avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Irena Sendler también conocida como “El Ángel del Gueto de Varsovia” nació en Otwock, cerca de Varsovia, hace 111 años, el 15 de febrero de 1910.

Fue hija de Janina Karolina (de soltera Grzybowska) y del Dr. Stanislaw Krzyzanowski, médico y activista político del Partido Socialista Polaco, que trataba principalmente a judíos pobres de manera gratuita.

Cuando Irena cumplió 17 años, se matriculó en la Universidad de Varsovia, primero estudió Derecho y luego literatura polaca.

Durante sus estudios académicos, se opuso firmemente al “sistema de bancas del gueto” aplicado por las instituciones educativas polacas contra los judíos, obligándolos a ocupar asientos en un sector preestablecido.

Su postura pro-judía le valió medidas disciplinarias y, finalmente, no tomó sus exámenes finales.

Fiel al legado de su padre fallecido, Irena se unió a la Unión de la Juventud Democrática Polaca y más tarde, durante la guerra, abrazó al Partido Socialista Polaco (PPS).

En repetidas ocasiones se le negó el acceso a trabajos educativos, siguiendo recomendaciones negativas emitidas por la Universidad, que le atribuían puntos de vista radicalmente izquierdistas.

Cuando los alemanes invadieron Polonia en 1939, Irena era una administradora principal en el Departamento de Bienestar Social de Varsovia que dirigía los comedores de Varsovia.

Según sus directivas, los comedores proporcionaban alimentos, ayuda financiera y servicios sociales a los huérfanos y ancianos, especialmente a las familias judías empobrecidas.

Para evadir las inspecciones, los judíos fueron registrados en los libros de la organización con nombres católicos ficticios y fueron reportados como pacientes que padecían enfermedades altamente contagiosas, como tuberculosis o tifus.

En 1940, tras la creación del gueto de Varsovia, unos 400 mil judíos fuero confinados en una pequeña parte de la ciudad, en espantosas condiciones humanitarias. Unas 5 mil personas morían cada mes de hambre y enfermedades.

Afligida por la suerte corrida por la población del Gueto, Irena decidió unirse al Consejo de Ayuda a los Judíos (Zegota), que tuvo que trabajar en condiciones extremas.

Irena logró obtener un pase del Departamento de Control de Epidemias de Varsovia que le permitió ingresar legalmente al gueto. Ella lo visitaba a diario, trayendo comida, medicinas y ropa.

Pronto comprendió que debía empezar a sacar de contrabando a niños judíos del gueto.

Persuadir a sus padres para que los separaran de sus hijos fue una experiencia desgarradora para Irena. A menudo se le preguntaba: “¿Puede garantizar que sobrevivirán?” a lo que ella respondió que solo podía garantizar que morirían si se quedaban.

Además, nunca fue fácil encontrar familias fuera del gueto dispuestas a albergar a los niños judíos. En Polonia, los nazis impusieron la pena de muerte a quienes protegían a los judíos.

El coraje y el ingenio de Irena no conocían límites. Comenzó a contrabandear niños en ambulancias, como víctimas del tifus. También utilizó muchos otros métodos de escape, incluidos botes de basura, cajas de herramientas, sacos de patatas e incluso ataúdes.

También diseñó un plan de escape muy original mediante el uso de iglesias con dos puertas, una que da al gueto y la otra al lado ario de Varsovia. Los niños entraron a la Iglesia como judíos y salieron como cristianos.

Al mismo tiempo, Irena reclutó a muchos voluntarios que proporcionaron documentos falsificados a los niños que huían, dándoles identidades temporales.

Proteger a los niños del lado ario fue más difícil que sacarlos del gueto. El rescate de cada niño requirió la ayuda de al menos diez personas.

Los niños fueron llevados primero a unidades de atención y desde allí Irena los condujo a domicilios particulares, orfanatos y conventos.

“Envié a la mayoría de los niños a establecimientos religiosos. Sabía que podía contar con las Hermanas”, recordó Sendler.

Irena también tuvo una gran cooperación para localizar a los mayores, “Nadie se negó nunca a quitarme un niño”, dijo. Una de estas instituciones religiosas fue la Hermana Franciscana de la Familia de María, que fue designada Casa de la Vida por la Fundación Internacional Raoul Wallenberg.

En total, Irena Sendler salvó a unos 2 mil 500 niños. Pero fue aún más lejos porque no solo había salvado sus vidas, sino también sus identidades. Mantuvo registros codificados de todos los niños y sus nombres reales, para que pudieran ser reclamados por sus padres biológicos.

Estos registros se guardaron en frascos de vidrio enterrados debajo de un manzano en el patio trasero de su vecino, al otro lado de la calle del cuartel alemán.

Finalmente, los nazis se enteraron de sus actividades y el 20 de octubre de 1943 fue arrestada y encarcelada por la Gestapo.

Aunque era la única que conocía los nombres y direcciones de las familias que acogían a los niños judíos, resistió la tortura y se negó a traicionar a ninguno de sus asociados ni a los niños escondidos.

Sus pies y piernas estaban rotos pero nadie podía romper su espíritu. Irena pasó tres meses en la prisión de Pawiak donde fue sentenciada a muerte.

Mientras esperaba la ejecución, un soldado alemán la llevó a un “interrogatorio adicional”. Una vez que estuvieron afuera, gritó en polaco “¡Corre!” Al día siguiente, encontró su nombre en la lista de polacos ejecutados.

Los miembros de Zegota habían logrado detener la ejecución sobornando a los alemanes. Irena siguió trabajando bajo una identidad falsa.

Al final de la guerra, Irena desenterró los frascos y usó las notas para encontrar los 2 mil 500 niños que había dado a las familias adoptivas. Los reunió con sus parientes esparcidos por Europa, pero la mayoría de ellos había perdido a sus familias en los campos de concentración nazis.

Los niños solo la conocían por su nombre en clave Jolanta. Pero años después, cuando su foto apareció en un periódico luego de ser premiada por sus acciones humanitarias durante la guerra ”Me llamó un hombre, un pintor. Recuerdo tu rostro, fuiste tú quien me sacó de aquel gueto.” “Tuve muchas llamadas así”, agregó.

Irena Sendler nunca se consideró a sí misma como una heroína y nunca se atribuyó el mérito de sus acciones. De lo contrario; ella sintió remordimiento. “Este lamento me seguirá hasta la muerte”.

En 1965, fue reconocida oficialmente como Justa entre la Nación y fue nombrada ciudadana honoraria de Israel.

Después de la guerra, siguió trabajando para Bienestar Social, ayudando a crear residencias para ancianos, orfanatos y un servicio de emergencia para niños.

La Fundación Internacional Raoul Wallenberg pudo rendirle homenaje unos meses antes de su muerte al encargarle una edición conmemorativa de sellos postales israelíes con su apariencia.

Con información de The International Raoul Wallenberg Foundation

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí