Enlace Judío.- 35 personas han sido diagnosticadas con la variante Ómicron en Israel, dijo el viernes el Ministerio de Salud, un aumento de 14 casos.

Los investigadores de la Universidad Hebrea advierten que Israel ha entrado en la quinta ola de COVID.

De los casos, 24 regresaron del extranjero: Sudáfrica, Inglaterra, Francia, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos y Bielorrusia. Seis de los nuevos casos estuvieron en contacto con repatriados de Sudáfrica e Inglaterra. Finalmente, cinco personas contrajeron la variante en la comunidad, informó The Jerusalem Post.

La mayoría de las 35 personas que tienen la variante estaban protegidas (vacunadas o recuperadas): 25 frente a 10 que no estaban vacunadas, recibieron solo dos dosis de la vacuna o se recuperaron hace más de seis meses.

Hay otras 52 personas con elevadas sospechas de llevar la variante.

De los infectados o sospechosos de estar infectados, 31 presentan síntomas, 41 son asintomáticos y sobre el resto aún no hay datos.

Viajeros llegan al aeropuerto Ben-Gurion el domingo pasado, un dia antes de entrar en vigor la ultima prohibicion de viaje del gobierno. (credito: AVSHALOM SASSONI / FLASH90)

El profesor Eran Segal, biólogo computacional del Instituto de Ciencias Weizmann que asesora al gobierno, retuiteó un mensaje de un científico estadounidense durante el fin de semana que brindaba una descripción general de lo que se sabe sobre la variante Ómicron. La buena noticia, dijo, es que los casos son en su mayoría leves y es probable que las personas con tres inyecciones de Pfizer todavía estén protegidas en un 95% contra infecciones y contra enfermedades graves. La mala noticia: la variante tiene una tasa de transmisión tres veces más alta que Delta y las personas que se infectaron y se recuperaron tienen mayor probabilidad de contraer el virus.

Los nuevos casos se anunciaron cuando investigadores de la Universidad Hebrea advirtieron que Israel ha iniciado una quinta ola de COVID.

La pandemia de coronavirus se está extendiendo por todo el país de “manera significativa”, dijeron los investigadores.

“La pandemia se está extendiendo a todos los sectores y todos los grupos de edad” por primera vez desde la cuarta ola, dijeron.

Los investigadores presentaron un informe sobre sus hallazgos y predicciones al primer ministro Naftali Bennett, al ministro de Salud Nitzan Horowitz, al jefe del Consejo de Seguridad Nacional Eyal Hulata y a la jefa de Servicios de Salud Pública, Dra. Sharon Alroy-Preis, el jueves por la noche.

Los investigadores notaron que podría haber muchas razones para el brote, y no necesariamente el Ómicron, incluido el menor nivel de inmunidad en quienes recibieron la tercera inyección hace varios meses, un aumento de infecciones en familias jóvenes y un aumento de casos en la escuela.

El equipo de la Universidad Hebrea ofreció una serie de sugerencias para ayudar a contener el brote del virus, en primer lugar trabajar para retrasar la propagación de la variante Ómicron en el país manteniendo las restricciones de entrada a Israel.

El jueves, Bennett y Horowitz dictaminaron que las restricciones del aeropuerto se mantendrían durante 10 días adicionales más allá de la fecha de vencimiento original del 11 de diciembre. Esto significa que los extranjeros aún no pueden ingresar al país e incluso los ciudadanos completamente vacunados deben aislarse durante tres días al regresar.

“El tiempo que ganemos [con estas restricciones] permitirá recopilar información sobre la necesidad de la cuarta dosis de una vacuna modificada para proteger contra Ómicron“, dijeron los investigadores.

Señalaron que la tasa de reproducción debe reducirse de inmediato, ya que si hubiera un brote de Ómicron, los hospitales podrían sobrecargarse.

La tasa de reproducción, también conocida como la R que representa la cantidad de personas que una persona enferma infectará, fue de 1.09 el viernes. Una R superior a uno significa que el virus se está propagando.

Se debe establecer el cumplimiento del Pase Verde y el uso de máscaras, dijeron los investigadores, y los funcionarios deben trabajar para que el millón de israelíes restantes que son elegibles para una vacuna de refuerzo pero que no la hayan tomado se vacunen.

El gobierno sopesa opciones para sancionar a personas no vacunadas, similar a lo que se ha hecho en Alemania y Austria.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío