avatar_default

Enlace Judío México e Israel – En 2002, Roman Polanski estrenó una de sus más célebres películas: El pianista, basada en el libro El pianista del gueto de Varsovia, compilación de las memorias de Wladyslaw Szpilman, pianista polaco y sobreviviente del Holocausto. La película ganó tres Oscares, destacándose el de Adrián Brody por su formidable actuación protagónica.

La vida de Szpilman es bien conocida por todos gracias a la película, una adaptación bastante correcta de lo que dice el libro. Hay escenas estrujantes bien apegadas a los hechos históricos, como el momento en el que Szpilman está tocando en la radio de Varsovia el Nocturno en Do sostenido menor Op. Póstumo, de Chopin, y el bombardeo alemán lo interrumpe. Tal y como también se puede ver en la película, cuando Szpilman volvió a su trabajo en la radio polaca después de terminada la guerra, retomó ese mismo preludio y lo comenzó a tocar justo donde lo había interrumpido.

Pero acaso más perturbadora es la escena donde Wladek es salvado de ser enviado a un campo de concentración gracias a la ayuda de uno de sus amigos, y se tiene que tragar la rabia y el horror de ver cómo el resto de su familia no se pudo salvar. La escena en la que él se retira, solo, sumido en las lágrimas y en la más absoluta desolación mientras camina por una calle vacía, es un dardo que se clava directo en el corazón.

El caso de Wladyslaw Szpilman va más allá de su simple anecdotario biográfico, e Irving Gatell nos explica todo lo que implicó la política cultural nazi, que no fue sino un absoluto suicidio para el pueblo alemán. Y es que no hay fenómeno más humano que la cultura, por lo que todo tipo de agresión cultural siempre termina por afectar a aquel que la promueve.

El testimonio de Szpilman, su música, su libro, su memoria, se han convertido en un fuerte mensaje en contra de la intolerancia, la xenofobia y la discriminación, y a nosotros nos toca mantenernos firmes en el compromiso de que una tragedia como la del Holocausto no vuelva a suceder.

Es el mínimo homenaje que debemos rendir a los más de 6 millones de judíos víctimas de los nazis, cuya memoria celebramos hoy.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

avatar_default

Nace en 1970 en la Ciudad de México y realiza estudios profesionales en Música y Teología. Como músico se ha desempeñado principalmente como profesor, conferencista y arreglista. Su labor docente la ha desarrollado para el Instituto Nacional de Bellas Artes (profesor de Contrapunto e Historia de la Música), y como conferencista se ha presentado en el Palacio de Bellas Artes (salas Manuel M. Ponce y Adamo Boari), Sala Silvestre Revueltas (Conjunto Cultural Ollin Yolliztli), Sala Nezahualcóyotl (UNAM), Centro Nacional de las Artes (Sala Blas Galindo), así como para diversas instituciones privadas en espacios como el Salón Constelaciones del Hotel Nikko, o la Hacienda de los Morales. Sus arreglos sinfónicos y sinfónico-corales se han interpretado en el Palacio de Bellas Artes (Sala Principal), Sala Nezahualcóyotl, Sala Ollin Yolliztli, Sala Blas Galindo (Centro Nacional de las Artes), Aula Magna (idem). Actualmente imparte charlas didácticas para la Orquesta Sinfónica Nacional antes de los conciertos dominicales en el Palacio de Bellas Artes, y es pianista titular de la Comunidad Bet El de México, sinagoga perteneciente al Movimiento Masortí (Conservador). Ha dictado charlas, talleres y seminarios sobre Historia de la Religión en el Instituto Cultural México Israel y la Sinagoga Histórica Justo Sierra. Desde 2012 colabora con la Agencia de Noticias Enlace Judío México, y se ha posicionado como uno de los articulistas de mayor alcance, especialmente por su tratamiento de temas de alto interés relacionados con la Biblia y la Historia del pueblo judío. Actualmente está preparando su incursión en el mundo de la literatura, que será con una colección de cuentos.

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí