Enlace Judío México e Israel – No se espera que las personas en tratamiento por cáncer que se vacunen contra COVID-19 tengan efectos secundarios graves, según mostró el estudio del Centro Médico Tel Aviv Sourasky y el Hospital Bnai Zion en Haifa en Israel.

El estudio fue publicado el pasado jueves en la revista Lancet.

Los pacientes con cáncer que han sido tratados con todo tipo de medicamentos contra el cáncer tienen hasta un 40% más de probabilidad de morir por COVID-19 que los pacientes sin cáncer, según han demostrado varios estudios.

Como tal, el Ministerio de Salud de Israel dio prioridad a la vacunación de estos pacientes cuando lanzó su campaña de inmunización en diciembre de acuerdo a información de The Jerusalem Post.

Sin embargo, a algunos expertos les preocupaba que los pacientes con cáncer que estaban siendo tratados con inmunoterapia, que estimula el sistema inmunológico contra los tumores, pudieran experimentar eventos adversos por la vacunación. Las vacunas también estimulan el sistema inmunológico.

El ensayo de fase III de la vacuna Pfizer no incluyó a ningún paciente con cáncer activo, solo a individuos sanos o personas con enfermedades crónicas pero estables.

Sourasky y Bnai Zion estudiaron los efectos secundarios de tomar dos dosis de la vacuna Pfizer en 134 pacientes oncológicos entre el 11 de enero y el 25 de febrero y los compararon con un grupo de control del mismo número de trabajadores sanitarios sanos que recibieron sus vacunas aproximadamente al mismo tiempo.

Los pacientes también fueron emparejados por sexo y año de nacimiento con los individuos del grupo de control. Solo un paciente de 93 años no tenía una contraparte exacta y fue emparejado con un trabajador de la salud de 89 años.

Los efectos secundarios se controlaron mediante cuestionarios telefónicos realizados de 17 a 21 días después de la primera dosis de vacuna y alrededor de 19 días después de la segunda dosis.

Ninguno de los pacientes con cáncer sufrió efectos secundarios graves ni se observó ningún efecto secundario relacionado con el sistema inmunológico, o una exacerbación de los efectos secundarios existentes relacionados con el sistema inmunitario, según el estudio.

Los efectos secundarios más comunes en los pacientes con cáncer coincidieron con los informados por los trabajadores de la salud y el público en general.

Después de la primera dosis, el 21% experimentó dolor en el lugar de la inyección, el 4% experimentó fatiga, el 3% dolor de cabeza, el 2% dolor muscular y el 1% escalofríos.

Después de la segunda dosis, el 3% (cuatro) de los pacientes ingresaron en el hospital, tres de ellos debido a complicaciones relacionadas con el cáncer, pero uno por fiebre. Todos fueron dados de alta.

Hubo más efectos secundarios después de la segunda dosis, de nuevo en línea con la reacción del público en general.

El 63% de los pacientes experimentó dolor en el lugar de la inyección, dolor muscular en un 34%, fatiga en un 34%, hinchazón local en un 9%, dolor de cabeza en un 16%, fiebre en un 10%, escalofríos en un 10% y complicaciones gastrointestinales en un 10%. %, erupción local en un 2% y síntomas similares a los de la gripe en un 2%.

Un porcentaje ligeramente mayor de pacientes con cáncer experimentó fatiga que el grupo de control.

Los investigadores anotaron en su estudio que podrían identificarse efectos secundarios raros si el estudio se realizara en un grupo más grande de pacientes con cáncer. Además, el estudio proporciona solo un seguimiento a corto plazo (seis semanas).

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈