avatar_default

Enlace Judío – Un estudio israelí indicó que la vacuna de Pfizer-BioNTech contra COVID-19 es menos eficaz contra la denominada variante sudafricana del coronavirus.

El estudio realizado por científicos de la Universidad Ben-Gurión del Néguev dijo que la vacuna produce altos niveles de anticuerpos que combatieron de manera eficiente tanto la cepa original como la variante británica, informó The Times of Israel.

Sin embargo, la vacuna solo neutralizó moderadamente la variante sudafricana. También fue menos eficaz contra variantes con atributos de las variantes británica y sudafricana.

Los investigadores recolectaron muestras de sangre de 10 personas que se recuperaron del COVID-19, cinco personas que recibieron la primera dosis de la vacuna y 10 personas que también recibieron la segunda. Se extrajeron muestras de los participantes 21 días después de la primera dosis o 10 días después de la segunda.

Luego midieron la capacidad de los anticuerpos para proteger contra los contagios.

“Nuestro estudio valida la eficacia clínica de la vacuna de Pfizer, pero suscita preocupaciones con respecto a su eficacia contra variantes circulantes específicas del SARS-CoV-2”, escribieron los autores.

“En general, estos resultados exigen una mayor atención a la propagación de variantes y una [posibilidad] de nuevas vacunas con una potencia neutralizante mejorada contra las variantes del SARS-CoV-2“.

SARS-CoV-2 es el nombre del coronavirus que causa la enfermedad COVID-19.

“Nuestros resultados mostraron que la vacuna es menos efectiva contra la variante sudafricana, pero la eficacia aún existe”, dijo el investigador principal, Ran Taube.

El estudio dijo que los anticuerpos de las personas que han recibido vacunas parecen más resistentes al coronavirus, incluidas sus variantes, que los anticuerpos de las personas que se recuperaron de la enfermedad.

La propagación de las variantes probablemente se debió a sus niveles más altos de contagiosidad y no a la resistencia a las vacunas, dijeron.

Los investigadores encontraron un aumento de una vez en los niveles de anticuerpos para las personas que completaron el tratamiento con la vacuna en comparación con las personas que se recuperaron del COVID-19, y niveles mucho más altos que para las personas que solo recibieron el tratamiento primera dosis de la vacuna, lo que sugiere que el tratamiento completo es necesario para un alto nivel de protección.

Las personas que se recuperaron del COVID-19 también estaban menos protegidas contra la variante sudafricana que la variante británica.

Los autores dijeron que era poco probable que las personas que han sido contagiadas por la variante sudafricana fueron reinfectadas por la misma variante.

El estudio utilizó pseudovirus, o partículas de virus seguras para el laboratorio que no se replican, presentando una posible limitación a los resultados. El uso de pseudovirus para evaluar se estableció previamente y estudios anteriores del virus SARS-CoV-2 validaron el uso de pseudovirus en la investigación, anotaron los autores.

El estudio fue publicado el sábado en la revista científica Cell Host & Microbe revisada por pares. Los investigadores pertenecen al Departamento de Microbiología e Inmunología de Shraga Segal de la Universidad Ben-Gurión.

La campaña de vacunas de Israel, que ha vacunado a la mayoría de los adultos elegibles, se basa principalmente en la vacuna de Pfizer-BioNTech.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí