. Kremenezky, un verdadero amigo, fue el único que estuvo junto a la cama de Herzl cuando éste falleció, y apoyó económicamente a la familia de Herzl después. Cuando el propio Kremenezky falleció, fue elogiado como un “judío sencillo y modesto, que hizo mucho por el movimiento sionista”. Recibió la prestigiosa medalla Wilhelm Exner por su excelencia en la investigación científica y la innovación, y múltiples instituciones y calles de Israel llevan su nombre.

Fuente: Jew of the Week