(JTA) – La Torá no se había visto desde la Kristallnacht, el pogromo contra las sinagogas y la propiedad judía en tierras de habla alemana el 9 y 10 de noviembre de 1938.

TOBY AXELROD

Un ministro protestante alemán entregó segmentos de un rollo de la Torá perdido hace mucho tiempo a la ciudad de Görlitz, en el sureste de Alemania, 83 años después de que su padre, un policía de la ciudad, se hiciera con ellos.

Si bien no es extraño que no judíos alemanes entreguen objetos religiosos que se perdieron u ocultaron desde el período nazi, los fragmentos de los rollos de la Torá realizaron un viaje inusualmente tortuoso antes de salir a la luz la semana pasada.

Según el pastor Uwe Mader, de 79 años, el ministro que entregó los fragmentos al pueblo, la historia comenzó con su padre, Willi Mader. Willi, nacido en Görlitz en 1914, era un joven policía en formación cuando lo llamaron a la sinagoga la noche del pogromo antijudío.

Contemplando la carniceria de la Kristallnacht, noviembre de 1938. (credito: Wikimedia Commons)

Uwe Mader le dijo al periódico Säschsiche Zeitung que su padre nunca habló sobre lo que sucedió esa noche, por lo que no está claro cómo los cuatro fragmentos de la Torá terminaron en manos del policía. Uwe Mader cree que deben haber sido recortadas por alguien que supiera leer la Torá y seleccionar cuidadosamente ciertos pasajes, incluida la historia de la creación y los Diez Mandamientos.

Los fragmentos cambiaron de manos varias veces durante los años del dominio nazi y posteriormente soviético.

A fines de la década de 1930, Willi Mader llevó los pergaminos para que los guardara una amiga en Kunnerwitz llamada Herta Apelt y su hermano. Ellos a su vez los llevaron a su pastor local, Bernhard Schaffranek, que se había instalado en junio de 1940. Schaffranek escondió los pergaminos de la Torá en su biblioteca. Murió en julio de 1949. En 1969, su viuda, Magdalena, se los entregó al nuevo vicario en la cercana Reichenbach, Uwe Mader, probablemente sabiendo que era su padre quien los había recibido por primera vez en 1938.

Magdalena Schaffranek pidió a Uwe Mader que no se lo dijera a nadie, y él cumplió su promesa, sin siquiera decírselo a su esposa. Escondió los pergaminos dentro de rollos de papel tapiz en su oficina. Cuando se mudó a Kunnerwitz en 1977, se llevó los pergaminos.

Con la agitación política de 1989 que condujo a la unificación alemana, Mader los trasladó a un gabinete de acero con llave y conservó la llave con él en todo momento. No fue hasta finales de la década de 1980 que Willi Mader finalmente le dijo a su hijo cómo había comenzado esta cadena de traspasos.

Después de décadas de no decírselo a nadie, la semana pasada Uwe Mader finalmente decidió que había llegado el momento de sacar a la luz los pergaminos.

La ciudad de Görlitz, que recientemente completó una remodelación de su sinagoga, dijo que planea trabajar con líderes judíos regionales para desarrollar un plan sobre cómo exhibir, o potencialmente restaurar, los fragmentos.

La “Nueva Sinagoga” de Görlitz, que data de 1911, es la única en el estado de Sajonia que ha sobrevivido a la Kristallnacht. Se volvió a dedicar como casa de culto y espacio para reuniones interreligiosas el verano pasado.

Según se informa, hay unos 30 judíos viviendo actualmente en Görlitz.

Algunos líderes y activistas judíos locales se enojaron por el anuncio de que los fragmentos se habían entregado a la ciudad y no directamente a los representantes de la comunidad judía, que sería la sucesora legal.

Pero Zsolt Balla, rabino estatal de Sajonia y primer capellán militar judío de la posguerra en Alemania, dijo a la Agencia Telegráfica Judía que era optimista sobre los planes para los pergaminos después de hablar con el alcalde de la ciudad, Octavian Ursu, el viernes.

“Discutiremos estrategias la próxima semana sobre cómo proceder”, dijo Balla.

Según el Säschsiche Zeitung, los observadores quedaron asombrados cuando el archivero de la ciudad Siegfried Hoche colocó los cuatro fragmentos sobre una mesa en el ayuntamiento el jueves.

Ursu ​​dijo en un comunicado que estaba “agradecido de haber recibido un tesoro histórico tan valioso para nuestro archivo municipal” y que la ciudad “prepararía su exposición para el público en estrecha consulta con representantes judíos de Sajonia“.

El gobernador del estado de Sajonia, Michael Kretschmer, dijo que los fragmentos eran “como una puerta a la historia de Görlitz de las últimas décadas, que ahora se está abriendo”.

El presidente y cantor de la comunidad judía local, Alex Jacobowitz, vio los pergaminos el viernes. Dijo a la Agencia Telegráfica Judía que algunos de ellos parecen estar “en relativamente buena forma, y ​​podrían usarse en un futuro Sefer Torá… otros ya no se pueden usar, y deberían ser enterrados en una geniza* o colocados en una exhibición permanente en el interior de la sinagoga de Görlitzer“.

*geniza: depósito que tienen las sinagogas y yeshivot dedicado a almacenar los manuscritos y material sagrado que queda en desuso

De la traducción (c)Enlace Judío México
Prohibida su reproducción

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈