avatar_default

Enlace Judío.- Irán está analizando la invitación de la Unión Europea para mantener discusiones “informales” entre los signatarios del acuerdo nuclear de 2015 y Estados Unidos, dijo el sábado el Ministerio de Relaciones Exteriores de Teherán.

URI COHEN

“Estamos estudiando [la] propuesta … y … consultando con nuestros socios, incluidos Rusia y China, y responderemos en el futuro”, dijo el viceministro de Relaciones Exteriores de Irán, Abbas Araghchi, a la televisión estatal, y agregó: “Sin embargo, creemos que el retorno de Estados Unidos al acuerdo nuclear no requiere una reunión y la única forma de lograrlo es levantando las sanciones”, publicó The Jerusalem Post.

Un día antes, la Casa Blanca señaló que también estaba abierta a la invitación de la UE, pero insistió en que no planeaba hacer ninguna concesión a Irán antes de la “conversación diplomática”. La secretaria de prensa Jen Psaki explicó que Washington no “necesita pasos administrativos adicionales para participar” en las posibles conversaciones.

Irán ha exigido que Estados Unidos sea el primero en regresar al pacto de 2015, tras abandonar unilateralmente el acuerdo en 2018 bajo el mandato del ex presidente Donald Trump. El presidente Joe Biden, mientras tanto, ha dicho que solo volverá a entrar en el acuerdo después de que Irán reasuma todos los compromisos que ha roto desde entonces, como detener su enriquecimiento mejorado de uranio.

Washington también ha insinuado que buscará expandir y extender el acuerdo original, que espera que incluya el extenso programa de misiles de Teherán, sus actividades regionales beligerantes y la fecha de vencimiento del pacto en sí.

Sin embargo, las discusiones mediadas por Europa, que sería la primera reunión de este tipo entre Irán y EE. UU. desde la retirada de Trump en 2018, pueden estar muertas en el agua, tras revelarse el viernes que el organismo de control nuclear de las Naciones Unidas había descubierto rastros de uranio en dos sitios no declarados en Irán durante sus inspecciones de agosto.

Según un informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica programado para su publicación la próxima semana, la República Islámica de Irán no explicó la existencia del material prohibido en dos instalaciones que no estaban destinadas a albergar maquinaria nuclear. Mientras tanto, Teherán afirma que los sitios han estado inactivos durante casi 20 años.

La semana pasada, Irán notificó a la ONU que no permitiría más inspecciones rápidas por parte del OIEA en su territorio, violando otra cláusula central del Plan de Acción Integral Conjunto, alcanzado entre Irán y las potencias mundiales en 2015 y destinado a frenar su programa nuclear.

“Si otros no cumplen con sus obligaciones antes del 21 de febrero, el gobierno está obligado a suspender la implementación voluntaria” del acuerdo, se lee en un comunicado de Teherán, que señala que sus pasos eran “reversibles si la otra parte cambia de rumbo”, aludiendo a Estados Unidos.

Según una legislación reciente aprobada por su parlamento de línea dura, el gobierno de Irán se vio obligado a limitar las inspecciones radicales y sorpresivas de la AIEA, y ahora solo permitirá visitas planificadas a sitios nucleares declarados.

“El tema de las inspecciones rápidas les facilita la ruptura, y es una clara violación del acuerdo”, dijo a The Media Line el Dr. Ephraim Asculai, un veterano de 40 años de la Comisión de Energía Atómica de Israel y el OIEA.

“Todo lo que hacen los iraníes agrega un nivel de presión. Están jugando esto muy sabiamente, avanzando extremadamente lento pero avanzando de todos modos”.

Si bien ambas partes quieren llegar a un entendimiento, Esculai considera que Irán tiene la mejor mano en el juego.

“Es casi una situación en la que ganan en cualquier caso, porque o eliminan las sanciones o avanzan hacia un arma nuclear”, dijo el investigador principal del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional de la Universidad de Tel Aviv.

“Sus últimos pasos, a pesar de que son medidos y retráctiles, les facilitarán un día la ruptura por un arma nuclear, si así lo deciden. Acorta su marco de tiempo. Por otro lado, si ocurre un milagro de alguna manera y Estados Unidos elimina todas las sanciones, eso también es genial para Irán“.

Estados Unidos tiene que hacer algo, mostrar algún progreso. Pero está claro que Biden no puede permitirse capitular por completo. Está en una situación mucho más delicada”, señaló Asculai.

El profesor Eytan Gilboa, experto en política de Estados Unidos en Oriente Medio en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos de la Universidad Bar-Ilan, dijo a The Media Line que “Biden ya ha comenzado con el pie izquierdo. No puede demostrar que desea el acuerdo más que la otra parte; automáticamente les da la ventaja”.

“[El secretario de Estado Antony] Blinken dijo que Irán está a sólo unos meses de separarse [hacia la adquisición de un arma nuclear]. Israel es más optimista sobre el plazo, pero Estados Unidos solo quiere enviar un mensaje de que las negociaciones deben comenzar pronto. Eso da la impresión de que estás más entusiasmado que el otro lado. Será una fuente importante de fricción entre Jerusalén y Washington”.

Gilboa, exasesor del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel y de la Oficina del Primer Ministro, identifica otro problema con la postura de apertura de Washington.

“No se puede negociar sin la opción militar sobre la mesa. En este momento, está claro que la Casa Blanca no tiene apetito por la acción militar. Están repitiendo los mismos errores de las conversaciones de 2015”.

Un actor importante en el juego, el liderazgo militar, diplomático y de inteligencia de Israel celebrará el lunes una reunión de emergencia antes de las posibles conversaciones entre Estados Unidos e Irán.

Israel sólo tiene la alternativa diplomática”, insiste Esculai.

“No tiene sentido tratar con los rusos y los chinos, pero se puede persuadir a los británicos, franceses y alemanes, aunque sus intereses no se alineen necesariamente con los de Jerusalén. Para los israelíes, esto es existencial. Para Europa, es principalmente financiero”.

Escuai cree que las propuestas diplomáticas en Washington también pueden ser efectivas, a diferencia de la última ronda en 2015.

“Tenemos que hablar con ellos. No llegaremos a la confrontación frontal que tuvimos con Obama. Biden es diferente, aunque su administración incluye a muchas personas que estuvieron allí en los años de Obama y participaron en la redacción del acuerdo”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí