Enlace Judío México e Israel – El presidente sirio Bashar Assad y su esposa Asma dieron positivo por COVID-19 después de experimentar síntomas leves, informó la presidencia este lunes.

“Después de experimentar síntomas leves que se asemejan a… COVID-19, el presidente Assad y la primera dama Asma Assad se sometieron a una prueba de PCR y el resultado mostró que están infectados con el virus”, dijo la presidencia en un comunicado. “Gozan de buena salud y su condición es estable”, agregó el documento.

Apuntó que los dos pasarán entre dos y tres semanas aislados en su casa. No está claro de inmediato si Assad y sus familiares habían sido vacunados de acuerdo a información de The Times of Israel.

Assad tiene 55 años y su esposa es 10 años menor que él.

En 2019, Asma anunció que estaba “totalmente” libre de cáncer de mama después de un año de tratamiento.

Siria, que marca 10 años de guerra la próxima semana, ha registrado casi 16 mil casos de virus en partes del país controladas por el gobierno y 1 mil 63 muertes, pero se cree que las cifras son mucho más altas con cantidades limitadas de pruebas de PCR que se realizan.

Siria inició una campaña de vacunación la semana pasada, pero no se han dado detalles sobre el proceso.

El desarrollo se produjo después de que informes de los medios de comunicación en Israel y en el extranjero afirmaron que Jerusalén había acordado financiar la compra de una cantidad desconocida de la vacuna Sputnik V de Rusia para Siria, como parte de un acuerdo para el regreso de una mujer israelí que fue retenida por Damasco después de que ella cruzó la frontera a principios de febrero.

Los términos del intercambio clandestino negociado por Moscú seguían siendo turbios; Damasco negó que sucediera y Rusia no hizo comentarios.

Aunque Siria está sujeta a sanciones financieras internacionales, los medicamentos generalmente están exentos. Sin embargo, las sanciones impuestas a Siria para presionar al régimen por su historial de derechos humanos han dejado al país con pocos recursos financieros para negociar acuerdos para un programa nacional de vacunación.

La Organización Mundial de la Salud ha dicho que Siria, devastada por la guerra, es elegible para recibir vacunas de forma gratuita a través del esfuerzo global COVAX destinado a ayudar a los países de bajos ingresos a obtener las vacunas. Dijo que el lanzamiento de la vacuna depende de la disponibilidad y distribución, y que inicialmente puede cubrir solo el 3% de la población.

Las autoridades en áreas fuera del control del gobierno sirio han dicho que están negociando con los donantes para recibir vacunas, posiblemente a fines de marzo. Alrededor de 4 millones de personas están hacinadas en el territorio del noroeste del país, que se está derrumbando por las repetidas ofensivas gubernamentales.

Assad ha gobernado Siria durante los devastadores años de guerra civil del país en la que cientos de miles de personas han muerto y la mitad de la población ha sido desplazada. Su régimen está acusado de una serie de delitos, entre ellos tortura, ejecuciones sumarias, violación y uso de armas químicas.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío