avatar_default

Enlace Judío México e Israel – Un alto funcionario del Departamento de Estado de EE. UU. sugirió que su país e Irán pueden estar en un punto muerto en las conversaciones para reactivar el acuerdo nuclear iraní, debido a las demandas de Teherán de levantar todas las sanciones impuestas bajo la administración Trump desde 2017.

“Si Irán se mantiene en la posición de que todas las sanciones impuestas desde 2017 deben ser levantadas o no habrá acuerdo, entonces nos dirigimos hacia un punto muerto”, dijo el alto funcionario estadounidense a los periodistas en una conferencia telefónica citada por Reuters el viernes.

Dos grupos de trabajo que se han estado reuniendo en Viena desde el martes para pensar en formas de asegurar el levantamiento de las sanciones estadounidenses y el regreso de Irán al cumplimiento del acuerdo informaron su progreso inicial a una comisión conjunta de diplomáticos de las potencias mundiales que permanecen en el acuerdo original de 2015. Francia, Alemania, Gran Bretaña, China y Rusia.

La administración Trump retiró a EE. UU. del acuerdo en 2018 de acuerdo a información de The Times of Israel.

EE. UU. bajo la administración de Biden ha dicho que está preparado para levantar “sanciones que son inconsistentes con el JCPOA”, refiriéndose al nombre completo del acuerdo: el Plan de Acción Integral Conjunto.

Periodistas esperan frente al Grand Hotel Wien, donde se llevan a cabo conversaciones nucleares a puerta cerrada con Irán en Viena, Austria.
Periodistas esperan frente al Grand Hotel Wien, donde se llevan a cabo conversaciones nucleares a puerta cerrada con Irán en Viena, Austria.

“Todas las sanciones de Trump fueron anti-JCPOA y deben eliminarse, sin distinción entre designaciones arbitrarias”, tuiteó el viernes el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif.

El funcionario del Departamento de Estado dijo que ha habido algunos avances en las conversaciones indirectas en curso en Viena “pero ciertamente no lo suficiente”.

“El equipo de EE. UU. presentó una idea muy seria y demostró seriedad en el propósito de volver a cumplir si Irán vuelve a cumplir”, dijo el funcionario a los periodistas cuando se interrumpieron las conversaciones del fin de semana.

Pero el funcionario dijo que EE. UU. estaba esperando que sus esfuerzos fueran “correspondidos” por Irán.

“Vimos algunos signos de ello, pero ciertamente no los suficientes. Todavía hay interrogantes sobre si Irán tiene la voluntad de… adoptar el enfoque pragmático que EE. UU. ha adoptado para volver a cumplir con sus obligaciones en virtud del acuerdo ”, dijo.

El presidente de los EE. UU., Joe Biden, apoya el regreso al acuerdo de 2015 destruido por su predecesor, Donald Trump, según el cual Irán redujo drásticamente el trabajo nuclear a cambio de promesas de alivio de las sanciones.

Irán ha exigido que EE. UU. primero levante todas las sanciones en su contra antes de revertir los movimientos que violan el cumplimiento nuclear que ha adoptado.

agentes de policía permanecen frente al "Grand Hotel Wien" en Viena, Austria, el 9 de abril de 2021, donde se llevan a cabo conversaciones nucleares a puerta cerrada con Irán.
Agentes de policía permanecen frente al “Grand Hotel Wien” en Viena, Austria, el 9 de abril de 2021, donde se llevan a cabo conversaciones nucleares a puerta cerrada con Irán.

Las incipientes conversaciones destinadas a que EE. UU. regrese al acuerdo no mostraron signos inmediatos de progreso el viernes, pero los delegados relataron una atmósfera constructiva y resolvieron continuar las discusiones.

Las conversaciones se llevaron a cabo sin EE. UU., que abandonó unilateralmente el acuerdo, llamado formalmente Plan de Acción Integral Conjunto, en 2018, bajo el entonces presidente Trump. Se embarcó en una campaña de “máxima presión” al restaurar las sanciones anteriores y agregar nuevas a Irán.

Pero una delegación estadounidense encabezada por el enviado especial de la administración Biden para Irán, Rob Malley, también estuvo en la capital austriaca esta semana.

Rob Malley, ex negociador estadounidense durante las negociaciones del programa nuclear de Irán y actual director ejecutivo de International Crisis Group en Washington, DC.
Rob Malley, ex negociador estadounidense durante las negociaciones del programa nuclear de Irán y actual director ejecutivo de International Crisis Group en Washington, DC.

Los representantes de las otras potencias mundiales se han estado desplazando entre los EE. UU. y los iraníes para facilitar las conversaciones indirectas.

Después de la retirada de EE. UU., Irán ha violado abiertamente las restricciones del acuerdo, aumentando constantemente su arsenal de uranio enriquecido, aumentando la pureza que enriquece e instalando y operando centrifugadoras nuevas y más eficientes, entre otras cosas.

Biden, quien fue vicepresidente de Barack Obama cuando se negoció el acuerdo original, ha dicho que quiere que EE. UU. vuelva al acuerdo, pero que Irán debe revertir sus violaciones.

Irán argumenta que la salida de Washington del acuerdo fue la primera violación y que EE. UU. debe dar el primer paso y eliminar las sanciones antes de que Irán vuelva al cumplimiento.

Cuando se abrieron las conversaciones, el representante de China en Viena, Wang Qun, respaldó la postura iraní. “Nosotros, en China, tenemos un dicho en el sentido de que el que ata el nudo debe ser el que lo deshaga”, dijo.

Para complicar aún más las cosas, Teherán argumenta que EE. UU. necesita retirar todas las sanciones, incluidas las medidas no relacionadas con el acuerdo y el programa nuclear de Irán.

El objetivo final del acuerdo es evitar que Irán desarrolle una bomba nuclear, algo que insiste en que no quiere hacer. Irán ahora tiene suficiente uranio enriquecido para fabricar una bomba, pero no se acerca a la cantidad que tenía antes de la firma del acuerdo nuclear.

Israel se opone firmemente al regreso de EE. UU. al acuerdo nuclear.

El primer ministro Benjamín Netanyahu advirtió el miércoles que Israel no estará obligado por un pacto revitalizado entre las potencias mundiales e Irán, declarando que el estado judío está obligado a defenderse de quienes buscan destruirlo.

Israel ha comunicado repetidamente su oposición a regresar al acuerdo a Washington. Las partes restablecieron recientemente un grupo bilateral para cooperar en el esfuerzo por evitar que Irán adquiera armas nucleares, y acordaron establecer un equipo conjunto para compartir inteligencia sobre el programa nuclear de Irán.

Además, el jefe de la agencia de espionaje del Mossad, Yossi Cohen, viajará a Washington en los próximos días para reunirse con altos funcionarios de la Casa Blanca y la comunidad de inteligencia estadounidense, informó el miércoles el canal 13 de noticias.

Según el informe, Cohen presentará evidencia que, según Israel, muestra que Irán está mintiendo y ocultando detalles sobre su programa nuclear al mundo, en un intento por evitar que EE. UU. vuelva a entrar en el acuerdo en su forma original.

Israel e Irán se han acusado mutuamente recientemente de atacar a varios buques mercantes, dañándolos con explosivos. En cada caso, los buques solo sufrieron daños leves y no se informó de heridos en los incidentes.

El martes por la mañana, según los informes, se detonaron minas de lapa en el MV Saviz, un buque de carga frente a la costa de Yemen que supuestamente ha sido utilizado durante años por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán como centro de comando y control para sus operaciones en la región.

Un funcionario estadounidense atribuyó el ataque a los comandos israelíes.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí