Enlace Judío – Más de 1,000 palestinos se manifestaron en la frontera entre la Franja de Gaza e Israel este miércoles, quemando neumáticos y ocasionalmente tratando de dañar la valla de seguridad, aunque el nivel de violencia fue controlado en gran medida por el propio Hamás.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), que desplegaron tropas adicionales a lo largo de la frontera antes de la protesta, respondieron con armas de dispersión antidisturbios menos letales, como gas lacrimógeno y granadas paralizantes, así como fuego real en un pequeño número de casos, informó The Times of Israel.

“En los últimos días, las tropas se han estado preparando masivamente, a medida que se aprobaban planes específicos, se realizaban simulacros en diferentes puntos y se realizaban revisiones en campo. Las tropas de las FDI actuarán agresivamente contra los intentos de terrorismo a lo largo de la frontera”, dijo el ejército en un comunicado ayer.

14 palestinos resultaron heridos durante la manifestación, 5 de ellos por balas reales, 2 por balas recubiertas de goma y 7 por inhalación de gas lacrimógeno, según el Ministerio de Salud de Gaza dirigido por Hamás.

Las tensiones a lo largo de la frontera han aumentado en las últimas semanas debido a los crecientes disturbios en la Franja de Gaza por el lento progreso de la reconstrucción tras el conflicto de 11 días de mayo, conocido en Israel como Operación Guardián de los Muros.

Israel ha limitado severamente la transferencia de materiales de construcción y otros bienes a Gaza como un medio para presionar a sus gobernantes de Hamás para que liberen a 2 civiles israelíes que tienen detenidos, junto con los restos de 2 soldados de las FDI.

El mes pasado se produjo la reanudación del lanzamiento de dispositivos incendiarios transportados por globos desde Gaza a Israel. El lunes se registraron al menos 9 incendios, así como un ataque con cohetes el lunes pasado que aparentemente en respuesta a la muerte de 4 hombres palestinos en un tiroteo con tropas de las FDI en la ciudad de Jenin, en el norte de Judea y Samaria (Cisjordania).

La protesta de este miércoles, celebrada al este de la ciudad de Jan Yunis, en el sur de Gaza, se disipó en gran parte al atardecer, sin incidentes importantes ni brotes de violencia.

Durante una manifestación similar el sábado pasado, decenas de alborotadores se precipitaron contra la valla de seguridad de forma violenta.

Un sujeto con una pistola abrió fuego contra una posición de francotirador de las FDI en la valla, hiriendo de gravedad a un agente de la Guardia Fronteriza, Barel Shmueli, quien continúa en estado crítico.

41 resultaron heridos durante el motín del sábado, incluido un operativo de Hamás que sucumbió a sus heridas este miércoles.

Medios palestinos en la Franja de Gaza informaron que se esperaba que Egipto reabriera al menos parcialmente su cruce de Rafah con el enclave, después de que El Cairo cerrara la terminal el domingo en respuesta a los disturbios del día anterior.

Egipto ha desempeñado un papel activo en el mantenimiento del alto el fuego entre Israel y Hamás tras el conflicto de mayo.

Funcionarios de Hamás le dijeron al ejército egipcio que planeaban mantener el orden en la protesta fronteriza, según un informe del periódico palestino Al Ayyam.

Imágenes de video mostraron a operativos de Hamás con chalecos amarillos durante las protestas trabajando para evitar que los manifestantes se precipitaran hacia la frontera.

EE. UU. también envió mensajes a Hamás exigiendo que la organización cese sus provocaciones a lo largo de la frontera, dijo un funcionario israelí a periodistas este miércoles.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío