Enlace Judío – El primer ministro de Israel, Naftali Bennett condenó los “errores y fracasos” que llevaron a la fuga de los seis terroristas palestinos de la prisión de Gilboa la semana pasada, informó Haaretz.

“Algunos sistemas gubernamentales se han atrofiado en los últimos años”, acusó Bennett durante la reunión del gabinete este domingo.

“La cantidad de energía y esfuerzos que se han invertido en reparar esta serie de errores y fallas que simplemente no debían ocurrir es enorme. Esto exige una investigación”, enfatizó.

“Junto con el ministro de Seguridad Pública, Omer Bar-Lev hemos decidido establecer una comisión para investigar la fuga. Será una investigación amplia y seria. Estamos adoptando una visión más amplia y consideramos esto un llamado de alerta”, agregó el mandatario.

Bennett señaló que algunas dependencias gubernamentales han retrocedido en los últimos años, “y deben someterse a un proceso de racionalización, reparación y mejoría de la excelencia. Podemos y debemos trabajar de forma diferente, especialmente en un organismo de seguridad como el Servicio Penitenciario: nombramientos de calidad siguiendo únicamente parámetros profesionales, estableciendo objetivos nacionales y formando un plan de trabajo organizado. Todo lo que se estropea se puede arreglar”, dijo.

El Tribunal de Primera Instancia de Nazaret extendió este sábado la detención de los cuatro presos que fueron capturados por las fuerzas de seguridad el viernes y el sábado: Zekaria Zubeidi, Mohammad Aradeh, Mahmoud Aradeh y Yakub Kadari. La policía sospecha que estaban tramando un ataque terrorista que planearon antes de su fuga.

La persecución de los dos prófugos restantes continuó el domingo. Las autoridades estiman que los seis se dividieron en grupos tras la fuga, y que uno de ellos logró cruzar a Jenin en Samaria, mientras que el otro se esconde en la Galilea, en el norte de Israel.

Según informes palestinos, las fuerzas israelíes registraron el sábado la zona de Jenin; los palestinos dispararon contra las tropas en la cercana localidad de Araqeh. La búsqueda continúa en el norte de Israel también.

El lunes, víspera de Rosh Hashaná, seis presos de seguridad huyeron de la celda 5 del ala 2 de la prisión de Gilboa en el valle de Jezreel. Los seis escaparon a través de un túnel que excavaron desde el interior de su celda, aparentemente durante los últimos seis meses. Todos los prófugos, cinco miembros de la Yihad Islámica y uno de Al Fatah, están condenados o acusados de planear o llevar a cabo ataques terroristas contra israelíes, incluidos tiroteos, atentados con bomba y secuestros.

Se cree que los presos retiraron una rejilla metálica que estaba soldada al suelo del retrete y luego descubrieron un espacio vacío debajo del mismo, creado cuando se construyó la prisión. Este espacio conducía a una zona de 2.5 metros fuera del muro de la prisión, que estaba cerca de su celda. La longitud del túnel por el que atravesaron es de 30 metros, al final del cual cavaron un pozo de fuga.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico