Enlace Judío.- El presidente Reuven Rivlin se reunirá con los líderes de los partidos electos el lunes para realizar consultas sobre su candidato preferido para formar el próximo gobierno después de las elecciones del 23 de marzo en la Knéset. Las reuniones se transmitirán en vivo.

Actualmente, ningún político tiene un camino viable para formar gobierno; tras pedir “colaboraciones inusuales”, el presidente Rivlin dijo que es probable que también pida a las partes su segunda opción para primer ministro

La oficina del presidente Rivlin emitió el cronograma previsto para las consultas del 5 de abril:

9:30 a.m. – Likud
10:15 a.m. – Yesh Atid
11:00 a.m. – Shas
11:45 a.m. – Kajol Laván
12:30 pm. – Yamina
1:15 p.m. – Judaísmo unido de la Torá
2:00 pm. – Avodá
16:00. – Israel Beytenu
4:45 p.m. – Sionismo religioso
5:30 pm. – Lista conjunta
6:15 pm. – Tikvá Jadashá
7:00 pm. – Meretz
7:45 p.m. – Ra’am

Al igual que en las discusiones posteriores a las elecciones del año pasado, las consultas se transmitirán en los canales de redes sociales del presidente. La mayor transparencia del proceso se ha visto como una reacción a los aliados del primer ministro Benjamin Netanyahu que hicieron varias acusaciones de conspiración contra el presidente, alegando que está intentando derrocar a Netanyahu mediante la organización de pactos políticos sombríos, informó The Times of Israel.

Se espera que Rivlin anuncie el 7 de abril quién recibirá el mandato para formar el próximo gobierno, en función de quién evalúe que tiene las mejores posibilidades de hacerlo. Esa persona dispondrá entonces 28 días, o hasta el 5 de mayo, para presentar su gobierno. Si el candidato no lo hace en ese momento, puede solicitar una prórroga de dos semanas, hasta el 19 de mayo, aunque el presidente no está obligado a aprobarla.

dos hombres sonrientes con la bandera de Israel detrás
Primer Ministro Benjamin Netanyahu (derecha) y líder de Yesh Atid Yair Lapid

Si la persona receptora del mandato no logra formar gobierno, el presidente Rivlin puede encomendar el intento a una segunda persona (por otro período de 28 días y posiblemente 14 adicionales), o enviar el mandato de regreso a la Knéset, dando a la legislatura 21 días para acordar un candidato apoyado por 61 diputados. Si Rivlin nombra a una segunda persona y esa persona tampoco logra formar una coalición, el mandato regresa automáticamente a la Knéset por el período de 21 días. Durante ese tiempo, cualquier legislador es elegible para intentar formar gobierno.

Al final del período de 21 días, si 61 diputados no han acordado ningún candidato, la nueva Knéset se disuelve automáticamente y el país se encamina a otra elección.

Buscando soluciones al estancamiento

Antes de las reuniones, Rivlin pidió el miércoles “colaboraciones inusuales, cooperación intercomunitaria y trabajo profesional y dedicado en beneficio de todos los ciudadanos israelíes”.

Tras los comentarios de Rivlin, varios altos funcionarios del Likud sugirieron que el presidente estaba llamando a una alianza de partidos anti-Netanyahu y lo acusaron de jugar a la política en lugar de cumplir con su deber cuasi constitucional.

Pero el Likud también probablemente necesitaría “colaboraciones inusuales” si espera conseguir mayoría en la dividida Knéset.

Rivlin dijo que su principal consideración al elegir un candidato sería su “posibilidad de formar gobierno que obtenga el respaldo de la Knéset“, una posible indicación de que no necesariamente elegirá al legislador con las recomendaciones más formales.

Según las noticias del Canal 12, en un intento por encontrar algo en común entre los partidos, se esperaba que Rivlin pidiera a los jefes de partido su segunda opción para primer ministro y que tratara de entender con quién descartan totalmente cooperar.

Los líderes del partido, incluidos Netanyahu, el jefe de Yesh Atid, Yair Lapid, y Naftali Bennett de Yamina, han estado luchando por un puesto desde las elecciones inconclusas de la semana pasada, la cuarta de Israel en dos años.

Ni los bloques a favor ni en contra de Netanyahu tienen un camino claro hacia una coalición mayoritaria, con el partido de derecha Yamina de Bennett y la facción islamista Ra’am de Mansour Abbas manteniendo el equilibrio de poder. Bennett, con siete escaños, y Abbas, con cuatro, no se han comprometido con ninguno de los dos bloques.

Los legisladores de derecha de ambos lados del pasillo han descartado asociarse con partidos árabes, lo que complica cualquier posible coalición mayoritaria, que probablemente requeriría su apoyo.

Al día siguiente, los nuevos miembros de la Knéset tomarán posesión de sus cargos.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

 

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈