avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Una empresa israelí anunció el martes que ha elaborado el primer bistec de costilla cultivado en laboratorio del mundo con todo el sabor y la textura de la carne normal, menos el daño a los animales.

Aleph Farms, en una declaración conjunta con el Technion Institute of Technology, dijo que su técnica única de bioimpresión tridimensional había producido un bistec con “atributos de un delicioso bistec de chuletón tierno y jugoso que comprarías al carnicero”.

La compañía afirmó que es capaz de cultivar “deliciosos filetes de ternera” a partir de células no modificadas genéticamente que se han aislado de una vaca, y que el método utiliza muchos menos recursos de los necesarios para criar un animal completo para la carne y sin la necesidad de antibióticos.

Aleph ahora tiene la capacidad “de producir cualquier tipo de bistec y planea expandir su cartera de productos cárnicos de calidad”, dijo.

Hace dos años, Aleph Farms cultivó un filete delgado utilizando un método similar pero sin la impresión 3D. La nueva tecnología permitió la creación de un producto más espeso de a cuerdo a información de The Times of Israel.

“Reconocemos que algunos consumidores desearán cortes de carne más gruesos y grasos”, dijo Didier Toubia, cofundador y director ejecutivo de Aleph Farms, en el comunicado.

“Este logro representa nuestro compromiso de satisfacer las preferencias y papilas gustativas únicas de nuestros consumidores, y continuaremos diversificando progresivamente nuestras ofertas”, añadió.

Dijo que el objetivo es “cumplir nuestra visión de liderar una transición del sistema alimentario global hacia un mundo más sostenible, equitativo y seguro”.

La tecnología de bioimpresión utiliza “componentes naturales de carne” desarrollados a partir de células de vaca reales, que luego se estimulan a crecer, diferenciarse e interactuar para obtener la textura y las cualidades de un filete real.

Prototipos de los productos comercial de carne cultivada de Aleph Farms.
Prototipos de los productos comercial de carne cultivada de Aleph Farms.

El proceso no implica ingeniería genética ni inmortalización, un método que hace que las células se reproduzcan indefinidamente. Además, el método para cultivar las células no utiliza sueros derivados de animales sacrificados, anotó la empresa.

“Hemos roto las barreras para introducir nuevos niveles de variedad en los cortes de carne cultivados que ahora podemos producir”, dijo Shulamit Levenberg, profesor de la Facultad de Ingeniería Biomédica de Technion, quien es el asesor científico principal de Aleph.

“Mientras miramos hacia el futuro de la bioimpresión 3D, las oportunidades son infinitas”, agregó.

Se toman hisopos de dos vacas y se cultivan en incubadoras, llamadas Alberto y Gertrude en honor a las vacas donantes, informó el Daily Mail.

Se producen cuatro tipos diferentes de células: células de soporte, células grasas, células sanguíneas y células musculares, que luego se utilizan para fabricar la “tinta” para el proceso de impresión.

Toubia le dijo al Mail que los filetes de corte fino que se produjeron por primera vez en 2018 estarán disponibles en algunos restaurantes el próximo año, y que estimaciones anteriores ponían el precio en 50 dólares.

No se ha fijado precio para el bife de costilla. Aleph espera que pasen de dos a tres años antes de que la tecnología avance hasta un punto en el que la carne esté disponible comercialmente.

Un portavoz de la Vegan Society le dijo al Mail que cualquier tecnología que reduzca el sufrimiento de los animales es bienvenida, pero señaló que el producto de Aleph Farms no califica como vegano porque todavía usa células tomadas de un animal.

“Entendemos que la carne cultivada podría generar enormes beneficios ambientales”, dijo el portavoz.

“Sin embargo, el debate sobre si este es el futuro de la alimentación podría verse como una distracción del problema real de promover dietas basadas en plantas como una solución válida aquí y ahora”, agregó.

Aleph Farms fue fundada por el gigante de alimentos israelí Strauss Group y Levenberg.

El mes pasado, Aleph Farms firmó un acuerdo con el Grupo de la Industria Alimentaria de Mitsubishi Corporation de Japón para llevar la carne cultivada a la mesa japonesa.

La firma israelí ha establecido asociaciones similares con otras multinacionales: Migros, el grupo industrial suizo y la corporación alimentaria Cargill, con sede en EE. UU., también han invertido en la puesta en marcha.

En junio pasado, Aleph Farms se encontraba entre las seis empresas israelíes nombradas por el Foro Económico Mundial (WEF) como las 100 pioneras en tecnología para 2020.

Se ha descubierto que el cultivo de vacas para carne tiene uno de los mayores impactos negativos en el medio ambiente mundial, y es necesario reducir el consumo de carne para reducir las emisiones de gases y evitar el cambio climático, mostró un estudio en la revista Nature.

Unos 56 mil millones de animales (vacas, ovejas, pollos y cerdos) se sacrifican cada año para alimentar al mundo, y se prevé que el consumo de carne crecerá un 70% para 2050, a medida que las clases medias de Asia y África se unan a la tendencia, según Food and Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí