avatar_default

Enlace Judío – El comisionado del gobierno de Israel para coronavirus dijo este domingo que no anticipa una cuarta ola de COVID-19, pero indicó que el requisito de usar cubrebocas continuará por el momento.

Durante una rueda de prensa, Najman Ash aplaudió la continua disminución de los contagios en el país, incluso cuando Israel ha impulsado en gran medida su reapertura económica en las últimas semanas, informó The Times of Israel.

Pero dijo que los funcionarios de salud vigilarán de cerca las cifras de contagio durante las próximas dos semanas, lo que enfatizó que sería “muy desafiante” debido a las elecciones del 23 de marzo, la fiesta judía de Pésaj y el mes musulmán del Ramadán.

“Todos deben comportarse con responsabilidad y adherirse a las pautas en este momento”, dijo durante una sesión informativa a los periodistas. “Si es necesario, retrocederemos”.

A pesar de la alentadora caída de las contagios, Ash dijo que era demasiado pronto para descartar el uso obligatorio de cubrebocas en espacios públicos abiertos, al tiempo que reconoció que “su gran eficiencia” estaba evitando la propagación de la enfermedad en interiores.

“Deliberaremos el asunto ya que los contagios parecen seguir disminuyendo con el tiempo, probablemente hacia el verano, cuando hará calor y cuando sepamos más sobre los contagios entre los vacunados”, dijo.

Ash dijo que estaba preocupado por las tasas más bajas de vacunación entre los israelíes de habla rusa, aunque agregó que no tenía cifras precisas sobre las vacunas entre ese grupo demográfico.

También dijo que Israel estaba en conversaciones con otros países sobre el reconocimiento mutuo de los certificados de vacunación y comentó sobre la flexibilización de las restricciones de entrada en el Aeropuerto Ben-Gurión, que entró en vigor el domingo después de que la Corte Suprema de Justicia declaró inconstitucionales las restricciones de ingreso y salida en el Aeropuerto Ben-Gurión.

“Estamos tomando varias acciones para evitar la entrada de [portadores de coronavirus] verificados y variantes peligrosas”, dijo, y agregó que la policía ha aumentado la aplicación de los requisitos de cuarentena para los viajeros que regresan.

Los comentarios de Ash se produjeron cuando las restricciones al coronavirus se aligeraron aún más el domingo, y se permitió una mayor asistencia a eventos culturales y deportivos.

También se permitió la reanudación de otras actividades públicas, y los comercios que requieren el “pase verde” a sus clientes pudieron permitir la entrada a personas no vacunadas que se sometan a una prueba rápida de virus en la entrada de sus instalaciones.

Anteriormente, el Ministerio de Salud de Israel dijo que el sábado se confirmaron 337 nuevos casos de coronavirus, lo que, junto con otros 287 desde la medianoche, elevó el número de contagios acumulados a 827,698.

El número de muertes por COVID-19 llegó a 6,087.

El número de casos activos se redujo aún más a 16,253, con 548 personas en estado grave, de las que 250 están en condición grave y 211 están intubados a ventilación mecánica.

El ministerio dijo que el sábado se realizaron 18,968 pruebas, de las cuales el 1.8 por ciento dieron positivo. Por lo general, las tasas de prueba disminuyen los fines de semana y los días festivos.

También indicó que más de 5.1 millones de los 9.3 millones de habitantes de Israel han recibido al menos una dosis de vacuna de Pfizer-BioNTech, y más de 4.5 millones han recibido ambas dosis.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí