Enlace Judío – El presidente palestino, Mahmoud Abbas, tras una reunión con líderes de facciones palestinas, retrasó este jueves las elecciones previstas para el próximo 22 de mayo, culpando a Israel de ello.

“Hemos decidido posponer las elecciones hasta que se garantice la participación de nuestro pueblo en Jerusalén [Este]”, dijo Abbas en un discurso en la televisión palestina, de acuerdo con la agencia Reuters, confirmando algo que se estimaba que ocurriría desde hace varios días.

Dijo que trabajará para formar un gobierno de unidad nacional palestino que “acate las resoluciones internacionales y refuerce la Organización para la Liberación de Palestina“.

La zona de Jerusalén Este, controlada por Israel desde 1967, es hogar de más de 300 mil palestinos que cuentan oficialmente con residencia legal israelí.

Poco antes, Abbas dijo en un discurso televisado que el gobierno israelí ha rechazado permitir a los palestinos de Jerusalén Este votar en los comicios. Por lo tanto, afirmó que las elecciones no se celebrarían sin la participación de este sector de la población palestina.

El presidente enfatizó que la cuestión de Jerusalén Este es política y no técnica. Dijo que el pueblo palestino tiene el derecho exclusivo a Jerusalén Este, que buscan tener como capital de su futuro estado independiente y que los palestinos de la ciudad tienen derecho a votar y presentarse como candidatos en las próximas elecciones.

Israel todavía está decidido a no permitir que se celebren elecciones en Jerusalén, y nosotros, por nuestra parte, hemos intentado repetidamente celebrar reuniones de representantes y candidatos de los bloques electorales [en Jerusalén], pero fuimos atacados [por las fuerzas de ocupación] y se prohíbe la realización de cualquier actividad”, dijo el presidente, según la agencia palestina Wafa.

Continuó: “Hoy, llegó un mensaje de Israel y EE. UU. que decía: ‘No podemos darles una respuesta sobre Jerusalén [Este] porque no tenemos un gobierno para decidir eso y estamos ocupados con las elecciones [israelíes]”.

Abbas descartó el mensaje de EE. UU. e Israel por considerarlo infundado, diciendo: “Esta excusa no es convincente. Sabemos que las decisiones del gobierno [israelí] se emiten todos los días para la construcción de miles de viviendas en asentamientos [ilegales en Judea y Samaria], por lo que ¿hay un gobierno para decidir? Pero cuando se trata de las elecciones palestinas, no hay un gobierno israelí que decida, pero con respecto a los proyectos de asentamientos y las violaciones, ¿hay un gobierno?”

“Queremos que las elecciones se celebren en Jerusalén como en Ramallah, incluida la campaña electoral, la llegada de candidatos y la libertad de acción del Comité Electoral Central. Cuando sugerimos que enviaríamos al presidente del Comité Electoral Central, Hanna Nasser, a Jerusalén, los israelíes dijeron que deberíamos enviar a un abogado con él para que lo defendiera cuando fuera arrestado”.

A principios de esta semana, el asesor político del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel, Alon Bar, dijo a embajadores europeos que Israel no estaba interfiriendo con las elecciones palestinas programadas, de acuerdo con The Jerusalem Post.

“Israel no impedirá que se celebren las elecciones en la Autoridad Palestina“, dijo Bar. Las elecciones palestinas son un asunto palestino interno e Israel no intervendrá, agregó.

Funcionarios de Hamás dijeron que no participaron en la reunión de los líderes de las facciones porque recibieron una invitación solo en el último minuto.

“La posición de Hamás es clara: rechazamos el aplazamiento de las elecciones y no proporcionaremos una tapadera para tal decisión”, dijo Mohammed Subha, portavoz de la lista electoral de Hamás.

Subha advirtió que el aplazamiento de las elecciones tendría un impacto negativo en los esfuerzos para poner fin a la rivalidad entre Hamás y Fatah. También insinuó que la medida podría desencadenar protestas generalizadas en Judea y Samaria (Cisjordania) y la Franja de Gaza.

Horas antes del anuncio hecho hoy por Abbas, miles de palestinos se manifestaron en la Franja de Gaza para expresar su oposición a la cancelación de las elecciones.

Algunas de las protestas fueron organizadas por partidarios del líder exiliado de Fatah, Mohammed Dahlan, un archirrival de Abbas. Los leales a Dahlan han formado una lista electoral para participar en las elecciones parlamentarias.

Nayrouz Qarmout, portavoz de la lista, señaló que 25 listas electorales que se presentarían en las elecciones parlamentarias se oponían a la cancelación de la votación. “Nadie tiene derecho a posponer las elecciones”, dijo. “Solo aquellos que temen los resultados no quieren elecciones”.

Qarmout y otros palestinos predijeron que la cancelación de las elecciones intensificaría la disputa entre Fatah y Hamás.

En un comunicado conjunto, las listas electorales advirtieron que la cancelación de las elecciones sería un “delito constitucional”.

“La cancelación de las elecciones es una nueva y gran catástrofe para los palestinos”, dijo Abdel Hakim Awad, un alto funcionario del movimiento de Dahlan. “Tendrá efectos nefastos y graves consecuencias para el pueblo palestino. Las elecciones son una luz al final del túnel para unificar al pueblo palestino y poner fin a la división”.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío