avatar_default

(JTA) — Con Superman and Lois, la serie de televisión más reciente que involucra al personaje de superhéroes que se estrenó la semana pasada en la cadena estadounidense CW, es un buen momento para recordar que Superman fue una creación en 1938 de los creadores judíos Jerry Siegel y Joe Shuster. Muchos han sugerido que la pareja se inspiró en sus propios antecedentes judíos para crear a Superman como el paradigma de un héroe que defendió a las poblaciones vulnerables de sus enemigos.

Pero hay motivos para sospechar que un encuentro más específico puede haberlos inspirado a crear la personalidad de Superman.

Los años 1923 y 1924 vieron un fenómeno en EE. UU: las giras por América del Norte de Siegmund Breitbart, conocido como “El superhombre judío”. Breitbart actuó en Cleveland y Toronto, los respectivos lugares de origen de Siegel y Schuster.

Si bien es casi imposible de probar, no hay registros de Siegel o Shuster que mencionen a Breitbart, hay razones para suponer que el hombre fuerte puede haber servido como inspiración. Llevaba una capa y se anunciaba que era capaz de detener locomotoras a alta velocidad.

¿Quién era este hombre Breitbart, alabado durante su vida como el hombre más fuerte del mundo, el rey de hierro, el Hércules judío y un Sansón moderno?

Siegmund “Zishe” Breitbart nació en una familia de cerrajeros en Lodz (ahora Polonia, luego Rusia) en 1893. En su autobiografía, informa que su familia descubrió su fuerza inusual cuando, a los 3 años, se liberó de debajo de una barra de hierro que le había caído encima en la tienda de su padre. A los 4 ya estaba fundiendo hierro en el taller de su familia.

Sus primeros años fueron difíciles. Expulsado de varias escuelas religiosas por usar la fuerza contra sus compañeros de estudios, Breitbart fue capturado por los alemanes mientras servía en el Ejército ruso durante la Primera Guerra Mundial. Después de la guerra permaneció en Alemania, subsistiendo con el dinero que ganaba realizando hazañas de fuerza en los mercados locales.

Fue en una de esas funciones de 1919 cuando el circo alemán Busch, famoso por presentar a Harry Houdini y otros artistas destacados, vio a Breitbart y se lo llevó consigo para realizar su acto de apertura.

La rutina de hombre fuerte de Breitbart, que lo tenía vestido con trajes hipermasculinos como el de un centurión romano, se disparó en popularidad y rápidamente pasó de un espectáculo secundario a un evento principal. A pesar del rápido aumento de la marea de antisemitismo en Alemania y Austria, Breitbart, que a menudo llevaba la estrella de David al entrar en el circo, logró una masa de seguidores judíos y no judíos en Berlín, Viena, Praga y Varsovia.

El acto de Breitbart se basó en su experiencia temprana trabajando con hierro. Doblaba varillas en forma de herraduras, mordía cadenas y clavaba clavos en tablas con el puño. Podía dibujar carros con los dientes. Y su imagen socavó los estereotipos raciales sobre los judíos. Como se consideraba que los hombres musculosos representaban al hombre alemán fuerte y orgulloso durante las primeras décadas del siglo XX, Breitbart también encarnaba las imágenes por excelencia de la masculinidad alemana.

A medida que la leyenda de Breitbart crecía se convirtió cada vez más en la comidilla de cada ciudad en la que actuaba. Un reportero señaló que “no solo los estudiantes de gimnasia y las chicas de secundaria hablan de él; incluso los alumnos de primer grado saben lo fuerte que es Breitbart”.

El propietario de una taberna se quejó: “Mis mesas están tachonadas de agujeros porque mis clientes prueban su fuerza clavándoles clavos con las manos abiertas. Todas las vienesas están enamoradas de este nuevo Sansón. El odio racial, el orgullo o la mojigatería, todo esto es inútil aquí”.

Aprovechando su popularidad en Europa, Breitbart pasó gran parte de 1923 de gira por EE. UU. En última instancia, la locura de Breitbart resultó en la promoción de productos, un papel protagónico en la película de 1923 The iron king y un curso por correspondencia de salud física de Breitbart en el que los suscriptores recibieron guías que detallaban las rutinas de alimentación nutricional y de desarrollo muscular de Breitbart.

La carrera de Breitbart llegó a un abrupto final en 1925 cuando un accidente en el escenario que involucró un clavo oxidado provocó un caso fatal de sepsis. Fue enterrado en Berlín.

Desafortunadamente, la destrucción nazi de los judíos polacos extinguió en gran medida las ricas leyendas orales que perpetuaron la memoria de Breitbart. Pero su leyenda no ha desaparecido por completo. Una película de 2001, Invincible, presentó un relato ficticio de su vida. Un libro para niños titulado Zishe the Strongman apareció en 2010.

¿Qué hacemos con esta aparente paradoja: un superhéroe judío que en una época de creciente antisemitismo y durante una era en la que los hombres judíos eran ridiculizados como cobardes, se convirtió en un héroe popular de masculinidad sana?

Algunos vieron a Breitbart como una especie de reivindicación de la entonces búsqueda alemana y austriaca de la bravuconería masculina. En este punto de vista, el hecho de que él también fuera judío lo convertía en algo extraño para el alemán promedio, lo que lo hacía aún más atractivo como entretenimiento en el circuito de actos de espectáculos vodevil.

Otros vieron a Breitbart como un modelo para el nuevo fuerte judaísmo sionista. Un dicho popular ídish decía: “Si se levantaran mil Breitbarts entre los judíos, el pueblo judío dejaría de ser perseguido”. El propio Breitbart era un judío orgulloso y a menudo actuaba flanqueado por la bandera sionista. Se negó a regresar a un restaurante de Varsovia que se negó a tocar Hatikvá para recibirlo. Apoyó la idea de Ze’ev Jabotinsky de un Ejército judío. Cuenta la leyenda que Jabotinsky y Breitbart tramaron un plan en el que Breitbart se convertiría en el general de un Ejército judío en Palestina.

Pero ninguno de estos capta completamente la historia de Breitbart, que era más que un orgulloso hombre fuerte judío. Estimó mucho a los rabinos y los intelectuales judíos y, según un reporte, acumuló una biblioteca personal sustancial que contenía 2,000 libros sobre historia romana. Actuó para un grupo de pensadores ídish y escribió una carta personal de apoyo en su nombre. Se reunió y actuó personalmente en nombre del rebe jasídico de Radzyn y donó 13 kilogramos de harina para Pésaj a los seguidores del Rebe después de la reunión.

Aún más notable, Zishe (literalmente, dulce) fue elogiado por numerosas personas como excepcionalmente dulce, altamente emocional y lleno de edelkeit (el término ídish para una persona dulce y cariñosa). Un periodista que se reunió con Breitbart esperaba un tipo duro. En cambio, posteriormente caracterizó al “rey de hierro” como “la encarnación de edelkeit“.

De manera similar, el rabino principal de la comunidad judía ortodoxa (Adass Yisroel) en Berlín, el Dr. Esra Monk, vio a Breitbart como un “Sansón moderno” que también poseía una conducta tierna.

“Es muy simbólico”, declaró Monk en su elogio de 1925, “que para un hombre que rompía cadenas, era suficiente que la buena palabra de una persona hiciera que su corazón se ablandara como la mantequilla”.

Al igual que Clark Kent, la personalidad de Breitbart era mucho más rica y completa de lo que permitía su personalidad escénica. Era una mezcla de elementos: cerebro, fuerza física, una naturaleza amable y un feroz orgullo judío. Y sigue inspirando casi 100 años después de su prematura muerte.

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


1 COMENTARIO

  1. Israel nunca ha sido débil. Lo que ha sucedido que a veces se han apartado de Dios. Pero si israel se vuelve totalmente a Dios. Dios lo hará una Mega Super potencia mundial. Dios bendiga a Israel

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí