Enlace Judío – El programa nuclear iraní está en una fase peligrosa para Israel, Occidente y buena parte de Oriente que también está amenazado por Irán.

JOSÉ I. RODRÍGUEZ

Los refranes nos podrían dar una idea de lo que está pasando o va a pasar en Irán y su amenazante programa nuclear. Por un lado, al decir que cuando el río suena agua lleva se nos está advirtiendo en este caso que el ruido mediático está en pleno apogeo llevando un torrente de información relativa a la intervención de Israel frente al mencionado programa nuclear iraní. Cuando se habla reiteradamente de algo es que hay indicios de que algo va a suceder valga la redundancia. El sonido de las aguas turbulentas amenaza con un conflicto de proporciones épicas, o bíblicas, entre un agresivo Irán subyugado por los ayatolás más furibundos e intransigentes y el moderno Estado de Israel gobernado en la actualidad por una coalición de partidos progresistas.

El peligroso programa de aniquilación nuclear de Irán no es un farol de mal jugador de cartas sino una trampa en toda regla para destruir a Israel, a Occidente y a los enemigos árabes de los dirigentes iraníes ¿Qué va a pasar con las reiteradas amenazas de destruir al Estado Judío por parte de Irán? Los responsables militares israelíes están advertidos, preparados y dispuestos a intervenir antes de que un solo movimiento de Irán ponga en peligro a toda la población israelí, árabe y cristiana cuyo último refugio es Israel.

Los medios de comunicación se hacen eco de las palabras del mando militar de alto rango del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, el general Eyal Zamir, quién advirtió a Irán y al resto del mundo que “Israel está preparado para una acción inmediata contra el programa atómico iraní” dejando claras las intenciones de no quedarse con los brazos cruzados ante las constantes amenazas iraníes ¿Qué significa esta declaración pública del Estado Mayor de Israel? Qué el programa nuclear iraní se ha desbordado y podría anegar con sangre y muerte Oriente en primera instancia.

Los norteamericanos ya están preparando los diques de contención por el desborde previsiblemente inevitable de la energía nuclear iraní que contaminará gran parte de Oriente y tal vez de Occidente. Todo parece indicar que los ayatolas no han considerado que a los primeros que les afectará destructivamente las inundaciones con material contaminado atómico será a ellos mismos, a todo Irán y parte de Oriente. Los Estados Unidos no solo pueden intervenir por su capacidad militar, sino que deben intervenir por la responsabilidad internacional que tienen o que dicen tener y representar.

El problema es que ya han demostrado su incapacidad disuasoria en Afganistán lo que ha lastrado su credibilidad, influencia e incluso ha puesto en duda su capacidad militar. La era Biden será recordada en la historia como el mayor fracaso militar del otrora poderoso ejército norteamericano desde la guerra de Vietnam. La última posibilidad de que Estados Unidos vuelva a ser respetado en el mundo tiene que ver con la actitud que tome bajo una política de efectiva disuasión sobre Irán e intervención a todos los niveles que sean precisos.

El peligro de un Irán en el cual no se podrán tocar ni siquiera las piedras es hoy más que nunca una realidad que está sustentada por la política, la geoestrategia militar y las declaraciones milenarias de los profetas antiguos de Israel respecto a Irán y zonas aledañas.

En todos los aspectos la interacción de la comunidad judía estadounidense y el pueblo norteamericano, incluyendo a muchos de sus gobernantes, han dejado valiosos precedentes para ambas culturas de colaboración y alianza estratégica contra el terrorismo internacional del cual Irán es su mayor patrocinador. En estos momentos cuando el rio iraní suena a intervención de Israel; la comunidad internacional y Estados Unidos a la cabeza deben ponerse al lado de la razón, el orden y la ley que el democrático y moderno Estado de Israel representa.

La alianza entre Israel y Estados Unidos, independientemente de su gobierno, debe ser más efectiva que nunca si se quiere acabar definitivamente con el peligro nuclear que representa Irán para el mundo. Con todo, Israel no debe permitir que el gobierno de Estados Unidos decida si puede o no puede responder a la amenaza atómica iraní. El gobierno israelí junto con las Fuerzas de Defensa de Israel tiene la capacidad militar más que suficiente para acabar con la amenaza de destrucción que Irán lanza cada día contra Israel. Los dirigentes iraníes bien harían en poner atención a la intervención de Israel para paralizar definitivamente su programa nuclear pues cuándo el rio suena agua lleva. Hazlo saber.


Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Israel no está solo

En la batalla de la información, estamos al frente
Llegamos a 8 millones de personas al mes
Únete a la defensa del único Estado Judío
Se parte de la Comunidad Enlace Judio

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈