avatar_default

Enlace Judío – Pfizer amenazaría a Israel con retrasar más envíos de dosis de su vacuna debido a una demora en los pagos que ha derivado de un conflicto político entre el liderazgo de su inestable gobierno interino.

El Canal 12 israelí publicó un reporte este viernes en que indicó que la compañía habría advertido a Israel esta semana que si los pagos no se hacen, los biológicos se tendrían que enviar a otros países en espera. Según el reporte, un funcionario de la farmacéutica le habría advertido al Ministerio de Salud de Israel: “No somos filántropos”.

Advertencias similares debido a la demora en los pagos habrían llegado desde la biofarmacéutica Moderna, la otra única compañía con la que Israel ha trabajado acuerdos de adquisición de vacunas contra COVID-19.

Pfizer dijo el pasado lunes a la agencia Reuters que había completado todas las entregas de vacunas a Israel bajo su acuerdo inicial y estaba trabajando en uno nuevo para suministrarle más dosis.

“La compañía está trabajando actualmente con el gobierno israelí para actualizar el acuerdo, para suministrar vacunas adicionales al país. Mientras continúe este trabajo, los envíos pueden ajustarse”, dijo Pfizer.

Israel y Pfizer acordaron un acuerdo sobre vacunas en noviembre. La compañía farmacéutica, junto con su socio BioNTech, suministró a Israel una cantidad no especificada de dosis y el Ministerio de Finanzas dijo que pagó 785 millones de dólares.

Israel estaría buscando 36 millones de dosis más, de acuerdo con Reuters.

Las vacunas serán para niños, una vez que se consideren elegibles para ser inoculados, y para usar dosis de refuerzo futuras para la población en general. El comisionado del gobierno para coronavirus, Nachman Ash, dijo el domingo que cree que Israel comenzará a vacunar a los menores de 16 años en las próximas semanas.

Pfizer solicitó este viernes la autorización a la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU., la FDA, para que su biológico se aplique a menores de 12 a 15 años.

La adquisición de nuevas dosis de vacunas en Israel se ha visto retrasada por el conflicto político que su gobierno interino sufre en medio de un proceso poselectoral para definir a una nueva administración.

A fines del mes pasado, el ministro de Defensa, Benny Gantz, canceló una reunión del gabinete, lo que retrasó la aprobación de los ministros para la compra de las vacunas adicionales.

Gantz, quien encabeza el partido Kajol Laván, dijo que canceló la reunión debido a la negativa del primer ministro Benjamín Netanyahu a permitir el nombramiento de un ministro de justicia.

Israel ha estado sin un ministro de justicia desde la semana pasada, lo que obstaculiza la capacidad de la Knéset para aprobar leyes, entre otras consecuencias.

Durante la reunión del gabinete cancelada, los ministros debían votar sobre un paquete de gastos de 2,100 millones de dólares en adquisición de vacunas contra COVID-19.

El Ministerio de Salud expresó su preocupación por el estancamiento de la aprobación de la adquisición de más dosis de vacunas y Pfizer se sintió frustrado por el retraso.

Israel tiene suficientes vacunas para inocular completamente a su población mayor de edad que no está vacunada aún y para dar una sola dosis a los recuperados de COVID-19, ha sostenido el director general del Ministerio de Salud, Jezy Levy.

Sin embargo, ha señalado que Israel necesita un suministro continuo de dosis y quería “adelantarse al resto del mundo” en su adquisición.

Levy explicó que no se sabe cuántos refuerzos de vacunas pueden necesitar los individuos para mantenerse protegidos del virus a largo plazo.

En una entrevista con la Radio del Ejército, Levy confirmó un informe anterior de que Pfizer estaba frustrado con la demora israelí.

Un reporte de la semana pasada dijo que Netanyahu habría hablado con el director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, sobre la demora en asegurar el presupuesto.

Según el Canal 13, Netanyahu le habría pedido recientemente a Bourla, de quien regularmente se jacta de su nueva relación tras los acuerdos con Pfizer, que tuviera paciencia mientras Israel acepta la adquisición de vacunas adicionales.

“Ciertamente habrá un costo por esto. Supongo que se están dirigiendo a otros lugares y podríamos ser desviados a otro lugar en la fila”, dijo Levy. “Necesitamos asegurar nuestro lugar para el 2022”.

Más de la mitad de la población israelí ha recibido hasta el momento al menos una vacuna.

Según los datos del Ministerio de Salud publicados el viernes, 5,307,795 israelíes han recibido al menos una dosis del biológico y 4,916,946 han recibido el esquema completo.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí