lunes 24 de junio de 2024

Tras la tragedia en Merón, abundan informes de presiones políticas

Enlace Judío.- Tras el horror inicial por la avalancha que mató a 45 personas en Meron, alternan las culpas entre autoridades y funcionarios que planificaron, aprobaron y supervisaron las festividades masivas en el lugar sagrado.

Kipot y lentes rotos en el lugar del desastre en Monte Meron en el norte de Israel, viernes 30 de abril de 2021 (AP Photo / Sebastian Scheiner)

A medida que la conmoción y el horror iniciales por la mortal avalancha del jueves por la noche en las celebraciones de Lag B’Omer en el Monte Meron comenzaron a disminuir, el enfoque comenzó a girar el viernes hacia la cuestión de quién era el culpable de las condiciones abarrotadas en el sitio que llevaron a las muertes de 45 personas y las decenas de heridos en la estampida fatal.

Es probable que las incómodas preguntas se dirijan a los funcionarios políticos, civiles y policiales involucrados en la planificación, aprobación y aseguramiento del evento, en medio de conversaciones sobre una posible comisión estatal de investigación para investigar a fondo el desastre.

El viernes por la noche, múltiples informes en los medios de comunicación hebreos indicaron que había habido una inmensa presión por parte de los legisladores religiosos antes de las festividades para garantizar que no se impongan límites al número de asistentes.

Funcionarios con conocimiento de la investigación dijeron al Canal 13 que ministros del gabinete habían presionado a la policía para que permitiera que un gran número de personas ingresaran a la tumba del rabino Shimon bar Yojai, para compensar la cancelación del evento del año pasado debido al coronavirus.

El desastre que comenzó a la 1 a.m. del viernes por la mañana tuvo lugar cuando grandes multitudes de peregrinos ultraortodoxos se abrían paso por una pasarela estrecha, con piso de metal resbaladizo que terminaba en tramos de escaleras. La gente comenzó a resbalar y caer, otros cayeron encima y se produjo una desastrosa estampida. La idoneidad de la pasarela, si fue aprobada para su uso y por quién, son cuestiones que parecen ser tema central de las diversas investigaciones, publicó The Times of Israel.

Las fuerzas de rescate y la policia israelies en el lugar tras la estampida durante las celebraciones en el monte Meron, en el norte de Israel el 30 de abril de 2021 (David Cohen / Flash90)

Según Canal 12, el jefe del partido ultraortodoxo Shas, Aryeh Deri, envió una solicitud oficial al ministro de Seguridad Pública, Amir Ohana, antes del evento, diciendo que “quien quiera venir [a Meron] debería poder hacerlo”.

Ohana, que es responsable de la policía, aprobó la solicitud y no se establecieron límites para los asistentes en Meron, a pesar de las súplicas de los funcionarios de salud preocupados por la infección.

Según Kan News, fuentes no identificadas en el Distrito Norte de la Policía de Israel han culpado a los funcionarios del Ministerio de Asuntos Religiosos, en particular a su ingeniero y jefe de seguridad, quienes dieron el visto bueno para que se llevara a cabo la celebración.

Ex oficiales de policía hablaron con Kan de “presión política sobre la policía para que celebre el evento a cualquier precio”.

Funcionarios anónimos agregaron: “No hay otro evento en Israel que la policía apruebe sin un productor general” que asuma la responsabilidad de la seguridad de los asistentes. “Es la reunión masiva más grande de Israel. En ningún otro evento la presión política sobre la policía se acerca a la cantidad de presión [que se generó] para realizar el evento Meron”.

Citaron específicamente a “políticos haredíes y sus aliados políticos”.

Los heridos llegan al Centro Medico Ziv en Safed tras la estampida mortal durante las celebraciones de la festividad judia de Lag B’Omer en el monte Meron, en el norte de Israel, el 30 de abril de 2021 (Flash90)

Según Canal 12, aproximadamente dos semanas antes de la tragedia, el ministro de Asuntos Religiosos, Yaakov Avitan (Shas), visitó el sitio para monitorear los preparativos para la reunión masiva de Lag B’Omer.

“Me impresionó la preparación integral y profesional que se está haciendo para la celebración, tanto por el Centro de Lugares Santos, por la policía como por otras partes”, dijo Avitan entonces en un comunicado. “Agradezco al ministro del Interior, Aryeh Deri, los esfuerzos que ha hecho frente a varias [complicaciones] para permitir el ascenso de muchos a Meron este año sin ninguna restricción, y espero que con la ayuda de Dios todo salga bien”.

A raíz del desastre, numerosos funcionarios se han pronunciado sobre fallas y descuidos de años, junto con advertencias repetidas e ignoradas de que las condiciones en el sitio durante Lag B’Omer eran un desastre a punto de ocurrir. Algunos incluso han dicho que era un milagro que la tragedia no hubiera ocurrido antes.

Hasta ahora, un oficial de policía ha asumido la responsabilidad: el comandante del distrito norte, Shimon Lavi, quien supervisó los arreglos de seguridad para las celebraciones, dijo el viernes por la mañana que era responsable del desastre.

“Asumo la responsabilidad general, para bien o para mal, y estoy listo para cualquier investigación”, dijo a los reporteros.

Ni el comisionado de policía, el ministro de seguridad pública, los funcionarios del Ministerio de Asuntos Religiosos ni los líderes jaredí han asumido la responsabilidad hasta ahora.

Dos investigaciones sobre las fallas que llevaron a las muertes se acelerarán después del día de duelo nacional del domingo por las víctimas: por parte del Departamento de Investigaciones Internas de la Policía, sobre fallas policiales y por la policía sobre las fallas de otras autoridades con respecto al evento.

Sin embargo, ninguna de estas dos investigaciones tiene autoridad para investigar a los ministros relevantes, incluidos los ministros de seguridad pública, interior y asuntos religiosos, y el propio primer ministro, todos los cuales participaron en varias reuniones relacionadas con los preparativos del evento.

El ex comisionado de policía Moshe Karadi emitió el viernes por la noche un llamado a una comisión estatal de investigación, diciendo que la responsabilidad de la tragedia se extiende claramente más allá de la policía. El ministro de Defensa y Justicia, Benny Gantz, también habría dicho a sus asistentes que se requiere algún tipo de comisión de investigación pública.

Karadi dijo que durante años se han ejercido presiones políticas sobre los altos escalones de la policía para que toleren reuniones más grandes de las que se aprobarían en otros casos.

Cientos de ultraortodoxos asisten al funeral en Jerusalen de una de las victimas de la tragedia de Meron, donde 45 personas murieron aplastadas, el 30 de abril de 2021 (Olivier Fitoussi / Flash90)

Antes de la reunión de este año, Netanyahu, el ministro del Interior, Aryeh Deri, el ministro de Seguridad Pública, Ohana, y la ministra de Transporte, Miri Réguev, manifestaron públicamente su apoyo al regreso a las reuniones masivas en el evento, tras la cancelación exigida por el COVID del año pasado.

Una investigación policial inicial ya ha mostrado fallas “por parte de todas las partes” que supuestamente tienen la responsabilidad del evento anual, dijo un informe de noticias de Canal 12.

El legislador Ayman Odeh, de la Lista Conjunta, pidió el viernes la renuncia del ministro de Seguridad Pública, Ohana, por no prestar atención a “las numerosas señales de peligro” antes del evento. El mismo Ohana pidió más temprano el viernes una investigación independiente sobre “todos los aspectos relacionados con la planificación del evento, los preparativos, las responsabilidades, la infraestructura”.

El ministro de Seguridad Publica, Amir Ohana, en el encendido de una hoguera durante las celebraciones de la festividad judia de Lag B’Oomer en el monte Meron en el norte de Israel el 29 de abril de 2021 (David Cohen / Flash90)

El primer ministro Benjamin Netanyahu prometió durante una visita a la escena del peor desastre en tiempos de paz de Israel que las investigaciones serían “exhaustivas, serias y detalladas”.

Tanto el comisionado de policía Kobi Shabtai como el jefe del Comando Norte, Lavi, serán llamados para dar testimonio de la investigación de PIID.

El comandante entrante Shimon Lavi habla durante una ceremonia de intercambio del Comando de Policia del Distrito Norte, el 9 de julio de 2019. (Foto de Flash90/ Archivo)

Sigal Bar Tzvi, jefa de Policía Comunitaria de la Policía de Israel, dijo al Canal 13 que el sitio de Meron puede albergar a los aproximadamente 100,000 fieles que se reunieron el jueves por la noche, pero que el desastre se debió a que demasiadas personas se agolparon en el área específica, en las circunstancias particulares, donde se desarrolló la estampida. Sin embargo, agregó que había muchos otros puntos potencialmente problemáticos en la montaña.

Ella dijo en repetidas ocasiones que la policía no tiene autoridad para limitar el número de participantes en la reunión en la montaña. “Hacemos lo que se nos dice que hagamos, dentro del marco de nuestras capacidades; hay libertad de reunión religiosa”.

A pesar de que era “un evento religioso”, que no requería una licencia u otros controles, dijo, el comandante de distrito Lavi se había asegurado de que dos ingenieros de seguridad, el del Ministerio de Asuntos Religiosos y el segundo, un experto independiente, firmaran los acuerdos y se obtuvieran otras aprobaciones.

Dijo que la policía había advertido en las últimas dos semanas “que el evento es peligroso”, citando al comandante del distrito, una aparente referencia a Lavi, quien “habló con quién tenía que hablar”. Luego dijo que los planes para el evento, “incluidos todos los peligros … fueron presentados al ministro”. Cuando se le preguntó cómo reaccionó el ministro Ohana, dijo: “No lo sé. Yo no estaba allí”.

En las horas transcurridas desde la tragedia, ha surgido cada vez más evidencia de que las advertencias sobre los peligros involucrados en la reunión anual se han ignorado durante años, incluso en dos informes de la Contraloría del Estado.

Un informe de la Contraloría del Estado de 2008 advirtió sobre una “falla sistémica en el complejo Rashbi [Rabino Shimon bar Yojai]” en Meron, debido a “muchas autoridades diferentes, todas involucradas en su gestión”, y señaló que la situación caótica daría lugar a daños en el lugar sagrado y además pondría en peligro a los fieles.

En un informe adicional de la Contraloría de 2011, se enfatizó una vez más que el sitio no estaba preparado para recibir a cientos de miles de personas. “No se debe permitir que continúe la situación actual, incluida la estructura descuidada donde [ciertos] grupos hacen lo que desean, hasta el abandono de un sitio de gran importancia, tanto a nivel nacional como religioso”, dijo el contralor estatal.

Un informe policial de 2016 también advirtió sobre los problemas que se avecinaban. El comandante Ilan Mor, jefe de la rama operativa de la policía nacional de tránsito, produjo un informe titulado “Celebraciones de Meron: Borrando la escritura en la pared”.

El documento analizó tragedias pasadas causadas por el hacinamiento en eventos públicos, incluidos desastres y casi desastres en el propio Meron, y concluyó que la infraestructura en el lugar sagrado no podía albergar de manera segura el número de fieles que asistían cada año en Lag B’Omer.

En el informe, Mor pidió limitar el número de personas que asisten y designar a un solo organizador para administrar el sitio, en lugar de permitir que cada secta jasídica maneje su propia zona.

Dado que el evento de este año se llevó a cabo a la sombra del COVID-19, cancelado el año pasado debido a la pandemia, las consultas en las que participaron el Ministerio de Salud, la policía y otros funcionarios concluyeron que no se debería permitir la asistencia de más de 9.000 personas. Sin embargo, nunca se llevó al gobierno un acuerdo a este efecto para su aprobación debido a las luchas internas entre los ministros sobre otros asuntos, incluida una importante disputa sobre el nombramiento de un ministro de justicia.

Además, según los informes de prensa del viernes, los representantes de la policía en estas reuniones dejaron en claro que no tenían los recursos para garantizar que todos los participantes presentaran un comprobante de vacunación “Pase Verde”.

“Trabajamos durante semanas en un marco”, había enfurecido la Dra. Sharon Alroy-Prais, jefa de salud pública del Ministerio de Salud, en una entrevista televisiva el miércoles, un día antes del festival Lag B’Omer. “Fue aprobado por todas las partes, por la policía, por el Ministerio de Asuntos Religiosos, por el Ministerio del Interior – todos. Pero al final fracasó porque nadie asumió la responsabilidad de hacer cumplir la ley”, dijo, acusando a las autoridades gubernamentales de pasar la pelota.

Las fuerzas de rescate y la policia israelies en una escena de muerte masiva durante una reunion para la festividad judia de Lag B’Omer en el monte Meron, en el norte de Israel, el 30 de abril de 2021. (David Cohen / Flash90) (Archivo)

Canal 12 informó el viernes que hasta el último minuto, los funcionarios de salud buscaron imponer un límite al número de visitantes. Sin embargo, varios legisladores de derecha rechazaron la idea e insistieron en que se permitiera a la multitud de mayoría haredí celebrar en Meron como lo habían hecho en años anteriores.

Al final, unas 100.000 personas asistieron a las celebraciones, más de 10 veces el número previsto, pero aún mucho menos que en muchos años anteriores, cuando participaron cientos de miles.

Multitud en la estrecha escalera en los momentos previos a la tragedia de Mt Meron, 30 de abril de 2021 (captura de pantalla)

Los informes del viernes indicaron que la ladera del monte Meron se ha convertido esencialmente en una especie de zona extraterritorial, sobre la cual el gobierno durante años no ha logrado imponer plenamente su autoridad. Se supone que los ministerios gubernamentales, la policía, la autoridad local y la autoridad que controla los lugares sagrados de Israel tienen ciertas responsabilidades sobre el lugar y el evento anual, pero en la práctica la responsabilidad general nunca ha concluido.

Grupos ultraortodoxos separados celebran sus propios eventos Lag B’Omer en el sitio y construyen sus propias rutas de acceso internas dentro de las instalaciones, dijeron los informes de los medios hebreos.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©Enlace Judío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad