Enlace Judío.- El profesor Avihu Klar de la Facultad de Medicina de la Universidad Hebrea de Jerusalén y el profesor Claudio Mello de la Universidad de Ciencias y Salud de Oregon han identificado lo que permite a las aves la capacidad de volar en contraste con los mamíferos, que no pueden, a excepción de los murciélagos.

El estudio ha sido publicado recientemente en Science Advances.

La característica determinante es la codificación genética de la molécula efrina-B3 que confiere a las aves esta capacidad, según el estudio.

Los científicos identificaron las características específicas que permiten a las aves volar y que no existen en humanos y otros animales. Estas características resultan basarse en las características moleculares específicas de los animales, según publicación en The Jerusalem Post.

Estudios anteriores han demostrado que la capacidad de caminar de ciertos mamíferos se debe a la estructura genética de su médula espinal, y si bien la capacidad de las aves para volar también está incrustada en su médula espinal, la característica determinante para volar es la codificación genética de la molécula efrina-B3 que le da a las aves esta capacidad, según el estudio.

El equipo descubrió que la codificación genética de la molécula en las aves es fundamentalmente diferente a la de los reptiles y mamíferos.

“La molécula efrina-B3 está presente en mamíferos pero mutada o ausente en aves. Esta simple pero profunda diferencia es lo que permite a las aves batir sus alas y emprender el vuelo”, dijo Klar.

“Nuestro estudio allana el camino para futuros experimentos que revelen la evolución de las redes neuronales que permiten los diferentes modos de movimiento de piernas y manos, una característica de los animales bípedos, como las aves y los humanos”, agregó.

El estudio también ha demostrado que los ratones con una mutación en la molécula efrina-B3 “se mueven con un movimiento de salto sincrónico de ambos lados izquierdo y derecho al mismo tiempo, similar a las aves”. Esto refuerza la teoría de los científicos de que los cambios genéticos a lo largo del tiempo han ayudado a las aves a coordinar un patrón de movimiento, como el aleteo simultáneo de alas, que les da la capacidad de volar.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío