Enlace Judío – Con una serie de desacuerdos pendientes entre los partidos que conformarían su potencial nuevo gobierno, el líder del partido Yesh Atid, Yair Lapid, no logró informar oficialmente este martes un nuevo gobierno, luego de una jornada de intensas negociaciones.

Lapid esperaría anunciar antes de las 11:00 a. m. del miércoles que es capaz de formar un gobierno compuesto por partidos de derecha, centrista y de izquierda, según el Canal 12 israelí, con el objetivo de que el presidente de la Knéset, Yariv Levin, programe una reunión para votar para la investidura del nuevo gobierno el 9 de junio, de acuerdo con The Times of Israel.

Sin embargo, el reporte dijo que el partido Likud del primer ministro Benjamín Netanyahu estaría indagando si Levin puede impulsar un voto de confianza en el posible gobierno.

Este martes fue un día de intensas negociaciones en el Hotel Kfar Maccabiah de Ramat Gan entre Yesh Atid, Kajol Laván, Yamina, Tikvá Jadashá, Yisrael Beitenu, Meretz, Avodá y Ra’am.

Los partidos esperan superar sus principales brechas ideológicas antes de la fecha límite del miércoles por la noche, poniendo fin al prolongado estancamiento político de Israel y a los 12 años de gobiernos consecutivos de Netanyahu.

Lapid tiene hasta la medianoche del miércoles para formar un gobierno antes de que expire su mandato para conformar un gobierno.

En caso de que Lapid fracase, el mandato se entregaría automáticamente a la Knéset, donde si ningún legislador puede asegurar una mayoría de 61 de sus integrantes para establecer un gobierno luego de 21 días, la legislatura se dispersará y el país irá a nuevas elecciones.

El líder de Yesh Atid ha acordado un pacto con el jefe de Yamina, Naftali Bennett, quien se tiene previsto que ocupe el cargo de primer ministro en primer lugar antes que aquel.

No obstante, los partidos que buscan formar el nuevo gobierno aún tienen que resolver una serie de cuestiones contenciosas.

Entre estas disputas se encuentra la demanda de Ayelet Shaked, número 2 de Yamina, de que se le dé a ella y no a Merav Mijaeli de Avodá un lugar en el Comité de Designaciones Judiciales.

“Que decidan si quieren un gobierno o no”, habría dicho un miembro de Yamina sobre el tema, de acuerdo con el Canal 12.

Mijaeli rechazó este martes la demanda de Shaked, diciendo que su partido estaba “respetando todos los acuerdos alcanzados hasta ahora. No estamos pidiendo más de lo acordado, ni menos”.

La líder laborista advirtió a Shaked contra la reapertura del acuerdo alcanzado entre Yesh Atid y su partido. “Si abrimos los acuerdos, volvemos al punto de partida”, dijo.

Yesh Atid ha finalizado acuerdos para un potencial gobierno con Avodá, Yisrael Beitenu y Meretz.

Al mismo tiempo, la cadena Kan reportó que el presidente de Tikvá Jadashá, Gideon Sa’ar, el posible ministro de Justicia, se ha enfrentado con algunos de sus posibles socios de la coalición por un plan para reformar el cargo del Fiscal General de Israel.

Según el reporte, si bien se han resuelto varios otros problemas relacionados con la distribución de los ministerios, la propuesta de Sa’ar estaría impidiendo que Tikvá Jadashá firme un acuerdo.

Sin embargo, el partido Kajol Laván del ministro de Defensa Benny Gantz habría superado sus desacuerdos con otros partidos y estaría listo para firmar un acuerdo de coalición con Yesh Atid.

También persistirían desacuerdos con el partido islamista Ra’am, cuyo apoyo será casi seguro que se necesitará para el nuevo gobierno.

Al ingresar al Hotel Kfar Maccabiah, el jefe de Ra’am, Mansour Abbas, dijo que el partido islamista sería parte de la coalición y expresó su optimismo de que se concretaría un acuerdo, pero enfatizó que nada estará claro hasta que se firmen los acuerdos finales.

En otras señales del acuerdo emergente, Tikvá Jadashá y Yamina habrían acordado renunciar a las demandas de compartir la posición de presidente de la Knéset con Yesh Atid durante el mandato del gobierno.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío