Enlace Judío – El primer ministro israelí Naftali Bennett convocó este miércoles a una reunión extraordinaria con altos funcionarios para analizar la situación sobre la AY.4.2, una descendiente de la variante Delta de coronavirus que ya se ha confirmado en Israel.

Bennett se reunió con el ministro de Salud, Nitzan Horowitz, el director general del Ministerio de Salud, Najman Ash, el comisionado para coronavirus Salman Zarka, la directora de los Servicios de Salud Publica del Ministerio, Sharon Alroy-Preis, entre otros, informó la Oficina del Primer Ministro de Israel.

A Bennett se le presentó la información disponible hasta el momento sobre AY.4.2 y el mandatario instruyó a que lo ligado a este sublinaje se monitoree de cerca y se actúe con celeridad si es requerido.

La directriz emitida por Bennett, según la dependencia, implicará una mayor actividad en las investigaciones epidemiológicas de los casos confirmados, aumento en la capacidad de secuenciación genética, contactos estrechos y canales de comunicación con países donde se ha detectado AY.4.2 y actualizaciones para el previsto plan de readmisión del turismo extranjero en Israel.

El primer caso conocido en Israel de AY.4.2 fue confirmado el martes en una muestra tomada de un niño que regresó a Israel desde Moldavia, dijeron funcionarios del Ministerio de Salud de Israel, recogió The Times of Israel. El niño de 11 años en cuestión dio positivo después de llegar al Aeropuerto Internacional Ben-Gurión esta semana y fue enviado a aislamiento, según reportes.

Los funcionarios del Ministerio de Salud están considerando exigir la cuarentena para cualquier persona que entre en contacto con alguien que dé positivo a AY.4.2, incluso si están completamente vacunados y están exentos de cuarentena, reportó la cadena israelí Canal 12.

Cualquier persona que ingrese a Israel, independientemente de su ciudadanía o estado de vacunación, debe someterse a una prueba de PCR de detección antes de salir de un país extranjero y después de aterrizar en el Aeropuerto Ben-Gurión. El martes, 19 personas que ingresaron al país dieron positivo, al igual que 22 el lunes y 27 el domingo, lo que representa menos del 0.1% de todos los que ingresaron a Israel cada día.

La AY.4.2 está siendo monitoreada de cerca por funcionarios en el Reino Unido, y otros han pedido una investigación urgente sobre la subvariante, aunque los funcionarios de salud dicen que aún no hay evidencia de que esté impulsando el aumento en los casos de coronavirus en algunos lugares.

El portavoz del primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que el gobierno está “vigilando de cerca” la variante AY.4.2, pero dijo que no hay evidencia de que se propague más fácilmente.

Israel parece estar al final de su cuarta ola de coronavirus, ya que las nuevas infecciones y los casos graves han disminuido en las últimas semanas.

Hasta este miércoles, hay 343 casos graves de COVID-19 en Israel, frente a los 750 de hace un mes. Solo el 1.28% de los analizados el martes arrojó resultados positivos, una tasa que se encuentra en su punto más bajo desde mediados de julio.

En promedio durante el último mes, 14 israelíes con COVID-19 han muerto cada día, una cifra que ha tenido una tendencia a la baja en las últimas semanas. 8,029 israelíes han muerto por COVID-19 desde el comienzo de la pandemia.

Israel ha estado sopesando la reapertura de sus fronteras a los turistas vacunados a partir del próximo mes, algo que ha retrasado a lo largo del año debido a la situación de la pandemia. Desde marzo de 2020, Israel ha estado cerrado al turismo extranjero en general, permitiendo la entrada a extranjeros que han recibido una autorización especial gubernamental.

El mes pasado, reinició un programa piloto para permitir la entrada a los turistas vacunados que forman parte de grupos turísticos organizados. Pero los temores sobre una nueva subvariante de la enfermedad podrían hacer que tales planes vuelvan a ser restringidos.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío