viernes 21 de junio de 2024
Policías israelíes en el Néguev

KKL frena polémica plantación de árboles en el sur de Israel

Enlace Judío – Trabajadores del Keren Kayemet LeIsrael concluyeron este miércoles el trabajo de plantación de árboles en tierras en disputa en el Néguev después de tres días de plantaciones que enfurecieron a las comunidades beduinas locales, que ven la operación como parte de un esfuerzo del gobierno para expulsarlos de sus aldeas no reconocidas, informó The Times of Israel.

La siembra y los violentos enfrentamientos con la policía que provocó se convirtieron en la última crisis que amenazó con derrocar a la coalición de gobierno de Israel, con el partido islamista Ra’am amenazando con boicotear las votaciones plenarias en la Knéset, si es que el KKL continuará con su actividad.

Ra’am mantiene en la zona del Néguev una base electoral entre la población beduina.

Mientras tanto, diputados de los partidos Yamina y Tikvá Jadashá, que hicieron campaña para reprimir la supuesta anarquía beduina en el Néguev, presionaron para que continuara el trabajo de forestación, viéndolo como parte de un esfuerzo nacionalista para afianzar la presencia judía en el área. Las autoridades consideran que la tierra pertenece al Estado y han contratado al KKL para plantar allí.

Si bien los críticos de derecha describieron el cese del trabajo del KKL como una “rendición al terrorismo”, la forestación solo estaba programada para durar tres días en primer lugar.

El ministro del Bienestar de Israel, Meir Cohen, figura clave del gobierno en la legalización de las aldeas beduinas no reconocidas, dijo que logró negociar un acuerdo entre las partes para celebrar negociaciones a partir del jueves para llegar a un compromiso sobre el asunto.

A principios de esta semana, el presidente de Ra’am, Mansour Abbas, dijo que su partido de cuatro diputados no votaría con la coalición hasta que se resolviera el asunto.

En respuesta, el diputado Nir Orbaj de Yamina anunció que él tampoco asistiría a las votaciones plenarias mientras Ra’am se negara a hacerlo también. Con una estrecha mayoría de 61 escaños en la Knéset, las ausencias amenazaron con impedir que la coalición apruebe cualquier legislación mientras continúe la crisis.

Dado que la coalición carecía de mayoría, los legisladores de la oposición comenzaron a presentar legislación para su aprobación preliminar ante el pleno el miércoles por la noche. Los parlamentarios de la coalición abandonaron el pleno y varias leyes avanzaron abrumadoramente, incluido una iniciativa de ley del diputado Ahmad Tibi, de la Lista Conjunta, que busca que los agentes de policía usen cámaras corporales durante manifestaciones.

Todavía es poco probable que las iniciativas de ley de la oposición pasen las lecturas posteriores, pero los eventos del día marcaron un mal día para la coalición.

Este miércoles también se produjeron enfrentamientos violentos entre la policía y los jóvenes residentes beduinos que protestaron por el trabajo de forestación.

16 sospechosos fueron arrestados por acusaciones de arrojar piedras y alterar el orden público. Cinco oficiales resultaron levemente heridos en los enfrentamientos, y cuatro de ellos requirieron una breve hospitalización. Por su parte, los beduinos locales acusaron a la policía de hacer uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes.

Los enfrentamientos se produjeron horas después de protestas igualmente violentas el martes por la noche durante las cuales los manifestantes incendiaron el automóvil de un reportero y bloquearon una carretera principal quemando llantas. Los jóvenes alborotadores también arrojaron piedras a un tren, lo que provocó que la línea sur dejara de funcionar por la noche.

Un total de 18 personas fueron arrestadas durante esas protestas.

En lo que se vio como una acción provocativa, el diputado del partido de extrema derecha Hatzionut Hadatit, Itamar Ben Gvir, anunció el miércoles que había recibido un permiso rabínico especial para plantar un árbol donde operaba el KKL, a pesar de ser un año Shmita, el séptimo año del ciclo agrícola bíblico, cuando la Torá ordena que las tierras de cultivo israelíes se dejen en barbecho.

Ben Gvir llegó a la escena y finalmente siguió con la plantación de árboles con pocas consecuencias.

Los beduinos del Néguev tienen una relación contenciosa con el Estado. Durante décadas, el gobierno ha tratado de trasladarlos a ciudades reconocidas y planificadas, pero muchos aún viven en una constelación de aldeas no reconocidas que se extienden por el desierto del sur de Israel.

Los beduinos acusan al KKL de tratar de desplazarlos, pero el organismo dice que simplemente está cumpliendo con una solicitud de otros organismos gubernamentales en tierras públicas. El KKL trabaja en todo Israel en proyectos de conservación y naturaleza, pero algunos críticos acusan a la organización de tener una agenda política.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Comunidad Enlace Judío

¿Nuestro periodismo es importante para ti?
¿Confías en Enlace Judío para una cobertura precisa y oportuna en este momento?
En ese caso, únete a la comunidad Enlace.
A partir de $100.00 MXN al mes, podrás:

  • Apoyar a nuestros periodistas independientes que trabajan las veinticuatro horas del día
  • Ser reconocido como parte de nuestra comunidad una bendición semanal
  • Acceso a contenido exclusivo
  • Acceso a eventos exclusivos, en caso de haberlos
  • Servicio de noticias instantáneas sobre Israel y el mundo judío a tu celular, así como a nuestras transmisiones en vivo.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD 👈

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de privacidad