Enlace Judío- “Nosotros, que queremos unirnos a los ciudadanos del Estado de Israel, sin sacrificar nuestra identidad nacional, con respeto a los símbolos del estado y sus leyes, abrazamos a Mansour Abbas y esperamos que influya en los tres miembros de su movimiento Raam  quien deberán marchar con él en el nuevo camino.  Respecto a que Israel es un estado judío-democrático, es una declaración constitutiva y significativa que inspira esperanza para aquellos en el sector árabe que quieren integrarse en el país y conectarse con él, y que de hecho tendrían éxito”.

Es esta parte de una carta más extensa surgida de un sector de los árabes- israelíes. La carta es uno de los pocos apoyos explícitos que recibió el diputado Mansour Abbas, reconociendo sin vueltas que Israel tiene derecho a ser un estado judío y los árabes- israelíes así aceptarlo.

Por supuesto, estaban las voces habituales que se quebraban al unísono contra el fragmento de esperanza expresado por Abbas. Sus gritos y rabia eran más fuertes que cualquier otra tormenta política. Los gritos de rabia impía son los que expresan oposición a los acuerdos de paz, los acuerdos de Abraham, los que exigen que  que una vida de guerra  sea el destino común de Israel.

La importante declaración de Mansour Abbas hace recordar a  1980…

…cuando el liderazgo árabe en Israel era sobrio y realista; un liderazgo que reconocía a Israel como un estado judío-democrático. Este liderazgo surgió del poder, la comprensión, el reconocimiento de la realidad y el respeto por el estado y sus símbolos.

Abbas  parece caminar con confianza y orgullo por el camino que ha cuidado con sabiduría y valentía el líder Sif a-Din al-Zuabi, primer diputado árabe- israelí que lo antecediera en la década del 80. Un camino de visión sobria, de acogida, que siembra la vida por respeto, y no un camino de los tormentos de la muerte interminable que otros árabes han pavimentado y por el que los amigos de Mansour caminan en sobriedad.

Como hoy, los líderes profesionales de la provocación como Mahmud Abbas, presidente vitalicio de la Autoridad Nacional Palestina; el Hamas, Irán, la Yihad Islámica y la israelí Lista Árabe  Democrática, pendencieros , llamaron a los líderes árabes en Israel “traidores”, “colaboradores”, “antipatriotas”. Fueron arrojados al lodo y acusados ​​de estar alienados de la nación árabe, y si podían, incluso procesarían a los líderes valientes y respetables por traición.

Los opositores en serie, los que se opusieron entonces y continúan oponiéndose incluso hoy, son el escollo, la principal barrera a la posibilidad de la integración del público árabe en el Estado de Israel como iguales.

No se distraigan ni miren para otro lado.

*Natalio Steiner es director de Comunidades Plus.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Las opiniones, creencias y puntos de vista expresados por el autor o la autora en los artículos de opinión, y los comentarios en los mismos, no reflejan necesariamente la postura o línea editorial de Enlace Judío.

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?

¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?

En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad con una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈