Enlace Judío – El polemista de extrema derecha francés Eric Zemmour anunció este martes que se postulará para presidente en las elecciones del próximo año en Francia, agregando su controvertida y feroz voz anti-inmigración al campo de los retadores que buscan sacar del poder al presidente Emmanuel Macron, informó la agencia AFP.

Considerado por los críticos como un racista sin complejos, pero admirado por sus seguidores como un campeón de los valores tradicionales franceses, Zemmour subió en las encuestas en los últimos meses, aunque ha habido señales de que este impulso inicial está comenzando a desacelerarse.

Su declaración se produjo horas antes de que los republicanos de derecha (LR) celebraran su último debate televisivo antes de un congreso para elegir a su candidato durante el fin de semana.

“He decidido tomar nuestro destino en mis manos. Decidí postularme en las elecciones presidenciales”, dijo Zemmour en un video de YouTube lleno de advertencias anti-inmigrantes y promesas de restaurar la grandeza del país en el escenario mundial.

“Ya no es el momento de reformar Francia, sino de salvarla”, dijo Zemmour, y afirmó que muchos votantes “ya no reconocen a su país”.

Al denunciar el “declive y la decadencia” de Francia, dijo que Macron prometió ser algo nuevo, pero resultó ser solo una “síntesis de sus predecesores”.

El anuncio oficial de Zemmour, apodado por algunos “el Trump de Francia“, sugiere que cree que tiene el financiamiento y el respaldo para sacar del poder a Macron y eclipsar a la veterana líder de extrema derecha Marine Le Pen en las elecciones de abril próximo.

Tiene previsto celebrar su primera reunión oficial de campaña el domingo por la mañana en París. Los antifascistas y los sindicatos ya se han comprometido a realizar una protesta de “silencio Zemmour” en la capital francesa.

De lengua ácida, intenso y con 2 convicciones por discurso de odio, Zemmour, de 63 años, espera que su discurso radical sobre frenar la inmigración y el islam en Francia atraiga a los conservadores en un país plagado de tensiones raciales y religiosas.

Es uno de los comentaristas más conocidos de Francia, y se ha hecho famoso al advertir sobre la “colonización” del país por parte de musulmanes, cuya religión considera “incompatible” con los valores franceses.

Las encuestas de opinión mostraron que el apoyo a Zemmour aumentó en septiembre y octubre, convirtiéndolo brevemente en el rival mejor posicionado de Macron, pero su popularidad parece haberse desvanecido durante el último mes.

La última encuesta colocó a Zemmour en tercer lugar en la primera ronda de votación con un 14 a 15%, 2 o 3 puntos menos que a principios de noviembre, según una investigación del grupo Ifop publicada en el periódico Journal du Dimanche el domingo.

Siguió a Macron con un 25% y a Le Pen con un 19-20%. Con estos puntajes, ambos avanzarían a una segunda vuelta que Macron ganaría si la votación se realizara ahora, indicó la encuesta.

Una fotografía de Zemmour haciendo un gesto con el dedo medio con el comentario “¡Realmente profundo!” a un manifestante durante un viaje a Marsella fue aprovechado por opositores como una señal de que su campaña estaba implosionando.

La revista de celebridades Closer también informó la semana pasada que el padre casado de tres hijos estaba esperando un bebé con su asesora principal de 28 años, Sarah Knafo, lo que denunció como una invasión a la privacidad, pero no lo negó.

Otras figuras influyentes de la extrema derecha se han distanciado de él, y se dice que su equipo de campaña está dividido por luchas internas y dominado por jóvenes activistas con poca experiencia política.

“No apoyo esta candidatura que está manchada por la desesperación”, dijo el lunes el exasistente de campaña Pierre Meurin a la revista L’Express. “Tienes que ofrecerle a la gente algunos sueños, y no solo sangre y lágrimas”.

Le Pen parece tener una nueva confianza, afirmando que “el polvo está empezando a asentarse” después de un bombardeo mediático temprano de su rival, que es hijo de padres judíos argelinos que emigraron a Francia.

Para los republicanos, el debate en horario estelar del martes en la estación de televisión France 2 será el último de cuatro entre los cinco contendientes a la candidatura, antes de una votación en dos vueltas de los miembros del partido esta semana y un ganador anunciado el sábado.

Los analistas dicen que el resultado es muy abierto con contendientes, incluido el exnegociador del Brexit de la UE, Michel Barnier, y el parlamentario de extrema derecha Eric Ciotti, en la carrera junto al exministro Xavier Bertrand y la jefa de la región de París, Valerie Pecresse.

Macron, quien según las encuestas de opinión actuales está en camino de ganar las elecciones, aún no ha declarado oficialmente su candidatura, pero se espera que lo anuncie a principios del próximo año.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío