Enlace Judío – El ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Yair Lapid, habló por teléfono el viernes con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, y pidió que las sanciones a Irán sigan en vigor luego de nuevas conversaciones sobre la restauración del acuerdo de 2015 que frena el programa nuclear de Teherán, informó The Times of Israel.

“Incluso si se reanudan las negociaciones, no se deben levantar las sanciones contra Irán. El dinero que reciben los iraníes llegará a nuestra puerta en forma de terror y misiles”, dijo Lapid en un comunicado desde su oficina.

Advirtió que la estabilidad regional también se vería socavada pronto si se concede alivio de las sanciones a Irán.

El comunicado dijo que el ministro de Asuntos Exteriores de Israel y su homólogo estadounidense también discutieron la llegada a Israel del nuevo embajador estadounidense Thomas Nides, el viaje de Lapid a Egipto esta semana y “expandir el círculo de paz”, refiriéndose a la normalización entre el Estado judío y los países árabes.

No hubo un boletín inmediato de la conversación del Departamento de Estado de EE. UU.

La conversación de Lapid con Blinken se produjo un día después de que se reanudaran las conversaciones nucleares en Viena después de una pausa de unos días, aunque terminaron después de una hora, ya que las tensiones seguían siendo altas por las demandas iraníes la semana pasada que los países occidentales criticaron duramente.

Los signatarios restantes del acuerdo son Irán, Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China.

EE. UU. ha participado indirectamente en las conversaciones en curso porque se retiró del acuerdo en 2018 bajo el entonces presidente de EE. UU., Donald Trump. El presidente de EE. UU., Joe Biden, ha señalado que quiere volver a unirse al trato.

Las conversaciones de la semana pasada fueron las primeras en más de cinco meses, una brecha causada por un nuevo gobierno de línea dura que asumió el poder en Teherán.

El acuerdo sellado en Viena en 2015, conocido formalmente como el Plan de Acción Integral Conjunto, estaba destinado a frenar el programa nuclear de Irán a cambio de sanciones económicas relajadas.

Tras la decisión de EE. UU. de retirarse y volver a imponer sanciones contra Irán, Teherán ha vuelto a intensificar su programa nuclear al enriquecer uranio más allá de los umbrales permitidos en el acuerdo. Irán también ha restringido el acceso de los monitores del organismo de control atómico de las Naciones Unidas a sus instalaciones nucleares, lo que genera preocupaciones sobre lo que el país está haciendo fuera de la vista.

Mientras tanto, los líderes militares israelíes y estadounidenses están listos para discutir posibles ejercicios militares para practicar la destrucción de instalaciones nucleares iraníes en el peor de los casos potenciales, dijo un alto funcionario estadounidense.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío