Enlace Judío – Israel celebró este domingo el histórico logro de Artem Dolgopyat, quien ganó la medalla de oro en gimnasia artística. Horas después de que el primer ministro y el presidente de Israel lo felicitaran por el orgullo que trajo al país, su madre reveló a una emisora de radio local que el nuevo héroe israelí no puede casarse en Israel.

Durante una entrevista a Radio 103FM, la madre de Artem, Angela Bilan, explicó que su hijo, como cientos de miles de israelíes, no es considerado judío por el rabinato ultraortodoxo, que decide en cuestiones de matrimonio y divorcio de los judíos en Israel, lo que le impide casarse en el país al que emigró, informó Haaretz.

A pregunta expresa de cuándo Artem le dará nietos, Bilan respondió: “Para que tenga nietos, él debe casarse, pero el Estado no le permite hacerlo”. Explicó que ella no es judía, y su hijo, que tiene una abuela judía por parte de su padre, tampoco es reconocido como judío por el rabinato.

El gimnasta de 24 años recibió la ciudadanía israelí de acuerdo a la Ley del Retorno en base a que tiene una abuela judía. Pero el rabinato, que se adhiere a una estricta interpretación ultraortodoxa de la ley religiosa judía, no lo considera judío y le exige pasar por un proceso de conversión para poder casarse.

Bilan reveló además que su hijo tiene una novia bielorrusa con la que vive desde hace tres años. En Israel no existe el matrimonio civil, pero si la pareja se casa fuera del país, su matrimonio sería reconocido por el Estado. Sin embargo, debido a las restricciones de viaje por COVID-19, no han podido casarse en el exterior.

Sus comentarios provocaron una fuerte reacción del ministro de Turismo, Yoel Razvozov, antiguo judoka olímpico y miembro del partido Yesh Atid. “Artem es el orgullo de Israel en el podio, y de segunda clase bajo la jupá”, escribió en un mensaje de Twitter.

El diputado Gilad Kariv del partido Avodá, exdirector del Movimiento Reformista en Israel, tuiteó: “El derecho a casarse en tu país o de acuerdo con tu conciencia no está relacionado con las medallas olímpicas ni con ningún otro logro. Es algo que todo país debe permitir a todos sus ciudadanos”, apuntó.

“Es un derecho básico, o en definitiva, Artem, tú, un campeón, continuarás aportando medallas, y nosotros seguiremos luchando con fuerza para que puedas elegir libremente el matrimonio o el divorcio”, escribió Kariv.

El primer ministro alterno, Yair Lapid, y la presidenta de Avodá, Merav Mijaeli, prometieron tomar medidas para que Dolgopyat pueda casarse en Israel.

“Lucharé con todas mis fuerzas por las uniones civiles de parejas”, manifestó Lapid. “Es intolerable que alguien pueda competir en nuestro nombre en los Juegos Olímpicos, representarnos y ganar una medalla de oro y no se le permita casarse en Israel”.

Mijaeli prometió que su partido tomará medidas para ayudar a Dolgopyat inmediatamente después de la aprobación del presupuesto estatal en noviembre.

“Al igual que rompimos el monopolio de la certificación kosher, ha llegado el momento de acabar con el monopolio del matrimonio en Israel”, dijo. “Trabajaremos en la Knéset para cancelar ese monopolio en Israel”.

El líder de Shas, Arye Deri, argumentó que las medidas que prometen Lapid y Mijaeli provocarían que Israel dejara de ser un Estado judío.

“Ni siquiera él afirma que es judío”, dijo Deri. “Ganar una medalla no lo convierte en judío. No existe ninguna discriminación contra él. Nuestras leyes son coherentes: Desde hace 73 años, el matrimonio en este país se rige por la ley judía”.

Dolgopyat se negó a abordar el tema durante una rueda de prensa en la villa olímpica de Tokio. “Se trata de mi vida personal, y creo que no es muy apropiado discutir el tema delante de todo el país. Son asuntos del corazón, y míos, así que prefiero no responder”, dijo.

Reconoció que ahora debe acostumbrarse a recibir más atención de los medios. “La verdad es que no sé cómo será cuando regrese a Israel porque, se podría decir que hasta ahora no era conocido. Sin embargo, quiero seguir siendo modesto y no pensar en todo lo que me rodea. Simplemente quiero hacer mi labor, nuestra labor”, añadió, agradeciendo a la gente que le rodea y lo apoya.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈