avatar_default

Enlace Judío – En Washington la realidad apareció por encima de las promesas electorales. Algo más de un mes después de ingresar a la Casa Blanca, la administración del presidente Joe Biden decidió abandonar la posición de observador al margen en el Medio Oriente y lanzar un ataque con la fuerza, como solo una fuerza estadounidense sabe hacerlo.

Después de todo, Medio Oriente sigue con sus dilemas. Los iraníes están blandiendo espadas y, en un claro intento de poner a prueba a la administración estadounidense, han lanzado ataques terroristas contra las tropas estadounidenses en Irak. El ataque a un barco de propiedad israelí en el golfo Pérsico también puede indicar una escalada en la osadía, especialmente la de los iraníes. Hacia falta una respuesta dura si EE. UU. quiere ser EE. UU.

Pero resulta que no es Irán solo el que está en la mira sino Arabia Saudita, aliada histórica de Washington. De hecho, en las últimas semanas ,la administración  Biden ha asestado un golpe tras otro en la cabeza de los saudíes, cada uno más doloroso y significativo que el anterior.

Primero, los estadounidenses eliminaron a los rebeldes hutíes en Yemen de la lista de organizaciones terroristas, aquellas que libraron una guerra de desgaste exitosa, con ayuda iraní, contra Arabia Saudita. De hecho, se han convertido en un “Hezbolá  yemení”, equipado de la cabeza a los pies con armas iraníes que también pueden apuntar contra Israel. A pocos días de haber removido a los hutíes como fuerza terrorista, estos dispararon misiles contra Riad, la capital saudí. Grave error de apreciación o de conciliación de Biden.

Ahora llega el golpe más doloroso de todos: la publicación de un informe de la inteligencia estadounidense, según el cual es probable que el heredero saudí, el príncipe Mohammad Bin Salman, supiera e incluso ordenara el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en Turquía hace unos dos años. Habrá sanciones a altos funcionarios de inteligencia y seguridad sauditas que rodean al regente. Por ahora Bin Salman queda excluido.

En Medio Oriente las medidas estadounidenses se interpretan como un despecho a la familia real e incluso como una farsa. Como recordarán, incluso frente al Shá de Irán los estadounidenses adoptaron una política crítica, contribuyendo así a la caída y el ascenso de los ayatolás.

Es de esperar que, en el caso de Arabia Saudita, la familia real saudita sea preparada para enfrentar el desafío y no repita el error del Shá, quien confió en EE. UU. para ayudarlo en momentos de necesidad, pero el demócrata Jimmy Carter le dio la espalda. El resto es historia conocida y lo que vino en lugar de Shá es mucho peor que lo que era el  gobierno del Shá.

La administración estadounidense opera como si fuera un juego de niños, pero debe comprender que las posiciones morales y puristas no pueden reemplazar la política exterior ni los intereses estatales y estratégicos. La ilusión de arreglar un Medio Oriente fracasó estrepitosamente hace una década porque la Primavera Árabe, en la que los estadounidenses tenían grandes esperanzas, terminó en desesperación.

Además, también deben considerar las alternativas que tienen ante sí: preferiríamos a Arabia Saudita, el viejo aliado, y tratar en un diálogo secreto y conmovedor de corregir su conducta para elegir a Irán, el enemigo jurado. EE. UU. debe optar.

Los saudíes eliminaron a un periodista que se oponía al régimen, algo que han hecho bastantes regímenes en el mundo, entre los amigos de Washington y sus oponentes, y, por cierto, los estadounidenses también han puesto sus manos en estos asuntos en el no demasiado pasado lejano.

El horror saudí fue captado por Erdogan, un “gran defensor” de la democracia misma y del periodismo crítico. Cualquiera que quiera la amistad de EE. UU. debe comprender la sensibilidad de la administración estadounidense, que está atenta a la opinión pública y los medios de comunicación. Pero cuando esta administración sale a “arreglar un mundo” y realmente “destruir un mundo viejo”, debe tener en cuenta las consecuencias.

 

*El autor es director de Comunidades Plus y corresponsal en Argentina de Enlace Judío


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí