avatar_default

Enlace Judío – Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer, farmacéutica que dio una esperanza al mundo con su vacuna contra COVID-19, participó este miércoles en un evento virtual organizado por la Marcha de la Vida en el marco de Yom Hashoá.

Durante su breve intervención en el evento virtual, Bourla, quien dijo sentirse honrado y orgulloso por su integración, relató la historia de vida de sus padres judíos que sobrevivieron al Holocausto en Grecia.

Bourla recordó que antes del Holocausto, la vívida comunidad judía sefaradí de la ciudad donde nació, Salónica, era conocida como “la madre de Israel”, en ladino.

No obstante, bastó una semana para que los nazis, luego de la invasión de la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial, arrestaran a todo el liderazgo judío de Salónica, confiscaran la propiedad de los judíos y los deportaran.

“Les tomó 3 años cumplir su meta de exterminar a la comunidad”, dijo. De los 50 mil judíos que vivían en la ciudad, solo 2 mil sobrevivieron. De entre ese ínfimo número de sobrevivientes judíos se encontraron sus padres, Mois y Sara Bourla.

Precisó que su padre Mois logró sobrevivir gracias a que ocultó su identidad. Pero la situación fue diferente para su madre entonces adolescente. Fue arrestada por nazis, fue abusada en una cárcel y a punto de ser asesinada frente a un paredón de fusilamiento.

La vida de su madre fue salvada, relató Bourla, solo gracias a sobornos de consideración que fueron pagados por una pariente cristiana al gobernador nazi de Salónica, Max Merten.

Contrario a lo ocurrido con muchos sobrevivientes del Holocausto, sus padres hablaron siempre sin temor sobre lo que experimentaron con él, afirmó.

“Hicieron esto porque querían que recordáramos, que recordáramos las vidas que se perdieron, para recordar qué puede pasar cuando al virus del mal se le permite propagarse sin freno. Pero lo más importante para recordar el valor de una vida humana”, dijo.

Sus padres, sostuvo, nunca le hablaron de ira o venganza por lo que les ocurrió ni le enseñaron a odiar a los que cometieron esos crímenes a su familia o amigos.

“Por el contrario, ellos hablaron de la suerte que tuvieron para estar vivos y cómo todos necesitábamos construir desde ese sentimiento, celebrar la vida y seguir adelante”, agregó.

“La historia de mis padres ha tenido un gran impacto en mi vida y en mi visión del mundo, pero no había hablado públicamente de ello hasta recientemente y estoy contento de haberlo hecho porque si compartir sus historias inspira solo a una persona a unirse a nosotros en que nunca significa nunca, cuando confrontamos todas las formas de antisemitismo y todo tipo de racismo, entonces ayudará a hacer de nuestro mundo uno mejor”, concluyó.

Bourla también se dijo emocionado por la dedicación del evento al personal médico que brindó su asistencia en los guetos durante la Segunda Guerra Mundial y actualmente a nivel mundial.

El evento virtual llevó el nombre de “Medicina y moralidad: Lecciones desde el Holocausto y el COVID-19“, en homenaje al personal médico que ha destacado por su labor en la lucha contra la pandemia.

El evento contó con académicos de renombre internacional que discutieron el nexo entre la medicina, la ética y el Holocausto, y cómo las lecciones aprendidas del pasado se han incorporado al manejo de la pandemia actual.

El programa también incluyó testimonios de sobrevivientes del Holocausto e historias de profesionales de la salud cuyas vidas han sido moldeadas por el Holocausto.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí