avatar_default

Enlace Judío.- El ministro de Relaciones Exteriores de Irán culpó el lunes a Israel por un corte de energía que supuestamente causó daños masivos a la instalación nuclear de Natanz, y prometió “vengarse de los sionistas” y reemplazar las centrifugadoras dañadas en el sitio por otras aún mejores.

Funcionario de Teherán afirma que la persona detrás del ataque ha sido identificada y será arrestada.

Según medios iraníes, el ministro de Exteriores Mohammad Javad Zarif dice que los daños reportados a las centrifugadoras solo conseguirán que Teherán instale otras más avanzadas, y que se necesita mejor protección para las instalaciones.

Zarif hizo los comentarios durante reuniones con el Comité de Seguridad Nacional del parlamento iraní, según los medios iraníes.

“Los sionistas quieren vengarse del pueblo iraní por su éxito en el levantamiento de las sanciones opresivas”, dijo Zarif, “pero no lo permitiremos y nos vengaremos de los propios sionistas”.

Según Zarif, Israel había tratado de bloquear la eliminación de las sanciones internacionales contra Irán, pero dijo que “los sionistas obtendrán su respuesta en un mayor progreso nuclear”.

Explicó que las centrifugadoras antiguas de primera generación que resultaron dañadas en el presunto ciberataque podrían reemplazarse por máquinas más nuevas y mejores.

“Si piensan que nuestra mano en las negociaciones se ha debilitado, esto solo fortalecerá nuestra posición … Las partes negociadoras deben saber que si se enfrentaron a una planta de enriquecimiento con centrifugadoras de primera generación, ahora Natanz puede llenarse de centrifugadoras avanzadas”, publicó The Times of Israel.

El principal diplomático iraní también dijo a los legisladores que se necesitaba mejor protección en sitios sensibles para evitar más incidentes de este tipo, según los informes.

Un camion con un cilindro de gas hexafluoruro de uranio sale de la planta de enriquecimiento de uranio Ahmadi Roshan en Natanz hacia la planta nuclear de Fordo con el proposito de inyectar el gas en las centrifugadoras Fordo, foto publicada el 6 de noviembre de 2019 (Organizacion de Energia Atomica de Iran via AP)

“Por supuesto que el régimen sionista, con esta acción, trató de vengarse del pueblo de Irán por su paciencia y actitud sabia respecto al levantamiento de las sanciones”, dijo el portavoz Saeed Khatibzadeh en conferencia de prensa.

Según Khatibzadeh, el ataque afectó a varias centrifugadoras IR-1 de primera generación “que serán reemplazadas por otras avanzadas”.

Prometió que la respuesta de Irán al ataque sería “vengarse del régimen sionista” cuando y donde Teherán elija. “Si el propósito era interrumpir el camino del levantamiento de las sanciones opresivas contra Irán, ciertamente no lograrán su objetivo”.

Altos funcionarios israelíes insinuaron, pero no confirmaron, la participación de Israel en el aparente ciberataque, aunque el New York Times citó a funcionarios de inteligencia estadounidenses e israelíes que lo confirmaron.

El domingo, los medios israelíes y estadounidenses citaron fuentes de inteligencia anónimas diciendo que el corte de energía aparentemente había causado un daño significativo a las centrifugadoras y retrasado la capacidad de enriquecimiento de uranio de Irán en al menos nueve meses.

Mientras tanto, Irán calificó el incidente de acto de “terrorismo nuclear”.

Un funcionario de inteligencia anónimo le dijo a Kan News de Israel que el daño en el sitio era “extenso” y que varias centrifugadoras instaladas en el centro subterráneo ultrasecreto aparentemente resultaron dañadas, que eso retrasaba la capacidad de Irán para enriquecer uranio.

Según la fuente, las capacidades de Irán se habían visto seriamente afectadas y el momento del aparente ataque no fue una coincidencia.

El Canal 13 de Israel, también citando a funcionarios de inteligencia no identificados, ofreció una evaluación similar, diciendo que el ciberataque causó “daños severos en el corazón del programa de enriquecimiento de Irán”.

Imagen satelital del folleto muestra una vista general de la instalacion nuclear de Natanz tras un incendio, en Natanz, Iran, el 8 de julio de 2020 (credito de la foto: MAXAR TECHNOLOGIES / FOLLETO via REUTERS)

Mientras tanto, el New York Times, citando a dos funcionarios de inteligencia informados sobre el daño, dijo que “había sido causado por una gran explosión que destruyó por completo el sistema de energía interno independiente y fuertemente protegido que abastece a las centrifugadoras subterráneas que enriquecen el uranio”.

En las primeras horas del domingo por la mañana, la instalación subterránea de Natanz sufrió una interrupción eléctrica en lo que se especuló que era un ciberataque israelí. Irán dijo que el ataque no causó víctimas ni contaminación radiactiva. Israel se ha abstenido oficialmente de comentar sobre el asunto.

El domingo por la noche, varios medios de comunicación hebreos citaron fuentes de inteligencia anónimas que dijeron que el Mossad estaba involucrado en el ataque.

Israel no hizo ningún comentario oficial sobre el incidente, pero funcionarios, desde el primer ministro Benjamin Netanyahu en adelante, insinuaron la responsabilidad israelí.

Los comentarios israelíes, junto con los informes de los medios hebreos que atribuyen el ciberataque al Mossad, marcaron un cambio significativo. Israel normalmente guarda silencio absoluto sobre las hazañas secretas de sus servicios de seguridad, y el censor militar israelí impide habitualmente la publicación de esos detalles, lo que obliga a los medios locales a citar informes de medios extranjeros. Pero no fue así esta vez.

El primer ministro Benjamin Netanyahu pareció referirse a los acontecimientos recientes en Irán en una ceremonia en honor a las fuerzas de seguridad del país el domingo por la noche, y dijo que la lucha contra la República Islámica era una empresa enorme.

El incidente del domingo se produjo cuando el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, aterrizó en Israel para conversar con Netanyahu y Gantz. Estados Unidos, el principal socio de seguridad de Israel, intenta reingresar al acuerdo atómico de 2015 destinado a limitar el programa de Teherán para que no pueda conseguir un arma nuclear, una medida a la que se opone firmemente Israel, particularmente Netanyahu.

Además de la lucha en curso, en gran parte encubierta, en el frente nuclear, Teherán y Jerusalén están involucrados en una guerra marítima en la sombra, y ambas partes culpan a la otra por las explosiones en los buques.

En los últimos meses, al menos dos cargueros de propiedad israelí han resultado dañados en presuntos ataques iraníes, uno en el Golfo de Omán y el otro mientras navegaba hacia la India.

El jefe de personal de las FDI, Aviv Kojavi, pareció hacer referencia a las recientes tensiones entre Israel e Irán en un discurso el domingo.

Las “operaciones del ejército israelí en Medio Oriente no están ocultas a los ojos del enemigo”, dijo Kojavi. “Nos están mirando, viendo [nuestras] habilidades y sopesando sus pasos con precaución”.

El momento del aparente ataque cibernético se produjo el día después de que Irán celebraba su Día Nacional de la Tecnología Nuclear; el día después de que los científicos iraníes comenzaran a operar centrifugadoras más potentes; y en medio de las conversaciones en curso en Viena destinadas a revitalizar el debilitado acuerdo nuclear de 2015 entre Irán y las potencias mundiales, al que Israel se opone ferozmente.

El primer ministro Benjamin Netanyahu, a la derecha, el jefe de gabinete de las FDI, el teniente general Aviv Kojavi, a la izquierda, y el jefe de la Fuerza Aerea, mayor general Amikam Norkin, centro, en la Base de la Fuerza Aerea de Nevatim el 9 de julio de 2019. (Ariel Hermoni / Ministerio de Defensa/ Archivo)

La alteración en Natanz parece haber sido diseñada para contrarrestar los esfuerzos de Irán por aumentar la presión sobre Estados Unidos acumulando mayores cantidades de uranio y enriqueciéndolo a niveles más altos mientras las dos partes negocian un regreso al acuerdo nuclear de 2015.

El portavoz del programa atómico de Irán, Ali Akbar Salehi, confirmó que la interrupción eléctrica en Natanz fue un acto deliberado de sabotaje, que calificó de “terrorismo nuclear”.

En comentarios publicados por las noticias estatales iraníes, Salehi se abstuvo de identificar a un perpetrador, pero dijo que el ataque fue llevado a cabo por quienes se oponen a las negociaciones en curso de Irán con Occidente para eliminar las sanciones contra Teherán a través del acuerdo nuclear.

La instalación nuclear de Natanz, que mantiene talleres sobre el suelo y salas de enriquecimiento de uranio subterráneas, se considera una faceta importante del programa atómico de Irán. El presunto ataque israelí en su contra se produjo horas después de que los científicos del lugar activaran una cadena de 164 centrifugadoras IR-6 avanzadas que amenazaban con acortar el tiempo que tardaría Irán en acumular el uranio altamente enriquecido necesario para una bomba nuclear.

El sábado, los funcionarios también comenzaron a probar la centrífuga IR-9, que dicen que enriquecerá uranio 50 veces más rápido que las centrífugas de primera generación de Irán, la IR-1. El acuerdo nuclear limitó a Irán a usar solo IR-1 para enriquecimiento.

Ilustrativo: el presidente irani Hassan Rouhani visita la planta de energia nuclear de Bushehr en las afueras de Bushehr, Iran, el 13 de enero de 2015 (Foto AP / Oficina de la Presidencia de Iran, Mohammad Berno, archivo)

Natanz se construyó en gran parte bajo tierra para resistir los ataques aéreos enemigos. Se convirtió en un punto de inflamación para los temores occidentales sobre el programa nuclear de Irán en 2002, cuando fotos satelitales mostraron a Irán construyendo su instalación de centrifugadoras subterráneas en el sitio, a unos 200 kilómetros (125 millas) al sur de la capital, Teherán.

El verano pasado, una explosión sacudió las instalaciones de Natanz, en lo que también se dijo que había sido un ataque israelí destinado a interrumpir el enriquecimiento de uranio y la investigación en el sitio.

En 2010, Estados Unidos e Israel supuestamente detuvieron el programa nuclear de Irán con el virus Stuxnet, que provocó que las centrifugadoras iraníes se desgarraran, destruyendo al parecer una quinta parte de las máquinas del país.

Irán también ha culpado a Israel por el asesinato el año pasado del científico Mohsen Fakhrizadeh, quien inició el programa nuclear militar del país décadas antes.

Judah Ari Gross y las agencias contribuyeron a este informe.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Destacadas

Exclusivas

Judaísmo


1 COMENTARIO

  1. Irán es una amenaza mundial y peor aún para ellos mismos ya que si estallara una de sus plantas sembrsria de luto y miseria su propio pais

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí