Enlace Judío – El líder del partido Yesh Atid, Yair Lapid, y el líder de Yisrael Beitenu, Avigdor Liberman, se reunieron este viernes por primera vez desde las elecciones, cuyos resultados dejaron un punto muerto, para discutir formas de cooperar y potencialmente formar un gobierno que reemplace al primer ministro Benjamín Netanyahu.

Los dos acordaron permanecer en contacto y volver a reunirse pronto, dijo un portavoz de Yesh Atid, informó The Times of Israel.

Mientras tanto, en un comunicado el viernes, el líder de Yamina, Naftali Bennett, dijo que había hablado durante los últimos dos días con los jefes de todos los partidos de derecha e izquierda, sin incluir a los árabes, y que les deseó un feliz Pésaj.

“Enfatizó la necesidad de tomar acción responsable y basada en principios para liberar a Israel del caos y permitir que vuelva a funcionar correctamente lo antes posible”, dijo el comunicado.

Bennett, que no se ha definido sobre apoyar a los bloques a favor o en contra de Netanyahu, es visto como un potencial factor clave para el establecimiento del nuevo gobierno.

Lieberman, cuyo partido obtuvo 7 escaños, insinuó antes de las elecciones que planea recomendar que Lapid, cuyo partido obtuvo 17 escaños, tenga la tarea de formar el próximo gobierno.

Los líderes de Avodá y Meret, ambos partidos de izquierda con 7 escaños, también han indicado que respaldarán a Lapid en vista de la situación, dándole un total de 37 recomendaciones.

Después de que los resultados de las elecciones formales se entreguen al presidente Reuven Rivlin la próxima semana, este mantendrá consultas con representantes de alto nivel de cada partido de la Knéset, escuchará a quién recomiendan para primer ministro y luego encomendará al legislador que juzga que tiene la mejor oportunidad de reunir una mayoría con la tarea de formar un nuevo gobierno.

El presidente de Kajol Laván, Benny Gantz, cuyo partido obtuvo 8 escaños, ha dicho que recomendará a quien tenga la mejor oportunidad de formar un gobierno, sin descartar tampoco a Lapid.

Tikvá Jadashá de Gideon Sa’ar ganó solo 6 escaños después de una campaña que cayó a pique en la que prometió convertirse en el nuevo primer ministro.

El legislador de derecha se comprometió durante la campaña a no sentarse en un gobierno de Lapid. Sin embargo, los dos han hablado desde las elecciones y han acordado cooperar para reemplazar a Netanyahu.

Lapid podría recibir seis recomendaciones adicionales de la Lista Conjunta, cuyo presidente Ayman Odeh no ha descartado respaldar al líder de Yesh Atid.

Sin embargo, el no. 2 de la Lista Conjunta, Ahmad Tibi, dijo a la cadena pública israelí Kan ese viernes solicitarían condiciones considerables de las partes del bloque anti-Netanyahu que piden su apoyo, tanto en las recomendaciones al presidente como en el reemplazo del presidente de la Knéset en para quitarle el control del parlamento al Likud de Netanyahu.

“No todo llega automáticamente, tenemos demandas”, dijo Tibi.

Si Lapid recibe el respaldo de Kajol Laván, Tikvá Jadashá y la Lista Conjunta tendrá 57 recomendaciones, 5 más que Netanyahu si el primer ministro recibe el respaldo de Shas, que tiene 9 escaños, Yahadut Hatorá, que tiene 7 escaños, y Hatzionut Hadatit, que tiene 6 escaños.

Como el bloque de Netanyahu, si se se incluye a Yamina, está a solo dos escaños de la mayoría, el Likud ha estado tratando de convencer a los legisladores del lado opuesto para que abandonen su facción actual para unirse a una coalición bajo su mando.

Los candidatos más probables parecen estar en Tikvá Jadashá, que está más alineado ideológicamente con el Likud y está compuesto principalmente por exmiembros del partido.

Sharren Haskel, de Tikvá Jadashá, tuiteó el viernes que los representantes del Likud le habían ofrecido “la mitad del reino” para desertar.

“De ninguna manera. Soy leal a los valores en los que se estableció Tikvá Jadashá, y no a la cartera que me ofrezca. Ríndanse”, escribió.

El jueves, la no. 2 en Tikvá Jadashá, Yifat ShashaBiton, dijo que varios de los asociados de Netanyahu también habían tratado de convencerla de que abandonara su partido y se uniera de nuevo al Likud.

“No es ningún secreto que existe una presión muy intensa para que nos unamos a un gobierno liderado por el Likud, incluso para mí personalmente”, dijo Shasha-Biton al Canal 12. “He recibido comunicaciones oficiales, al igual que otros miembros de Tikvá Jadashá, pero es no va a pasar.”

Yoaz Hendel, otro legislador de Tikvá Jadashá, insinuó un esfuerzo similar para atraerlo a unirse al Likud.

“Para todos los que me contacten, una campaña de mensajes de texto en medio de la limpieza de Pésaj no hará ninguna diferencia”, escribió Hendel en Twitter, refiriéndose a una tradición antes de la fiesta judía. “Ahora, con los resultados finales de las elecciones, solo existe la posibilidad de un cambio de gobierno. Renuncien a las llamadas telefónicas y vayan a limpiar”.

Sa’ar tuiteó el viernes: “Le pido a Netanyahu que se haga a un lado. Libera a Israel de tu alcance y permítenos seguir adelante”.

El presidente del Hatzionut Hadatit, Bezalel Smotrich, pidió el jueves a Sa’ar y Bennett de Yamina que se unan al bloque de Netanyahu y “dejen de lado los asuntos personales y entren en un gobierno de derecha”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈